Mar. Abr 16th, 2024

Ortega y Rosario Murillo son arrogantes e insultantes a todos los que condenan las violaciones de derechos humanos que se están produciendo en Nicaragua.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se enorgullece de ser de izquierda, progresista y antiimperialista. A sus espaldas, lleva la referencia de ser uno de los líderes de la guerrilla del FSLN que derrocó a la dictadura de Somoza en 1979. Sin embargo, más de 40 años después de eso, los principales líderes de izquierda en América Latina y el mundo no son muy conformes con la anciano líder sandinista.

Ortega y su esposa y la vicepresidenta Rosario Murillo han peleado con muchos que alguna vez defendieron al FSLN y son arrogantes e insultantes a todos los que condenan las violaciones de derechos humanos que se están produciendo en Nicaragua.

Esta es una lista de personalidades, países y organizaciones de izquierda que no han guardado silencio sobre las acciones de Ortega.

internacional socialista

Sin duda, uno de los mayores golpes al orgullo izquierdista de Ortega ocurrió el 29 de enero de 2019, cuando la Internacional Socialista (EI) expulsó al FSLN de sus filas. Se acabó el romance de la izquierda con los sandinistas. La Internacional Socialista estaba horrorizada por la brutal represión de Ortega contra las protestas antigubernamentales de 2018. El FSLN «ya no representa a la familia socialista», dijo la Internacional Socialista.

Pepe Mujica

El expresidente de Uruguay, José “Pepe” Mujica, en julio de 2018 le dio la espalda a Ortega. «Siento que algo que fue un sueño se extravía, cae en la autocracia, y entiendo que los que ayer fueron revolucionarios perdieron el sentido, que en la vida hay momentos en los que hay que decir ‘me voy'», dijo Mujica. el Senado de su país en referencia a Daniel Ortega.

Cardenal Brenes responde a señalamientos de Ortega-Murillo

Felipe González

El expresidente del gobierno español (1982-1996), Felipe González, es otro referente de la izquierda democrática que no ha guardado silencio sobre lo que está sucediendo en Nicaragua.

En marzo de 2020, en una entrevista con la agencia EFE, dijo que el modelo político aplicado en Venezuela y Nicaragua, llamado socialismo del siglo XXI, debe ser juzgado por los terribles y crueles resultados que ha producido.

“Sin democracia estaremos en manos de tentaciones tiránicas y no me importa si son de derecha o de izquierda. Un tirano es un tirano ”, aseguró.

Lula da Silva

Más tímida ha sido la actitud del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. A principios de agosto de 2021, le recomendó a Daniel Ortega «no abandonar la democracia» y sugirió que una «alternancia» en el gobierno sería buena para Nicaragua.

“No abandones la democracia. No dejéis de defender la libertad de prensa, de comunicación, de expresión, porque eso es lo que fortalece la democracia «, dijo Lula, asegurando que» desde hace diez años no tiene «contacto» con Nicaragua «y no sabe». Muy bien lo que está pasando «en el país, pero hay» información de que las cosas no van bien. «

Ni Daniel Ortega ni su esposa Rosario Murillo hablaron de los comentarios de Lula, a pesar de haberse referido a él como «hermano» durante décadas.

Noam Chomsky

El famoso lingüista, filósofo y politólogo estadounidense Noam Chomsky es conocido por sus posiciones de izquierda. En julio de 2018, le dijo categóricamente a Ortega que «es un gobierno autocrático» e instó al líder sandinista a convocar «elecciones anticipadas y permitir que se realicen sin corrupción ni brutalidad».

En julio de 2021, fue uno de los más de 500 estadounidenses que apoyaron la revolución sandinista de los 80, que firmó una «carta abierta» denunciando los abusos cometidos por Ortega y Murillo. En la carta, describen a los Ortega como «una dinastía familiar autocrática decidida a permanecer en el poder por encima de todo».

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español

Ser de izquierda no significa necesariamente apoyar a gobiernos como el de Daniel Ortega. El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), no tuvo miedo de criticar a Ortega. En junio de 2021, exigió que el líder sandinista jugara «limpio». «Me gustaría dirigirme al presidente Ortega personal y directamente: jugar limpio, liberar a los opositores y participar, justa y honestamente, en este proceso electoral», dijo, recordando que lo que «es lo que está pasando en Nicaragua (… ) no es nuevo, «pero se ha prolongado» durante algunos años.

España y los insultos de Ortega Murillo

A los Ortega Murillos no les gustó un poco las condenas de las autoridades españolas y están apostando por empeorar aún más las relaciones diplomáticas. El 26 de junio, la Cancillería sandinista envió una carta cargada de insultos a la canciller española Arancha González luego de que condenara las violaciones de derechos humanos en Nicaragua. “Mostrando una ignorancia atrevida y una ferocidad inapropiada para la diplomacia, la señora González se dirige al presidente de un pueblo libre y soberano, con voz de alguacil, sin percatarse de su discurso delirante de patrón caduco, que no somos españoles. siglos «, decía la carta.

Dos días después, González respondió que «los problemas en Nicaragua no son telegramas ni cartas».

Los insultos de Ortega Murillo no han cesado, y luego de que emitieran una nueva nota cargada de acusaciones y delitos el martes 10 de agosto, España decidió llamar a su embajadora en Nicaragua, María del Mar Fernández-Palacios, para consulta. La respuesta del gobierno de Nicaragua fue una nueva nota en la que amplificaba los insultos. Los Ortega no se atrevieron a llamar a su embajador Carlos Midence para una “consulta”, como hicieron con sus embajadores en Colombia, Costa Rica, México y Argentina, países que, como España, llamaron a sus representantes para consulta.

Cinco poderosas razones por las que a Ortega le aterran las elecciones libres

El presidente de México y el delito de Juan Carlos Ortega

La forma de Ortega de ejercer el poder fue incluso rechazada por el gobierno mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO). El 25 de junio de 2021 dijo que su país no interfiere en los asuntos internos de otras naciones, pero que en materia de política exterior estipula la defensa de los derechos humanos. “Creemos que las libertades deben garantizarse y que no debe haber represión (…). Ni en Nicaragua, ni en Colombia, ni en ningún otro país del mundo se debe optar por la fuerza. Nada por la fuerza, todo por la razón y por la ley, y no presos, porque es el pueblo quien decide libremente las elecciones ”, dijo.

Visiblemente enojado, Juan Carlos Ortega Murillo, hijo de la pareja presidencial nicaragüense, calificó a AMLO de «cobarde». «Hola, Andrés. La historia no nos permite estos lujos de la cobardía. Supongamos que es mi hermano ”, escribió Juan Carlos el 4 de julio en su cuenta de Twitter.

El 9 de agosto Nicaragua convocó a consultas a su embajador en México, como medida recíproca a la adoptada por México hace poco más de un mes.

Argentina y la ira del canciller sandinista Denis Moncada

Las relaciones diplomáticas de Nicaragua con Argentina, gobernadas por el izquierdista Alberto Fernández, continuaron deteriorándose. El 21 de junio, cuando México retiró a su embajador de Nicaragua, también lo hizo Argentina.
La decisión fue tomada de manera conjunta por los dos países a la luz de las “preocupantes acciones políticas y legales llevadas a cabo por el gobierno de Nicaragua en los últimos días”, se lee en el comunicado.

En entrevista con Diario Clarín, el canciller argentino Felipe Solá dijo el 23 de junio que había enviado una carta al canciller sandinista Denis Moncada expresando su preocupación por las últimas reformas electorales y la detención de «destacados políticos», pero que estaba enojado.

“Le decimos todo a Nicaragua (en la carta) y Nicaragua está indignada. El canciller nicaragüense me llamó y se puso furioso ”, dijo Solá.

FSLN sale de COPPPAL

El 17 de agosto se registró el último corte del FSLN con la izquierda hasta el momento. Ese día se conoció que el FSLN había renunciado a la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL), organización “progresista”.

Ortega se negó a adherirse a los principios democráticos de la COPPPAL, utilizando como pretexto la «soberanía y libre autodeterminación» de Nicaragua.

“En COPPPAL hemos defendido durante 41 años la soberanía y la libre autodeterminación de los pueblos como ninguna organización lo ha hecho, pero no podíamos permitir que, al invocar estos principios, se pretendiera justificar actos contrarios al espíritu democrático y al respeto a la democracia. los derechos humanos que defendemos y defendemos. Esto fue inaceptable ”, dijo Alejandro Moreno Cárdena, presidente de esa organización, en un comunicado.