Jue. Jun 20th, 2024

En el Estadio Puskas, de la apacible ciudad de Budapest, se juzgó la final de la Europa League entre Sevilla y Roma. El enorme estadio de la ubicado en la capital de Hungría fue un hervidero que duró más de 130 minutos de juego.

La Roma de Mourinho arrancó el partido imponiendo su estilo de juego y ponerse en ventaja gracias a su joya. Paulo Dybala, ponía el 1 a 0 y enaltecía a José Mourinho que parecía consagrarse como el entrenador que nunca perdió une final Europa, pero enfrente tenia en el equipamiento de MendilibarEL SevillaFue y es el mejor amigo de la Europa League y por este motivo, estaba dispuesto a dar peea y seguir escribiendo su historia en las grandes paginas de Europa.