Lun. Abr 22nd, 2024
Comunidad LGBT + sin protección contra la discriminación

Hace unos días, un joven dio a conocer su experiencia en un «patio de comidas» de la capital, donde desde el restaurante donde pensaba comer, recibió susurros despectivos de los trabajadores, que se burlaban de su orientación sexual.

(Foto de EZEQUIEL BECERRA / AFP)

Sentirse inseguro en los espacios públicos, prestar atención a cualquier burla y mirada crítica de extraños que pueden aparecer de la nada y que pueden convertirse en un acto violento, es parte del día a día de quienes pertenecen a la comunidad LGBT +.

Historia del colectivo LGBTI

Hace unos días, un joven dio a conocer su experiencia en un «patio de comidas» de la capital, donde desde el restaurante donde pensaba comer, recibió susurros despectivos de los trabajadores, que se burlaban de su orientación sexual. El joven se indignó cuando señaló que “la burla y la cultura machista de este país son extenuantes”. Su percepción es similar a la de otras personas que forman parte de la comunidad LGBT +, quienes constantemente enfrentan situaciones como esta.

Venus Caballero López, directora ejecutiva de la Organización Nicaragüense Transgénero (Odetrans), confirma que este tipo de discriminación es más recurrente de lo que la gente piensa, lo que también expone a las personas LGBT + a otros tipos de violencia (física, verbal y psicológica), de “desconocidos”. que creen que tienen derecho a discriminar porque en nuestro país no hay apoyo estatal que garantice el cumplimiento de nuestros derechos humanos ”.

La ley de protección es urgente

Situaciones como la expuesta hace unos días en las redes sociales, vuelven a poner de relieve la necesidad de crear una ley que salvaguarde los derechos de las personas LGBT + y penalice cualquier acto de discriminación y violencia.

Pandemia impulsó aumento del discurso de odio contra LGBTI, apunta estudio

“La única forma de regular es con la aprobación de una ley que penalice la discriminación por orientación sexual e identidad de género”, reconoce Caballero, destacando, a su vez, la importancia de la educación de la población para lograr verdaderas transformaciones sociales.

En países como México, que este mismo año aprobó una Ley de Reconocimiento y Atención a las Personas LGBT +, las personas con diversidad sexual y de género cuentan con protección legal que garantiza su derecho a un trato digno y sin discriminación. Un vacío en las leyes de Nicaragua.

De hecho, hasta 2008 las relaciones homosexuales estaban penalizadas en Nicaragua, por lo que la lucha de los grupos LGBT + en el país es reciente. Marlene Vivas, presidenta de la Asociación por los Derechos de la Diversidad Sexual de Nicaragua (Adeseni), señala que “si bien los artículos 27 y 28 del Código Procesal Penal dicen que nadie puede ser discriminado, no existe una ley en sí misma que tipifica como delito los delitos de odio basados ​​en la discriminación ”, garantizando así que se sigan archivando casos.

“El sistema tiene que cambiar, este país está plagado de sexismo en todos los sectores, desde las instituciones del Estado, la sociedad, la familia; Es una transformación social que hay que hacer tanto a nivel cultural como a nivel legal ”, coincide Caballero.

no hay voluntad

Para el director de Odetrans, “no hay voluntad del Estado, y no solo se habla de este gobierno, sino de todos los gobiernos que han pasado por la historia de Nicaragua; No existe el deseo de que los derechos humanos de las personas de la comunidad LGBT + se cumplan efectivamente, por lo que no se han aprobado leyes, resoluciones, protocolos que cumplan con los derechos humanos de nuestra diversa población.

Vivas insiste en que la discriminación está presente en varios espacios, «en la escuela, en el trabajo, en la comunidad, en la familia … vivimos en un día donde las personas que te atacan son realmente inmunes, porque estos son casos que se quedan ahí».

¿Cuál es la situación que vive la comunidad LGBTI en Nicaragua?

Y la discriminación no se detiene ahí, como ocurre incluso cuando las víctimas vienen a presentar sus denuncias, donde son nuevamente victimizadas por las autoridades policiales. Para ella, es un avance importante que los grupos presenten una propuesta de Ley de Identidad de Género o que criminalicen la discriminación. Cabe señalar que en 2010 ya se presentó una propuesta de Ley de Identidad, pero desde entonces no ha podido avanzar.

Caballero reconoce que gran parte de los avances logrados han sido en el ámbito de la salud y que construir una propuesta de consenso en este momento es «muy difícil», no solo por la cohesión entre los diferentes grupos, sino también por la «hermandad de los Estado con las iglesias ”y la situación sociopolítica que dificultaría la aprobación de un proyecto de ley hoy.

Hasta que se apruebe la normativa contra la discriminación LGBT + en el país, «lo que podemos hacer es un cambio estructural de la educación a los niños, de la escuela, para empezar a hablar de estos temas, respetando la identidad de las personas sin importar su orientación o identidad», reflexiona Caballero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *