Jue. Abr 18th, 2024
post author

Pedro Pablo Marroquín Pérez
pmarroquin@lahora.com.gt
@ pppp82

Cualquiera que me conozca sabe que, por mucho que los jueces de la Corte Constitucional (CC) hayan sido colocados bajo el régimen de impunidad y hayan intentado afectar directamente a La Hora, expreso mi opinión con base en la convicción que me dictan mis principios. .

Lo fácil fue, porque ayer a las 3 de la tarde tenía la resolución de criticar al CC por la decisión, pero como aquí en La Hora no solo buscamos los primeros sino para ser más precisos, nos tomamos más tiempo para analizar el resolución y solicite información básica.

Para não advogados, a resolução do CC permite que as penas por crimes contra a administração pública e contra a administração da justiça (do artigo 408 a 476 do Código Penal) possam ser comutadas (não prisão) se a pena for a pena é menos de cinco años.

Yo fui de los que hablé de la necesidad de la justicia transicional (reconocer, aceptar, enmendar y comprometerme a no repetir) y cuando me comuniqué con algunos de los empresarios que financiaron FCN, siempre expresé lo importante que era encontrar soluciones que lo hicieran. ni siquiera imponer penas de prisión, implicarían si los sujetos estuvieran dispuestos a reconocer su responsabilidad, definir el rumbo y reorientar el país.

Y ahora la resolución del CC abre la puerta para que muchas personas asuman la responsabilidad a través de un procedimiento abreviado que no genera impunidad, pero que como sociedad nos permite iniciar un camino de transformación con ciudadanos que aceptan noblemente, aprenden la lección, compensan y prometen. no repetir.

Veremos si esto no resulta ser como una reforma del sector judicial. Primero fue la derecha indígena y cuando se retiró de la reforma salió con el Consejo Nacional de Justicia que estaban preocupados, pero la realidad es que no querían la reforma y solo buscaban excusas.

Ahora veremos si muchos han buscado soluciones temporales en la justicia, sin impunidad, o por el contrario, lo que buscan es que en lugar de reconocer los hechos, quieran una estrella en la frente porque ya están convencidos de que las cosas torcidas no deberían. No tiene ninguna consecuencia, porque «siempre lo hemos hecho así» o «todo el mundo lo hace».

Se abre una puerta importante en el proceso de justicia. Un investigador me dijo que si tuvieran eso, muchas cosas hubieran sido más fáciles porque la gente lo hubiera aceptado sin ir a la cárcel. Veremos si realmente hay un deseo de justicia o si vence el deseo de impunidad.

Asumir la responsabilidad no es fácil, pero es necesario. Consuelo Porras, por ejemplo, es de las que no le gusta asumir nada y lejos de buscar justicia, garantiza que los que la buscaban serán llevados y así debemos entender la orden de aprehensión emitida ayer contra Juan Francisco Sandoval. , que lo puso en una situación difícil para esconderse de los guatemaltecos y del mundo.

Entiendo lo difícil que es para las personas y las familias aceptar los hechos, pero esto es necesario no solo a nivel personal, sino también a nivel de país. Como todos entendemos que este sistema ya no permite, podremos hacer los cambios que sean necesarios para lograr la justicia, para poder crecer plenamente y cerrar las brechas necesarias. Si continuamos por esta ruta, lo perderemos todo menos las mafias más obsoletas.