Sáb. May 18th, 2024

El estrés laboral normalmente se percibe de forma negativa, sin embargo no siempre genera efectos adversos. Hay trabajadores que en momentos de estrés dan una respuesta positiva.

Seguramente tiene sentido que manejarlo no es fácil, pero sín manifiestan los expertos esta sería la clave para hacer de estos escenarios un motor y no un freno en la productividad.

(Vea: Estrés laboral: por qué ocurrir y cómo se puede tratar).

Adriana Solano Luque, presidenta ejecutiva del Consejo Colombiano de Seguridad, asegura que «el estrés es positivo cuando te motiva a alcanzar metas y desafíos en las organizaciones, pero se torna negativo cuando esa situación supera los límites de respuesta que la persona puede de manejar, este sería el que genera efectos perjudiciales en los trabajadores».

La experiencia única que «no hay que satanizar el estrés, pero si fijarse en ese límite existente entre el control y cuando ‘ya se salió de las manos’«.

(Vea: Estrés, un mal crónico que afecta a los trabajadores en el día a día).

Estrés laboral.

iStock

Para Solano, un grupo de personas puede vivir en una misma situación, pero tener diferentes experiencias. Para saber si Efectivamente el genera algún nivel de estrés será importante que se revise si ocurre lo siguiente:

1. Falla de sueño.

2. Pensamientos recurrentes frente a una misma situación.

3. Abuso de consumo de sustancias.

4. Reacciones exageradas o falta de capacidad de reacción.

5. Niveles de ansiedad violas.

(Vea: Colombia, el país con más estrés laboral en América Latina).

aso de que le prende alguna de estas situaciones con frecuencia, Dado que es cierto que los escenarios y ritmos de trabajo resultan estresantes`de manera negativa.

Ahora, algunas de las situaciones que, según la experta, son aceleradoras de episodios de estrés negativo son:

– La falta de límites entre el trabajo y la vida personas.

– Exceso de carga de mano de obra.

– Sensación de frustración por falta de recompensa.

– Poco reconocimiento de las labores realizó que hacen que la persona sienta que nunca llega a la meta.

– Jornadas laborales muy extensas.

– Cultura organizacional basado en la competencia.

– Que un trabajador no tenga claridad del gobierno corporativo de las organizaciones.

(Vea: 68% de los trabajadores sufren de estrés y ansiedad, según encuesta).

Lo anterior, puede desencadenar en «disminución de la productividad laboral, pérdida de concentración, reprocesos, accidentes laborales, irritabilidad, angustia, episodios de depresión, cansancio permanente, trastornos del sueño, trastornos digestivos y cerebrovasculares, dolores de cabeza crónicos, entre otras afecciones» explicó Solano.

En este sentido, «Se recomienda que las empresas gestoras sean negativas a partir de los sistemas de seguridad y protección en el trabajo, así como mejorar los programas e intervenciones que llevan a cabo las administradoras de riesgos para el manejo de este tipo de fenómenos. También es clave ceñirse a las leyes que establecen parámetros sobre las jornadas laborales y la sobrecarga laboral» concluir la presidencia.

Finalmente, para ayudar con el estrés negativo, será importante que el trabajador genere una conversación con los jefes para generar acciones y responder a los riesgos, buscar ayuda externa, hacer actividades que desconectar a las personas del trabajo, entre otras alternativas.

(Vea: Uno de cada cuatro empleados sufre síntomas de agotamiento laboral).

BILLETERA