Lun. Abr 22nd, 2024
Estos son periodistas presos y exiliados

Ser periodista en Nicaragua es un ejercicio de alto riesgo. En este país, los periodistas son arrestados, amenazados o forzados a exiliarse.

Corresponsal de Univision, María Lilly Delgado, ingresa al Ministerio Público

Con periodistas arrestados y procesados ​​y otros forzados al exilio por temor a convertirse en rehenes de Daniel Ortega, el 8 de septiembre en Nicaragua no es para celebrar el Día Internacional del Periodista con gran fanfarria.

El gremio periodístico de este país ha sido tan golpeado que La Prensa no circula y sus instalaciones siguen siendo invadidas por policías armados.

Atrás quedaron las imágenes de celebración y alegría. No es sorprendente que el periodismo en Nicaragua sea un ejercicio de alto riesgo.

periodistas encarcelados

El periodista deportivo Miguel Mendoza fue detenido la noche del jueves 21 de junio. Antes de ser detenido, logró retuitear una publicación del periodista Carlos Fernando Chamorro denunciando el allanamiento a su casa.

Mendoza utilizó sus cuentas de redes sociales para compartir noticias, análisis y críticas a la actual administración del gobierno. Ahora, el Ministerio Público lo acusa con el apoyo de policías de 10 publicaciones en su cuenta oficial de Twitter. Esto fue considerado por los nicaragüenses como «inusual».

Luego de 71 días detenido y sin ser visto por su familia, el 2 de septiembre, Margin Pozo, esposa de Mendoza, finalmente logró reunirse con el periodista deportivo y le entregó un mensaje a los periodistas en el que le agradecía por no haberlo olvidado. «Muchas gracias por tener esto en cuenta y que pronto será liberado», dijo.

Miguel Mora es el otro periodista detenido. Anteriormente había estado en prisión entre diciembre de 2018 y junio de 2019.

Fue arrestado el 20 de junio y su caso es igualmente inusual. Noticias, comentarios y tuits constituyen la «prueba» que el Ministerio Público presentó en su contra. Una de esas pruebas es una publicación de enero de 2020 en la que el político también expresó: “La Corte Suprema sandinista a punto de ser sancionada”.

Informe: Fuentes no quieren hablar y periodistas dejan de firmar notas

Se escapan para seguir informando

El miedo a terminar en la cárcel o algo peor está obligando a muchos periodistas a callar o salir de Nicaragua para seguir informando.

Entre los periodistas que oficializaron el exilio se encuentra Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial. El 24 de agosto, el Ministerio Público lo acusó de lavado de dinero, bienes y activos; apropiación indebida y retención; y mala gestión, como parte del caso contra la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, que trabajó para desarrollar y apoyar el periodismo nicaragüense.

Carlos Fernando Chamorro salió de Nicaragua por segunda vez. Expediente

El 20 de junio también se exilió Sergio Marín, director de La Mesa Redonda. “Estoy comprometido a seguir informando la verdad de los hechos desde donde estoy”, dijo Marín, miembro del Comunicadores y Periodistas Independientes de Nicaragua (PCIN).

Otro periodista que huyó del país fue David Quintana, director del Boletín Ecológico. “No hacemos nada prisioneros. No hacemos nada muerto. Es hora de salvar tu vida, cuando tienes que pensar en refugiarte para seguir denunciando ”, explicó.

Julio López, reportero de Onda Local, intentaba viajar a Costa Rica en julio pasado cuando un funcionario del puesto fronterizo de Peñas Blancas le notificó que tenía una «restricción migratoria». Ante el peligro que esto representaba, dejó el país en un punto ciego.

Julio López, afiliado al sindicato de periodistas del PCIN, salió de Nicaragua en las aceras luego de ser detenido en la frontera donde le quitaron el pasaporte.
Las casas confiscadas por Daniel Ortega en 1979

El periodista Iván Olivares, de Confidencial, se exilió luego de que el Ministerio Público lo convocara para una “entrevista” y comenzara a criminalizar su trabajo, acusándolo de violar la Ley 1042, Ley Especial de Delitos Cibernéticos.

Asimismo, Octavio Enríquez, un reconocido periodista de investigación que destapó muchos casos de corrupción, también salió de Nicaragua. Enríquez ganó el Premio Rey de España de Periodismo Internacional en 2014. En 2011, ganó el Premio Ortega y Gasset por su investigación sobre el enriquecimiento del difunto comandante sandinista Tomás Borge.

Debido a las constantes amenazas, el periodista Jacksell Herrera, de 21 años, colaborador de Nicaragua Actual en el departamento de Jinotega, también se ha exiliado. Herrera tomó el peligroso camino terrestre hacia Estados Unidos, cruzó el río Bravo, se entregó a las autoridades migratorias de ese país y pidió asilo político.

A estos nuevos casos hay que sumar una larga lista de comunicadores que salieron de Nicaragua entre 2018 y 2019 y no regresaron.

ley de delitos informáticos

Desde mayo del año pasado, el gobierno de Ortega interpuso una demanda contra la Fundación Violeta Barrios de Chamorro por presunto lavado de activos, que ya ha desfilado más de un centenar de periodistas por el Ministerio Público. Allí sufren todo tipo de amenazas y cuestionamientos sobre su labor periodística.

En estas entrevistas, están especialmente amenazados por la Ley de Delitos Cibernéticos, aprobada en octubre de 2020 por la Asamblea Nacional controlada por el presidente Daniel Ortega. Esta ley establece penas y largas penas de prisión para quienes realicen o difundan “noticias falsas”. El problema es que, para el gobierno sandinista, toda denuncia en su contra es «falsa».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *