Jue. Jul 18th, 2024
Impedir la circulación del libro de Sergio Ramírez

El reconocido escritor aseguró que «ni Somoza» jamás ha prohibido sus libros en Nicaragua. La obra alude a la brutal represión de 2018 y tiene como villano a un exguerrillero que luchó contra la dictadura anterior.

El escritor y exvicepresidente de la república Mercado Sergio Ramirez ofreció una entrevista exclusiva a la red BBC mundo en el que reveló que copias de su nueva novela titulada «Tongolele Can’t Dance» se guardaron en la aduana durante diez días.

Ramírez considera que la publicación de esta novela «que retrata los hechos de 2018, la brutal represión de 2018» fue «el gran detonante» para que Daniel Ortega y Rosario Murillo emprendan una persecución judicial más agresiva en su contra.

“Hace diez días, la telenovela llegó a la aduana de Managua, por órdenes de las distribuidoras, de las librerías, y fue detenida, la telenovela ha sido detenida”, confirmó el autor.

Ramírez garantizó que es “la primera vez en mi vida que un libro mío ha sido prohibido en Nicaragua. Bajo Somoza, mis libros nunca fueron prohibidos.

También indicó que comenzó a ver con el editor lo que estaba pasando cuando se emitió la orden de captura en su contra, por lo que cree que los dos están relacionados y que es un castigo por su trabajo como escritor.

“Aquí se reprime la literatura, la libertad de expresión, la libertad de creación. Es la primera vez en muchos años que se prohíbe una novela en América Latina y se persigue a su autor, se persigue a un escritor ”, dijo Ramírez.

¿Sobre qué Tongolele no puede bailar?

En una entrada en tu sitio donde Sergio Ramirez presenta su libro más reciente, deja claro que lleva años intentando mantener su papel de escritor y contar historias de manera neutral, pero en este caso se arriesga.

La trama se desarrolla en la línea de dos de sus novelas anteriores; “El cielo llora por mí” y “Ya nadie llora por mí”, en el que la inspectora Dolores Morales investiga diversos hechos delictivos.

“En esta novela, las circunstancias colocan al inspector Morales dentro de los hechos ocurridos en Nicaragua desde abril de 2018, hace apenas tres años, cuando se inició una represión implacable que resultó en la muerte de más de 400 víctimas, la gran mayoría de jóvenes y adolescentes «, escribió Ramírez.

Según el escritor, la novela lleva al personaje principal de lleno a «la estructura de la represión», para lo cual se cuentan escenas como «francotiradores que persiguen a niños con rifles Dragunov desde el techo de un estadio de béisbol; el incendio en una fábrica de colchones que fue también la casa de la familia propietaria y donde todos, adultos y niños, murieron en las llamas, el ataque de los paramilitares a la Iglesia de la Divina Misericordia de Managua, con un número más de muertos ”.

Tongolele parece ser una alusión a la figura de Daniel Ortega, ya que Ramírez lo describe como el “jefe de los pistoleros” que “viene de la tradición guerrillera y fue un combatiente en la lucha por derrocar la tiranía somocista”.

Miedo por tus escritos y libros.

Sergio Ramírez dijo que temía la orden de allanamiento en su contra primero por la seguridad de su familia y luego porque hay algo muy preciado para él; una biblioteca personal con más de 8.000 libros y sus manuscritos.

“Pensé en unas botas militares entrando en mi casa, derribando puertas, porque entran con mucha violencia cada vez que entran, revisando mis libros, mis papeles de escritura”, dijo a la cadena británica.

Ramírez dijo que durante su primer exilio – en la dinastía Somoza – tuvo que exiliarse porque estaba haciendo trabajo político, pero ahora increíblemente «estoy en el exilio con mi computadora de escritura y soy un escritor en el exilio», dijo. dijo. .

»Al violar a un escritor, se violan sus libros, se viola su mundo imaginario, su mundo de creación literaria. Me parece que esto es lo que más alarma al mundo ”, dijo la reconocida figura literaria.

Sergio Ramírez salió del país por tratamiento médico y ahora duda en regresa

Ortega cierra sus puertas

Ramírez lamentó una vez más que el FSLN se haya convertido en una emulación de la dictadura de Somoza que un día intentó combatir y reconoció que los mecanismos para acabar con la nueva dictadura instituida por Daniel Ortega se están agotando, pero él cree que se están agotando. «Corriendo» «Porque» cuanto más concentra el poder un régimen, más se debilita. Suena paradójico, pero es así. «

“Me parece una atrocidad extender el reconocimiento diplomático a una dictadura que está utilizando todos los medios posibles, ilegítimos y abusivos para perpetuarse en el poder, destruyendo la posibilidad de que el pueblo nicaragüense elija libremente”, dijo.

También reconoció que los exiliados tienen menos posibilidades de regresar a Nicaragua en el corto plazo en las circunstancias actuales y que parece que deberían prepararse para el exilio indefinido.