Jue. Abr 18th, 2024
“La desaparición forzada es la estrategia de represión de Ortega”

“La desaparición forzada es un delito de derecho internacional y también una de las violaciones más graves de los derechos humanos”, dijo el organismo internacional.

Amnistía Internacional publicó un informe el miércoles 25 de agosto en el que afirma que «la desaparición forzada de opositores» se suma a una serie de tácticas que las autoridades nicaragüenses han implementado para silenciar a cualquier detractor de Daniel Ortega.

“El gobierno de Daniel Ortega está implementando una nueva estrategia para tratar de silenciar a los que hablan. Al desaparecer opositores, activistas y periodistas, Ortega muestra su miedo a las críticas y acusaciones ”, dijo. Erika Guevara Rosas, Directora de Amnistía Internacional para las Américas.

El informe titulado «Nicaragua: ¿Dónde están ?: Desaparición forzada como estrategia de represión”, Documenta 10 casos de personas detenidas por su activismo o por ejercer su derecho a la libertad de expresión,“ que son objeto de desaparición forzada, aunque bajo la tutela de las autoridades nicaragüenses ”.

Más de medio millón de córdobas en seis anillos de oro para funcionarios del Banco Central

Amnistía Internacional explica que los 10 casos documentados no son casos aislados y ocurren en un contexto donde hay repetidos informes de otras situaciones que tienen importantes similitudes. “Los casos analizados serían solo un pequeño grupo de una lista más larga de víctimas”, enfatizan.

Los 10 casos de personas detenidas por activismo o ejercicio del derecho a la libertad de expresión, que actualmente se encuentran en situación de desaparición forzada, bajo la tutela de las autoridades nicaragüenses. Los casos responden a los opositores: Daysi Tamara Dávila, Miguel Mendoza, José Pallais, Suyén Barahona, Víctor Hugo Tinoco, Félix Maradiaga, Ana Margarita Vijil, Violeta Granera, Jorge Hugo Torres y Dora María Téllez.

«En la mayoría de los casos, la única información recibida sobre su posible ubicación se proporcionó debido a
la insistencia de los familiares ”, indica el organismo.

Las nuevas desapariciones forzadas

La Unidad Nacional Azul y Blanca (Unab) denunció el 21 de agosto que Roger Reyes, un miembro del Consejo Político de esta organización fue «secuestrado» cerca de la gasolinera Puma en Via Suburbana. La Policía Nacional no comunicó su detención y solo se enteró a través de un comunicado del Ministerio Público emitido dos días después.

Asimismo, la UNAB denunció el 24 de agosto que Alex Hernandez estaba desaparecido y se desconoce su paradero. Al igual que con Reyes, se desconoce por un comunicado oficial de las autoridades policiales si el joven opositor se encuentra detenido en la Dirección de Asistencia Legal (DAJ).

Róger Reyes también fue abogado del candidato Félix Maradiaga. Foto | Cortesía

“La desaparición forzada es un delito de derecho internacional y también una de las violaciones más graves a los derechos humanos por su carácter multiafensivo”, destacó Amnistía, y agregó que esta nueva estrategia de Ortega “es un delito de derecho internacional y como delito . Violaciones más graves a los derechos humanos porque implican la violación de un conjunto de derechos humanos ”.

Fiscalía amplía acusación contra Cristiana Chamorro y ordena más arrestos

“El gobierno de Daniel Ortega implementa una nueva estrategia para tratar de silenciar a quienes se manifiestan”, dijo Guevara Rosas, quien exigió que el líder sandinista libere de inmediato a todos los detenidos solo por ejercer sus derechos.

El líder sandinista inició una nueva ola de detenciones contra opositores desde el pasado mes de mayo. Desde esa fecha, hasta el 2 de agosto, más de 30 personas fueron detenidas y se desconoce su paradero. Los opositores recién arrestados se suman a los más de 100 presos políticos que llevan más de un año en las cárceles de Nicaragua.