Lun. Abr 22nd, 2024
Piden "prueba de vida" de presos políticos ante la Corte Interamericana

Ante el severo deterioro físico que presentan los opositores encarcelados, sus familiares piden que se les permita tomar al menos una comida al día.

Los familiares de más de 30 opositores detenidos por el gobierno de Daniel Ortega entre el 30 de mayo y el 30 de agosto de 2021 denunciaron las pésimas condiciones en las que se encuentran en el penal de la Dirección de Asistencia Jurídica, conocido como “El Nuevo Chipote”.

En un comunicado indicaron que el deterioro físico es evidente, con una «pérdida de peso extrema y acelerada» entre 12 y 36 kilogramos. Al respecto, afirman que los reclusos padecen enfermedades gastrointestinales debido a la mala alimentación.

Pacientes crónicos con muchos riesgos para sus vidas

Asimismo, se reportan trastornos en la administración de medicamentos y quienes padecen enfermedades crónicas «no están seguros de los medicamentos que se les entregan, ya que no tienen nombre ni etiqueta, e incluso se pudo identificar sobremedicación».

“Algunos padecen enfermedades crónicas preexistentes y pueden desarrollar nuevos efectos en la salud que ponen en riesgo su vida”, enfatizan.

Cabe señalar que las autoridades policiales no permitieron evaluaciones médicas, pero solicitaron nuevos medicamentos para quienes no los necesitaban antes de su arresto.

Fiscalía acusa a Miguel Mendoza y Miguel Mora por publicaciones en redes sociales

Celdas pequeñas y frías con un agujero en lugar de un inodoro

La crueldad contra ellos es tal que las autoridades no permiten el ingreso de ropa de cama, mantas o ropa de abrigo, por lo que deben soportar el frío extremo. Las celdas en las que se encuentran son pequeñas, con camas de concreto y esteras muy finas, y en algunos casos, en lugar de baños, tienen agujeros en el piso para que los internos hagan lo suyo.

La tortura llega a tal punto que las luces de las celdas permanecen encendidas durante 24 horas, a lo que hay que sumar los interrogatorios «en cualquier momento, dos o incluso tres veces al día».

Los presos están muy pálidos debido a la falta de acceso a la luz solar y a los que solo se les permite una vez a la semana.

Algunos presos fueron confinados en celdas solitarias durante dos meses, pero días antes de que se les permitiera visitarlos, otros presos políticos los cambiaron de celda.

Los opositores de la vejez están en condiciones inhumanas en el nuevo Chipote.
Los testaferros de los hijos de Ortega, una red que ayuda a absorber el presupuesto

al menos una comida al día

Dadas las condiciones extremas en las que se encuentran estos opositores, sus familiares temen que esto pueda causar daños irreversibles tanto física como psicológicamente.

Al respecto, solicitan al Estado, el Poder Judicial y la Dirección de Asistencia Jurídica que permitan a familiares y abogados visitar a los internos de manera frecuente, periódica y privada, ya que la primera visita fue excesivamente grabada y fotografiada.

Ante su deterioro físico, piden poder realizar al menos una comida al día, garantizándoles una alimentación sana y completa, acorde con las necesidades que cada uno tiene.

También piden a los internos por lo menos 20 minutos de sol al día, material de lectura, mantas, edredones y ropa de abrigo. En este sentido, solicitan garantías de entrega de paquetería para poder manipular alimentos, bebidas, ropa y artículos de cuidado personal en sus celdas de forma independiente y autónoma.

Asimismo, exigen el cese inmediato del aislamiento y los interrogatorios sin la presencia de sus abogados, solicitan publicidad para los juicios y la admisión de familiares y medios de comunicación.

Varios presos mayores

Entre los treinta opositores detenidos en El Nuevo Chipote se encuentran: Tamara Dávila, Juan Sebastián Chamorro, José Antonio Peraza, Miguel Mendoza, José Pallais, Ana Margarita Vijil, Dora María Téllez, Mauricio Díaz
Víctor Hugo Tinoco, Félix Maradiaga, Róger Reyes, Suyén Barahona, Violeta Granera, Pedro Vásquez, Alex Hernández, Marcos Fletes, Walter Gómez, Juan Lorenzo Holman y Miguel Mora, varios de ellos mayores de 60 años.

En sus testimonios, el Ministerio Público los acusó de delitos como blanqueo de capitales, conspiración e incluso «aplaudir» las sanciones impuestas a funcionarios del gobierno sandinista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *