Jue. Abr 18th, 2024
Un letrero arrojado por los vientos del huracán Grace se encuentra al costado de la carretera el jueves 19 de agosto de 2021, en Tulum, en el estado de Quintana Roo, México. Foto: La Hora / AP / Marco Ugarte.

TULUM, México / AP

El huracán Grace azotó la costa caribeña de México a pocos kilómetros al sur de los antiguos templos mayas de Tulum el jueves, dejando algunas casas sin hogar, miles de personas sin energía y alejando a los turistas de las playas de arena blanca y aguas cristalinas.

La tormenta de categoría 1 ya había dejado lluvias torrenciales a su paso sobre Haití, Jamaica y las Islas Caimán antes de golpear la Riviera Maya, el corazón de la industria turística de México. El vórtice de Grace llegó al sur de Tulum a las 4:45 am, hora del centro de México, con vientos máximos sostenidos de 130 km / h (80 mph), según el Centro Nacional de Huracanes de EE. UU.

Al ingresar a la Península de Yucatán, Grace se debilitó a tormenta tropical el jueves por la tarde con vientos máximos de 85 km / h (50 mph). Sin embargo, el meteoro estaba a punto de dejar el continente y dirigirse al Golfo de México, donde probablemente se recuperará del estado de huracán. Su centro estaba ubicado a unos 85 kilómetros (50 millas) al noreste de Campeche y se movía hacia el oeste a 24 km / h (15 mph).

Los meteorólogos han indicado que es posible que el meteoro golpee la costa mexicana en el centro del Golfo nuevamente con la fuerza de un huracán alrededor del viernes por la noche o la madrugada del sábado.

Palmeras y edificios son impactados por los vientos del huracán Grace el jueves 19 de agosto de 2021 en Playa del Carmen, en el estado de Quintana Roo, México. Foto: La Hora / AP / Marco Ugarte.

En Tulum, algunas familias pasaron horas de angustia protegiéndose de árboles caídos y escombros.

Alrededor de las 2 de la madrugada del jueves, mientras el ojo de Grace se encontraba en la costa, Carlos González recogió a su hijo de 18 meses y salió corriendo de la casa con su esposa para ir a una escuela pública creada como albergue. La luz de su teléfono celular les ayudó a navegar por las calles oscuras.

«Solo tengo lo que llevo puesto», dijo el albañil de 35 años. “Sabía que mi casa no podía soportarlo porque estaba hecha de cartón. Cuando llegó el viento me asusté mucho y preferí salir ”.

Miguel Ángel García decidió quedarse. El jueves, utilizó un machete para cortar el tronco de un árbol que cayó sobre el techo de su casa.

“Llegó el viento y nos dijeron que fuéramos a la escuela, pero no tuvimos tiempo porque los árboles ya estaban llegando”, dijo el mesero de 33 años. «Preferimos quedarnos y no salir y dejar que sea lo que Dios quiere».

Muchas calles fueron bloqueadas por ramas caídas y árboles que derribaron líneas eléctricas, dejando a miles de personas sin electricidad.



La mayoría de los negocios permanecieron cerrados y los pocos que abrieron vieron largas filas de residentes esperando para comprar tortillas y otros alimentos.

El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín, dijo que la tormenta dejó a unas 84.000 personas sin electricidad en Cancún y a otras 65.000 en Playa del Carmen, Cozumel, Puerto Aventura y Tulum. El funcionario indicó que hasta el momento no hay reportes de víctimas mortales.

El Aeropuerto Internacional de Cancún reanudó sus operaciones el jueves por la tarde.

Un carril de la carretera que conecta Playa del Carmen con Tulum fue bloqueado por un semáforo en caída. Una gasolinera fue destruida después de que un enorme toldo colapsara y aplastara dos vehículos.

Los funcionarios estatales dijeron la semana pasada que la región albergaba a unos 130.000 turistas y que los hoteles estaban ocupados a más de la mitad de su capacidad a pesar de la pandemia del coronavirus.