Mar. Jul 23rd, 2024
Ministerio Público acusa a Miguel Mendoza y Miguel Mora por publicaciones en redes sociales

La inusual «evidencia» del Ministerio Público se basa en una serie de publicaciones de Twitter que fueron encontradas por «patrullas cibernéticas» por parte de agentes de policía.

El Ministerio Público presentó las denuncias este lunes, en audiencia inicial, contra el periodista deportivo. Imagen de marcador de posición de Miguel Mendoza y el politico Miguel Mora, donde se basan en una serie de publicaciones en sus redes sociales por conspirar y cometer presuntamente «atentando contra la integridad nacional». Luego de varios meses de la detención de ambos, estas son las únicas pruebas que tiene la agencia pública y que cuentan con el respaldo de la policía.

Según la denuncia contra Mendoza, las autoridades nicaragüenses realizaron una «patrulla cibernética», encontrando diez publicaciones en su cuenta de Twitter «incitando a injerencias extranjeras».

La mayoría de estas publicaciones no son de Mendoza, sino retuits de otros que condenan las acciones del gobierno de Daniel Ortega contra los opositores de Nicaragua. Por ejemplo, una de las «pruebas» contra el periodista deportivo es un Twitter de la diputada María Elvira Salazar.

Jueza Karen Chavarría llevó audiencias en la madrugada

“Si algo les pasa a Cristiana Chamorro y Arturo Cruz, yo soy el primero en velar por que este gobierno elimine a Nicaragua del tratado de libre comercio DRCAFTA y cualquier otro beneficio económico que el régimen tenga con Estados Unidos”, es la publicación que comparte Mendoza. .

Otra denuncia inusual por parte del Ministerio Público se basa en el hecho de que el periodista deportivo solo reaccionó en su cuenta de Twitter, comentando que en posesión de Joe Biden fue invitado. Carlos Vecchio, Embajador de Venezuela reconocido por Estados Unidos.

«Juez, para la publicación de esta prueba, le solicito que autorice el uso de medios audiovisuales al momento de la reproducción de este peritaje, lo cual será explicado por la propuesta del testigo», solicitó la fiscal, donde pretende hacer valer el testimonio. de tres oficiales que hicieron «experiencia en cibernética».

Los cargos contra Miguel Mora

En el caso del empresario televisivo Miguel Mora, el Ministerio Público lo acusa en una publicación de enero del año pasado en la que afirmó lo siguiente: “El Tribunal Supremo Sandinista está a punto de ser sancionado”.

Las otras «pruebas» son sobre notas periodísticas publicadas por 100% Noticias -un vehículo dirigido por Mora- y que fueron reeditadas por el candidato presidencial.

el abogado auxiliar Andrea del Carmen Salas Gómez, tiene como “calificación jurídica” contra Miguel Mora, el artículo 34, inciso 11 de la Constitución Política. Sin embargo, no se está respetando a las autoridades del Poder Judicial, ya que establece que “el proceso judicial debe ser oral y público”.

Por qué el proceso de acusación es clave para los presos políticos

Además, el artículo mencionado permite que el acceso a la prensa nicaragüense y al público en general pueda ser limitado, pero esto se viola porque las audiencias son a puerta cerrada y se realizan en la Dirección de Asistencia Legal (DAJ), lugar no reconocido por la ley. de este país.

El director de televisión es acusado por el teniente Álvaro Antonio García Eugerrios, quien se presenta como un «detective» por realizar la supuesta investigación para esclarecer los hechos. El oficial es asistido por la capitana Mônica Moreno Sequeira, jefa del Departamento de Trata de Personas de la DAJ.

Miguel Mora fue detenido el 21 de diciembre de 2018, cuando fuerzas gubernamentales invadieron su canal de televisión y lo detuvieron junto con la oficial de prensa Lucía Pineda Ubau.

Cabe señalar que Francisco Díaz, director general de la Policía Nacional y cuñado de Daniel Ortega, anunció que ya cuenta con «pruebas suficientes» para continuar el proceso de denuncia contra los treinta opositores detenidos entre junio y agosto de 2021.

Sin embargo, la comunidad internacional condenó la detención de opositores y la calificó como una grave violación de los derechos humanos. Asimismo, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) señala que estas audiencias violan las garantías del debido proceso.