Lun. Abr 22nd, 2024
La mujer llorando del 27 de agosto de 2021

«Tengamos mucho cuidado de no caer en los tentáculos del populismo, que algunos políticos consideran su salvación»

Originalmente, los socialistas o el régimen de izquierda o los demócratas avanzados ofrecían al pueblo, como política de régimen, todo tipo de «beneficios» a cambio de su apoyo. Creían que con esto ganaban gran popularidad.

Más tarde, los gobernantes del centro o de la derecha sintieron que la aplicación de estas mismas políticas «populistas» eventualmente ganaría más popularidad. En poco tiempo, ambos fracasaron en sus estrategias.

Estos países se quedaron sin dinero para cumplir con lo que amablemente les otorgaron a sus seguidores. Para seguir entregándole sus obsequios, acudieron, como último recurso, a un préstamo. El país pronto se endeudó y con el repudio de las personas que se sentían defraudadas.

Las políticas fallidas solo necesitan mirar lo sucedido en Venezuela y Cuba, ya que pronto se verá con tristeza en otros países.

Todo gobernante debe darle al ciudadano trabajo y oportunidad, para que se sienta orgulloso de todo lo que obtiene por su esfuerzo y que no le fue dado. El presidente de una nación debería estar orgulloso de tener una sociedad formada por trabajadores y no por gente holgazana que pueda elevarles su «populismo».

Hace unos años se popularizó la frase: “no le des el pescado al ciudadano, enséñale a pescar”.

Carlos Alberto Montaner, gran escritor con influencia en varios países de habla hispana como Panamá, escribió varios artículos y dio muchas conferencias interesantes sobre “populismo”.

Me parece oportuno, independientemente de ser de izquierda o derecha, enumerar algunas características que, según él, son comunes en los gobiernos para saber si son «populistas», como los presidentes, sus naciones y sus partidos, entre ellos. Da muchos detalles sobre ellos.

Estos gobiernos a menudo tienen reformas constitucionales en común, lo que les permite, piensan, permanecer en el poder y seguir dando «beneficios» a la población. Están seguros del apoyo popular y de poder seguir dándoles limosnas y otros “obsequios” que han acostumbrado a recibir el pueblo con su política “populista”. No se dieron cuenta de que al final se acaba el dinero y acaban perdiendo el apoyo y la simpatía de las personas que fueron engañadas.

Estos dictadores «populistas», para conocerlos, trascienden instituciones como: Adolfo Hitler, Fidel Castro, Hugo Chávez y Nicolás Maduro, entre otros, han llevado a sus países a la ruina y la miseria.

Importantes estadistas y conferencistas, de gran prestigio internacional, como: Plinio Apuleyo, Mario y Álvaro Vargas Llosa, entre otros, se refirieron al tema relacionado del “populismo” y cómo este tuvo su efecto negativo en diferentes países.

Tengamos mucho cuidado de no caer en los tentáculos del populismo, que algunos políticos consideran su salvación.

Hombre de negocios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *