Jue. Jun 20th, 2024
¿Por qué Ortega acortó la campaña electoral?

El CSE redujo la campaña electoral a poco más de un mes, a pesar de que en las elecciones del 7 de noviembre sólo participaron el FSLN y los partidos considerados «zancudos».

A pocas semanas del inicio oficial de la campaña electoral, el gobierno de Daniel Ortega no da señales de aliviar los obstáculos que venía imponiendo a las elecciones previstas para el 7 de noviembre.

La campaña estaba programada para comenzar el 21 de agosto, pero el Consejo Superior Electoral (CSE), controlado por el partido gobernante, modificó el Calendario Electoral y pospuso la fecha de inicio hasta el 25 de septiembre. Los magistrados hicieron de la pandemia de COVID-19 su argumento.

“Las perspectivas son bastante turbias, no se ve que habrá una campaña o similar a la que se realizó en años anteriores, en procesos electorales anteriores”, dice el analista Carlos Pérez Zeledón, integrante de Propuesta Ciudadana.

Para Pérez Zeledón, la justificación del CSE para acortar la campaña no es muy creíble, ya que es el mismo gobierno el que invita a la población a salir a la calle, divertirse e incluso eximir de impuestos a los establecimientos de comida, bebida y hospedaje. Días festivos nacionales.

«Empezaron a degollar, cortar piernas y brazos»: Testigos hablan sobre masacre de indígenas

Apatía electoral

Otro aspecto al que probablemente Ortega ha reducido la campaña a un mes y unos días más es que es consciente de que la ciudadanía es apática de participar en lo que muchos llaman una «farsa electoral».

“La dictadura anuló las elecciones, porque quien está aprendiendo a leer sabe lo que significa elegir elecciones, y todo nicaragüense en su sano juicio sabe que seremos elegidos en noviembre, sabe que Ortega tomó la decisión de ser elegido”, dice. el analista político y ex-Diputado Enrique Sáenz.

Al respecto, Pérez Zeledón dice que en este momento es muy difícil realizar una encuesta en Nicaragua, pero que la estimación de abstención el 7 de noviembre podría llegar al 70%, como se cree que ha sido en las elecciones de 2016.

El analista asegura que cuando el Partido Restauración Democrática (PRD) y Ciudadano por la Libertad (CxL) fueron sacados de la disputa, fueron considerados opciones por la oposición por ser aliados de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) y la Alianza Cívica. , ¿alguien podría pensar que se aliviarían los obstáculos al proceso electoral?

Juegos «zancos»

Los partidos que acompañarán al FSLN en las elecciones del 7 de noviembre son la Alianza por la República (Apre), el Partido Liberal Independiente (PLI), la Alianza Liberal de Nicaragua (ALN), el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), el Camino Cristiano. de Nicaragua (CCN) y Yatama. Todos ellos están etiquetados por la oposición como «colaboradores» o «zancudos».

Para Enrique Sáenz, Daniel Ortega no está dispuesto a ceder en nada, pues sabe que carece de apoyo popular.

“Ortega incluso le tiene miedo a su propia sombra. Él es perfectamente consciente de que la gran mayoría de los nicaragüenses repudian su régimen y la gota que colma el vaso es que incluso le tiene miedo a los mosquitos ”, dice.

En este sentido, Pérez Zeledón considera que es probable que el 30% de los nicaragüenses acudan a las urnas, pero que esto incluso podría ser bastante peligroso para el FSLN.

Cinco poderosas razones por las que a Ortega le aterran las elecciones libres

“El nivel de degradación política en el que ha caído Nicaragua es increíble, pero estas actitudes, estas acciones del Frente Sandinista obviamente tienen consecuencias incluso entre sus bases, por lo que no es descabellado pensar que incluso con una pequeña participación el Frente Sandinista tiene grandes dificultades para ganar. ”, Indica el analista que considera que la situación del oficialismo es“ crítica ”.

Cabe señalar que estas elecciones se llevarán a cabo no solo sin partidos y organizaciones de oposición, sino también con los principales candidatos presidenciales detenidos y acusados ​​de delitos como blanqueo de capitales y conspiración.