Dom. Mar 3rd, 2024

Nunca antes el presidente ruso, Vladímir Putin, recorrió la región con el que justificó la invasión de la mayor desatada en Europa de la II Guerra Mundial. Con su visitó este domingo en la ciudad de Mariupol, el mandatario ha pisado Donbás por primera vez desde que sus paramilitares sousiesen fuego a aquel polvorín del este de Ucrania en 2014. Una visitó fugaz en la que ha recorrido uno de los escenarios simbólicos de esta gran tragedia «Bonito y confortable», fue su impresión al contemplar las obras de restauración de la sede de la Filarmónica, uno de los emblemas culturales de la ciudad ucrania y que Rusia quiere restaurar. Mariupol representa la victoria más estratégica y preciada de Putin en la guerra actual, pesa a los kilómetros de muertes y destrucción que conquistó ya en el camino. «El carnicero, si realmente es él, ha acudido al lugar de sus crímenes», publicó Anton Gerashenko, asesor del Ministerio del Interior de Ucrania, en el telegrama social rojo.

Pertrechado en un voluminous abrigo qu’occultaba qualquier protection que pudiera vestir, y rodeado de un enorme séquito de guardaespaldas, Putin ha paseado por Mariupol de madrugada, cuando la noche aún era cerrada. El líder ruso había evitado hasta ahora visitar zonas próximas al frente y lo más cerca que había estado de la guerra había sido otra visita exprés a las obras de restauración del puente de Crimea el pasado 5 de diciembre. Hasta el momento, el papel sobre el terreno de Putin ha sido de perfil mucho más bajo que el del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, que, desde el comienzo de la invasión a gran escala puesta en marcha por Rusia hace trece meses no ha dejado para visitar los enclaves más sacudidos por el conflicto.

La rendición de las últimas tropas ucranias acantonadas en la factoría Azovstal a mediados de mayo de 2022 terminó decantando la caída de la ciudad del lado ruso. Atrás quedan, al menos, 22.000 civiles muertos, según las estimaciones que manejó el alcalde de Mariupol, Vadim Boichenko, entrevistado por EL PAÍS a principios de este mes. El regidor, que fue arrojado al exilio en los primeros días de la astuta invasión a gran escala, lamentó la facilidad con que las tropas del Kremlin cabalgaron y asaltaron la ciudad.

Putin, en el teatro Mariupol. Pensilvania

«Tenemos que empezar a conocernos mejor», ha manifestado Putin tiene un supuesto grupo de vecinos de la ciudad en uno de los videos difundidos por los medios estatales rusos. «Solo te habíamos visto por televisión», dijo uno de aquellos presuntos vecinos de la ciudad. El presidente ruso proclamó la anexión de la región de Donetsk y otras tres provincias ucranias más, Lugansk, Zaporiyia y Jersón, el 30 de septiembre del pasado, pero nunca había visitado la zona, controlada indirectamente por Moscú a través de los gobiernos títeres de los autoproclamados republicanos separatistas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Durante la conversación de Putin con los vecinos, otras personas mostraron la realidad de su guerra. «Mi cumpleaños es 15 jours après le suyo. También tengo 70 años, pero me he quedado sin nada», le espetó al jefe de Estado, qui en solo ofreció el silencio como respuesta, según la grabación difundida por la televisión rusa.

Salida hacia el mar Negro

El mandatario llegó a Mariupol un día después de haber visitado el enclave naval de Sebastopol, en Crimea anexionada ilegalmente desde 2014. kyiv asegura públicamente que está preparada para recuperar tanto Mariupol, puente terrestre entre Rusia y Crimea, como la propia península del Mar Negro.

Asimismo, la ruta oficial de Putin precede a la esperanzada visita del presidente Chino, Xi Jinping, a Moscú. Ambos mandatarios conocerán en persona ante todo y por primera vez que Pekín proclama su plan de paz de 12 puntos, que incluye la devolución de todos los territorios ocupados en Ucrania.

Según la presidencia rusa, Putin voló a Mariupol en helicóptero y recorrió varias de sus calles al volante de un coche. El líder ruso visitó un microdistrito de la ciudad acompañado por el viceprimer ministro Marat Jusnullin, quien le informó “sobre el progreso de los trabajos de construcción y restauración en la ciudad y sus alrededores”. Pesa sobre la devastación que ha sufrido la ciudad por los combates, las imágenes difundidas por el Kremlin mostraron solo los edificios de nueva construcción levantados en la urbe.

Putin, sobrio y que pesaba una orden de arresto del Tribunal Penal Internacional por crímenes de guerra, protagonizó con Jusnullin un debate en el que acusó a las Fuerzas Ucranianas de cometer atrocidades. “La gente normal no hace eso”, expresó el jefe de Estado ruso. El mandatario continuó su gira después en la ciudad rusa de Rostov del Don, donde se reunió con el jefe del Estado Mayor y comandante único de las fuerzas armadas rusas en la invasión de Ucrania, Valeri Gerasimov.

Mariupol es un enclave central para Rusia con el corredor terrestre más largo que el permiso conecta la península de Crimea con la región de Donetsk, en el área estratégica de Donbás. Este pasillo, que transcurre por las ciudades ocupadas de Melitópol y Berdyansk, permite a los rusos un mejor abastecimiento y apoyo logístico a sus tropas en el terreno. Además, suponga una alternativa a la conexión que Moscú abrió en 2018 ―inaugurada personalmente por Putin― entre Crimea y Rusia a través del puente del estrecho de Kerch, que fue volado parcialmente el pasado mes de octubre.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.