Mar. Abr 16th, 2024
Sammy y José Manuel Morales ya no tendrán que dejar huella en el MP y podrán viajar
La Sala resolvió que sólo quedaron en vigor las sanciones económicas para garantizar el envolvimento de los imputados en el proceso. Foto: La Hora.

La Sala Tercera de la Corte de Apelaciones decidió modificar las medidas coercitivas impuestas a los involucrados en el proceso del Registro de la Propiedad de Botín y mantuvo únicamente la garantía económica. Entre los beneficiarios de esta resolución se encuentran José Manuel Morales Marroquín y Samuel Morales, hijo y hermano del expresidente Jimmy Morales.

El Magistrado Zonia de la Paz Santizo Corleto de Bocanegra leyó la resolución en la que explicaba que se habían revocado las medidas coercitivas contra los imputados.

“Estimamos que con base en los argumentos de los abogados, pero principalmente los imputados, que hablaron en voz alta, argumentaron algunos de los problemas que están teniendo por las medidas de reemplazo que les imponen en relación al trabajo y la movilización. Hemos determinado que la revisión de las medidas coercitivas es adecuada ”, argumentó.

Se revocan las medidas sustitutivas que consisten en la obligación de comparecer para colocar la huella dactilar en el sistema biométrico del Ministerio Público (MP), la prohibición de salida del país, la prohibición de acudir a las instalaciones del Registro de la Propiedad, Se revoca la prohibición de acercarse a peritos, testigos y coprocesadores y las detenciones domiciliarias decretadas para cada uno ”, dijo de la Paz Santizo.

Solo quedaron vigentes las sanciones económicas para garantizar su participación en el proceso, hasta que se concretó la sentencia del Juzgado Décimo Tercero.




LA APELACIÓN ABSOLUTA SERÁ ESCUCHADA EN 15 DÍAS

La Tercera Sala de Apelaciones conocerá la apelación absolutoria dentro de los 15 días, a las 10 am, cuando la decisión de la Corte será definitiva.

EL CASO

Según la investigación presentada por el Ministerio Público, a través de la Dirección del Registro General de la Propiedad dependiente de Anabella De León, se autorizaron alrededor de quince pueblos fantasmas, lo que representa un gasto de 3 millones de euros.

En esa misma investigación, se determinó que se habían realizado pagos por los servicios de banquete por la cantidad de 150.000 euros, pero los servicios no se habrían prestado.