Mar. Jul 16th, 2024

“Fue una semana de total incertidumbre, donde en cualquier momento llega un correo electrónico, llega una llamada telefónica y dice: ‘Ya no eres empleado de un periódico’, dijo un periodista de La Prensa.

Hoy se cumple una semana de invasión del periódico La prensa, un día recordado como un golpe al periodismo de resistencia en Nicaragua. El edificio del periódico de 95 años luce desolado, pero custodiado por policías armados que presuntamente continúan «vigilando» el lugar.

El operativo se llevó a cabo el viernes 13 de agosto y el lunes 16 tres trabajadores del área de Contabilidad y Finanzas del diario La Prensa fueron convocados a la Junta de Asistencia Legal (DAJ), conocida como el “nuevo Chipote”. Partieron alrededor de las 8:00 pm del martes 17 de agosto.

Al día siguiente también fueron convocados a la DAJ otros cuatro trabajadores del área de Contabilidad y Recursos Humanos. Estas citaciones han causado temor e incertidumbre a los empleados de La Prensa.

Daniel Ortega condena de antemano al diario La Prensa

Una semana de incertidumbre

“Fue una semana de total incertidumbre donde en cualquier momento llega un correo electrónico, llega una llamada telefónica y dice:“ Ya no eres empleado de un periódico ”. No sé cómo está la parte económica, pero parece insostenible ”, lamentó uno de los colaboradores del diario.

El periodista explica que se sienten atacados por el cañón que les impuso el gobierno de Daniel Ortega. «Podemos seguir informando a través del sitio como lo estamos haciendo, pero en cualquier momento cerramos el sitio de nuevo», dice.

Esta persona comenta que teme perder su trabajo y ser encarcelado en cualquier momento. No descarta que los periodistas empiecen a llamar porque «son ellos los que recogen información y hacen noticia en el diario».

Incluso recuerda que varios de sus colegas no se sienten seguros al salir a hacer un reportaje con credenciales de La Prensa por temor a ser detenidos.

La biblioteca del diario La Prensa está en peligro

Amalia del Cid, quien fue periodista de La Prensa, expresó en sus redes sociales su preocupación por el archivo del diario, que lleva archivos desde hace casi un siglo. «No dormí. La preocupación por la biblioteca del diario La Prensa me mantuvo despierto», escribió el 16 de agosto en su cuenta de Twitter.

“Son casi cien años de archivo, incluidos periódicos y fotografías muy valiosos. No tengo ni idea de cómo lo están tratando las personas que se quedan con el edificio. Tampoco sé si lo volveremos a ver ”, lamentó Amalia del Cid, quien colaboró ​​durante varios años con Magazine, una de las revistas de La Prensa que se vende mensualmente como hot cakes en varios puntos de Managua.

Un periodista que trabajó para Magazine durante varios años dijo que los archivos contenidos en la hemeroteca del diario son valiosos, ya que contienen registros de diarios nacionales que circularon en Nicaragua como Barricada, Novedades, La Noticia y La Tribuna.

“Hay muchos periódicos y revistas que forman parte de la historia de Nicaragua. Hay fotos que no se han publicado. Hicimos galerías para la Revista o Revista Domingo, revisando estas son fotos inéditas de varios hechos que marcaron al país ”, explicó.

No cree que los empleados destruyan estos archivos. “Quizás puedan secuestrarlo por un tiempo”, dice, y a su vez comenta que borrar ese registro sería borrar parte de la historia de este país de una sola vez.

Hasta el momento no se sabe si Revista saldrá a fines de este mes, ya que la imprenta que aún se encontraba en los almacenes del periódico, estaba previsto seguir imprimiendo algunos suplementos como la citada revista; sin embargo, el local está ocupado.

Así sufrió La Prensa la asfixia económica por instituciones públicas

“Se adquirió la Prensa Comercial, así como la imprenta de periódicos y los trabajadores no pueden ingresar al periódico. Llegas y si quieres entrar al lugar de trabajo te dicen: «No puedes» «, dijo el periodista.

La policía incautó a La Prensa acompañada de armas. Foto | Nicaragua investiga

el día del robo

El viernes 13 de agosto, las instalaciones de La Prensa, ubicadas en el kilómetro 4.5 de la Carretera Norte, en Managua, fueron invadidas por policías vinculados al gobierno de Daniel Ortega. Durante la remoción del periódico, los trabajadores que se encontraban en el interior permanecieron incomunicados durante varias horas.

La incautación fue realizada por un equipo técnico de la DAJ, funcionarios de la Dirección General de Aduanas (DGA), la Procuraduría General de la República (PGR) y el Ministerio Público.

Colaboradores de La Prensa temen perder sus trabajos: “Estamos angustiados”, afirman

Mientras representantes estatales se encontraban dentro del edificio, la Policía emitió un comunicado informándoles que La Prensa está siendo investigada por presuntos delitos de fraude aduanero y lavado de activos.

El gerente general de La Prensa, Juan Lorenzo Holmann, quien se encontraba dentro del predio al momento del operativo, estuvo detenido 15 horas, hasta que salió en la madrugada del sábado, conduciendo su vehículo, pero escoltado por patrullas policiales que lo llevaron a el DAJ), supuestamente para firmar unos documentos, pero desde entonces no ha salido y fue detenido.

Al mediodía del sábado, la Policía Nacional confirmó que Holmann se encuentra detenido bajo investigación por los mismos presuntos delitos que investiga La Prensa; fraude aduanero y blanqueo de capitales.