Mié. Jun 12th, 2024

Un día antes de una reunión clave el año pasado entre un abogado del expresidente Donald J. Trump y funcionarios que buscaban la devolución de documentos clasificados en posesión de Trump, un trabajador de mantenimiento en el club privado del expresidente vio a un ayudante mover cajas a un trastero, según una persona familiarizada con el asunto.

El conserje se ofreció a ayudar al asistente, Walt Nauta, quien era el ayuda de cámara de Trump en la Casa Blanca, a mover las cajas y terminó echándole una mano. Pero el trabajador no tenía idea de lo que había dentro de las cajas, dijo la persona familiarizada con el asunto. El trabajador de mantenimiento compartió esa cuenta con los fiscales federales, dijo la persona.

El relato del trabajador es potencialmente importante para los fiscales, ya que reúnen detalles sobre cómo Trump manejó documentos confidenciales que se llevó consigo de la Casa Blanca cuando dejó el cargo y si obstruyó los esfuerzos del Ministerio de Justicia y los Archivos Nacionales para recuperarlos.

Se descubrió que el Sr. Trump guardaba algunos de los documentos en la sala de almacenamiento donde el Sr. Nauta y el trabajador de mantenimiento movieron las cajas el día antes de que el alto funcionario de contrainteligencia del Departamento de Justicia, Jay Bratt, viajara a Mar-a-Lago en junio pasado para exigir la devolución de cualquier equipo gubernamental en poder del ex presidente.

Nauta y el trabajador movieron las cajas por la habitación antes de que Evan Corcoran, un abogado de Trump que estaba en conversaciones con Bratt, registrara el depósito el mismo día. El Sr. Corcoran llamó a los funcionarios del Departamento de Justicia esa noche para concertar una reunión al día siguiente. Creía que no tenía autorización de seguridad para llevar documentos con marcas clasificadas, dijo una persona informada sobre su decisión.

Semanas antes, el Departamento de Justicia había emitido una citación exigiendo la devolución de los documentos. Los fiscales han estado tratando de determinar si Trump hizo mover algún documento por Mar-a-Lago o si trató de ocultar algunos de ellos después de la citación.

Parte de su interés es tratar de determinar si se extravió algún documento antes de que el Sr. Corcoran revise las cajas él mismo antes de una reunión con los funcionarios del Departamento de Justicia que buscan recuperarlos. Los fiscales interrogaron a los testigos sobre los roles del Sr. Nauta y el trabajador de mantenimiento, cuyo nombre no se ha hecho público, en el traslado de documentos en ese momento.

Durante su viaje a Mar-a-Lago el 3 de junio, Bratt recibió un paquete de unas tres docenas de documentos con marcas confidenciales de un abogado de Trump. El Sr. Bratt también recibió una carta, escrita por el Sr. Corcoran pero firmada por otro abogado del expresidente, en la que se afirmaba que se había realizado una búsqueda diligente de cualquier material adicional en respuesta a la citación y que no se había encontrado ninguno. Al Sr. Bratt no se le permitió registrar la sala de almacenamiento en este momento.

El detalle del momento de la interacción del Sr. Nauta con el trabajador de mantenimiento fue informado anteriormente por el Washington Post. Un abogado de Nauta se negó a comentar. Un abogado del trabajador de mantenimiento no discutió públicamente el asunto.

The New York Times informó este mes que los fiscales obtuvieron la cooperación de un testigo que trabajaba en Mar-a-Lago. Entre otras cosas, el testigo proporcionó a los investigadores una foto de la sala de almacenamiento.

La investigación, supervisada por el fiscal especial Jack Smith, ha mostrado signos de entrar en su etapa final, y esta semana los abogados de Trump, quien es el favorito actual para la nominación presidencial republicana de 2024, solicitaron una reunión para discutir el caso con Fiscal General Merrick B. Garland.

Steven Cheung, un porte-parole de M. Trump, a qualifié l’enquête de «chasse aux sorcières ciblée et politiquement motivée contre le président Trump, concoctée pour se mêler d’une élection et empêcher le peuple américain de le renvoyer à la Maison Blanca».

Agregó que los fiscales habían «hostigado a todos los que trabajan, trabajaron para o apoyan al presidente Trump» y argumentó que Trump trató de cooperar con el Departamento de Justicia.

Los fiscales interrogaron a los testigos sobre el posible motivo de Trump para tener los documentos.

Solicitaron información sobre los acuerdos comerciales de Trump con países extranjeros desde que asumió la presidencia. Y los testigos les dijeron que algunos asistentes podrían haber sabido que Trump todavía tenía documentos en su poder después de que las primeras 15 cajas de documentos gubernamentales, que contenían documentos clasificados, fueran entregadas a los Archivos Nacionales en enero de 2022, después de esfuerzos persistentes. a través de los archivos para recuperar el material, según personas informadas sobre el asunto.

Entre los testigos más destacados de los últimos meses se encuentra Corcoran, quien se reunió con Bratt del Departamento de Justicia en junio pasado y redactó la carta diciendo que una búsqueda diligente no encontró ningún otro documento.

En marzo, los fiscales violaron con éxito el privilegio abogado-cliente del Sr. Corcoran con el Sr. Trump bajo la excepción de fraude criminal, una disposición de la ley que puede usarse cuando los investigadores tienen evidencia de que los servicios de un abogado pueden haber sido utilizados en la comisión de un delito. un crimen.

La jueza Beryl A. Howell, entonces juez principal que presidía los casos del gran jurado en el tribunal de distrito federal en Washington, concluyó que los fiscales habían demostrado suficientemente que Trump engañó a sabiendas a Corcoran sobre los documentos que aún poseía.

The Times informó anteriormente que el juez Howell, escribiendo en un memorando sellado, describió lo que ella llamó la «desorientación» del Sr. Trump en sus tratos con los Archivos Nacionales en 2021 y principios del año pasado, alegando que fue «aparentemente un ensayo general» de cómo él manejó la citación del gran jurado en mayo pasado, según una persona informada sobre el contenido del memorando.

En la nota sellada que establece su razonamiento para decidir que el Sr. Corcoran no debería estar protegido por el privilegio abogado-cliente, la jueza Howell citó numerosos casos de lo que los fiscales consideraron evidencia de posible obstrucción y posesión ilegal de registros gubernamentales sobre Trump. parte, dijo la persona informada sobre su contenido.

“Otra evidencia demuestra que el expresidente buscó deliberadamente preservar documentos clasificados cuando no estaba autorizado para hacerlo, y él lo sabía”, escribió la Sra. Howell, dijo la persona.

La jueza Howell reconoció que el estándar para cumplir con la excepción de fraude criminal es más bajo que lo que se requeriría para presentar cargos u obtener un veredicto del jurado, según cualquier persona familiarizada con lo que escribió. Aún así, la jueza dejó en claro que creía que el gobierno había alcanzado el umbral, tanto por obstruir los procedimientos del gran jurado como por «ocultar información de defensa nacional sin autorización», dijo la persona.

“El gobierno ha proporcionado pruebas suficientes de que el expresidente poseía documentos tangibles que contenían información de defensa nacional”, escribió, y agregó que demostraban que “no entregó estos documentos a un oficial autorizado para recibirlos”.

En otro momento, el juez Howell abordó la intención y el estado de ánimo de Trump y dijo que el gobierno también había proporcionado suficiente evidencia para cumplir con su carga de demostrar que el expresidente había mantenido deliberadamente los documentos clasificados, dijo la persona.

También señaló que una nueva búsqueda de las propiedades de Trump a fines del año pasado, realizada por expertos en nombre de Trump después de la presión de los fiscales, reveló documentos adicionales con marcas clasificadas en su dormitorio en Mar-a-Lago, la persona informada sobre el documento. . ha dicho.

“En particular, no se ofrece ninguna disculpa sobre cómo el expresidente pudo haber pasado por alto los documentos clasificados encontrados en su propia habitación en Mar-a-Lago”, escribió el juez Howell, según la persona informada sobre el contenido de su calificación.