Mar. Jul 23rd, 2024
the pegó siete tiros a una compañera de trabajo que lo había denunciado por acoso

Rocío Magalí González había presentado denuncias contra Renzo Chidichimo. El hombre le disparó y luego se escapó.

Una joven de 25 años fue asesinada a balazos este jueves por un compañero de trabajo, al que había denunciado en reiteradas ocasiones por «acoso» y «maltrato». El femicida le disparó siete veces y luego huyó.

El violento crimen ocurrió en la localidad de Saladillo, en un negocio de alarmas ubicado en calle Frocham al 2800.

Según dijeron las fuentes a Télam, un joven empleado de la firma, identificado como Renzo Eduardo Chidichimo (25), llegó al local fuera de su horario laboral y se dirigió directamente a un cuarto donde se realizaron los monitoreos de las cámaras de seguridad.

Allí, en ese momento, se encontraba trabajando Rocío Magalí González (25) junto a otra empleada, precisaron los voceros. Sin mediar palabra, Chidichimo desenfundó un revólver y desapareció al menos siete veces en dirección a González, quien fue herida de gravedad.

Tras el ataque, el joven escapó, mientras que la víctima fue trasladada al sanatorio local, donde tuvo una raíz de las heridas que le produjeron los recibidos disparos.

«Fueron segundos los que provocaron el ataque. Fue directamente a lograr su cometido”, detalló un investigador consultado por este organismo.

Las voces judiciales indican que la víctima hizo una denuncia contra Chidichimo a multas del 2022 y otra en mayo de este año por maltratos, acoso laboral y violencia psicológica.

«Las denuncias fueron realizadas en la comisaría de la mujer, pero fueron ante el fuero civil, no penal, por eso las actuaciones se derivaron a Juzgado de Paz, que tomaron medidas cautelares»explicó un vocero.

Una de las medidas adoptadas fue el cambio de horario de trabajo de Chidichimo, para evitar que se cruce en el área local.

El femicidio es investigado por la fiscal Patricia Hortel, encargada de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Saladillo, quien dispuso que el cuerpo de González fue trasladado a la morgue legal de la ciudad de La Plata para la realización de su autopsia.

La fiscal tiene prevista entrevistar en las próximas horas a la mujer que estaba trabajando junto a la víctima al momento del hecho y solicitó además que se revisen las cámaras de seguridad internas de la empresa.

«El hecho está resuelto, solo falta encontrar al acusado»especificar una fuente.

La búsqueda de la feminidad

El joven, quien se dio a la fuga, es intensamente buscado por agentes de la comisaría local y de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de La Plata, con la cooperación de las brigadas locales y del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de la policía bonaerense.

Con el fin de dar con el fugitivo, los pesquisas analizan las cámaras de seguridad privada y pública y los accesos a las rutas, al tiempo que desde la taxía se solicitó ayuda a la comunidad de Saladillo para que brinde información sobria el paradero del acusado.

Según un miembro de la pesquisa, Chidichimo, quien vivía junto a su madre, «no hablaba con nadie, no tenia amigos ni estaba en pareja«.

En tanto, González residía en Saladillo junto a su madre y tampoco estaba en pareja, añadieron las fuentes.

El jueves, tras conocerse el hecho, integrantes de la organización feminista «Vivas nos queremos», organizó una marcha hasta la plaza 25 de Mayo de de Saladillo en reclamo del esclarecimiento del femicidio y bajo las consignas «tocan a una y salimos todas» y «basta de violencia machista».

Mira también