Jue. Jun 20th, 2024
Trabajadores más expuestos al COVID-19

En Nicaragua, donde no existe una regulación gubernamental para el cierre de negocios no esenciales, la mayoría de los establecimientos continuaron operando regularmente, exponiendo a los trabajadores.

En medio de la segunda ola de contagios de COVID-19, el Observatorio Ciudadano hizo un llamamiento a la población para realizar una cuarentena voluntaria debido a la falta de acción del gobierno. Sin embargo, implementar una cuarentena no es una opción disponible para todos.

Algunas empresas han tomado la decisión de continuar operando de forma remota, pero no todos los equipos de escritorio tienen la oportunidad de ejecutar el trabajo remotoAlgunos, por su naturaleza, deben continuar haciendo su trabajo desde el campo, lo que pone en riesgo su salud.

Las principales profesiones en riesgo son principalmente las vinculadas a los servicios de salud, ya que, al ser las que están «en primera línea» ante la pandemia, el personal de salud debe atender directamente a los pacientes con coronavirus o debe acudir a clínicas u hospitales para realizando su trabajo, lugares donde puede haber casos positivos significativos.

Trabajan en un entorno con una carga viral elevada y además están expuestos a muchos pacientes, pudiendo adquirir la enfermedad o transmitirla a otras personas, por lo que el profesional de la salud debe vacunarse como primera prioridad, situación que no se ha hecho. hecho hasta hoy en nuestro país », comparte el epidemiólogo Leonel Argüello.

Desesperación por falta de empresas que distribuyen oxígeno en Nicaragua

Otros trabajadores en riesgo son los conductores. En el autobús, el conductor no puede controlar que los pasajeros usen máscara, ya que no existe un reglamento oficial de las cooperativas que exija el uso de máscara al abordar la unidad de transporte, y el número de pasajeros a bordo tampoco está regulado, por lo que los autobuses volverse. una de las principales fuentes de contagio. “Están expuestos a mucha gente que sube y baja del autobús y están en el mismo ambiente, tienen una alta exposición”, confirma el Dr. Argüello.

Asimismo, los taxis se han convertido en una alternativa – para quienes pueden pagar estas tarifas – para evitar la aglomeración del transporte público; Sin embargo, debido a la gran cantidad de contactos por día, los taxistas corren un alto riesgo de ser infectados por un pasajero.

Otros trabajadores expuestos incluyen conductores de servicio doméstico, que se popularizó por la misma pandemia, ya que protege a los ciudadanos de las aglomeraciones en diferentes establecimientos, pero pone en riesgo a quienes se acercan a realizar pedidos y entregas.

Los bancos también son un punto de riesgo por el flujo constante de clientes que acuden a ellos, especialmente al inicio de cada semana o después de cada fecha de pago. Aunque con la pandemia muchos bancos decidieron ofrecer transferencias ACH gratuitas para evitar que los tarjetahabientes hicieran personalmente sus depósitos, este cargo fue asumido por la mayoría de los bancos nacionales, por lo que muchas personas prefieren ir a una sucursal y no asumir el costo de la comisión. exponiéndose a trabajadores y clientes.

Los profesores también se encuentran en una de las áreas de trabajo de alto riesgo. “Los profesores tienen entre 30 y 60 niños, cualquiera de ellos, aunque no presente síntomas, puede contagiar al profesor y también lo contrario”, dice el Dr. Argüello.

Implementación del protocolo

El experto señala que si algunas empresas no logran enviar a sus trabajadores a trabajo remoto, lo que se debe implementar son protocolos o pautas que todos deben cumplir estrictamente, «por ejemplo, todo el que viene a la empresa tiene que tomarse la temperatura». , hay que lavarse las manos con agua y jabón durante más de 40 segundos o con gel de alcohol delante de la persona que lo monitoriza, hay que llevar bien la mascarilla, y mantener siempre al menos 2 metros entre una persona y otra ».

Sin embargo, no todas las empresas cumplen con estas medidas, en algunas partes del país se encontró que no se implementan mecanismos de protección y que los clientes ni siquiera están obligados a usar mascarillas, exponiendo así al personal de atención.

En Nicaragua, donde no existe una regulación gubernamental para el cierre de negocios no esenciales, la mayoría de los establecimientos continuaron operando regularmente. Además, después de una recesión económica de tres años, muchos comerciantes y propietarios de pequeñas empresas reconocen que cerrar no es una opción para su sustento. Por lo tanto, los empleados en estos lugares continúan expuestos al contagio.

El epidemiólogo insiste en que las empresas necesitan un protocolo que asegure una buena ventilación, distancia física, que regule el hecho de que los enfermos no vayan al lugar de trabajo y que se lleve a cabo un seguimiento estricto para que todos cumplan con las recomendaciones que, aunque no son 100% seguros, son “barreras que ayudan”.