Sáb. May 18th, 2024

El nivel federal de alcohol en sangre pasó de mensual a semanal. Las cifras alentadoras, la ley alcohol cero y el funcionario detrás de una movida que unió a todo el país.

La iniciativa nació en 2020 como una herramienta más para concientizar sobre los riesgos del alcohol al volante. Y dada la efectividad de la medida impulsada por la Agencia Nacional de Seguridad Vial ahora pasó de ser mensual a semanal.

Se trata de Alcoholemia Federal, el plan del Ministerio de Transporte de la Nación que coordinado por la ANSV y la CNRT ahora una vez por semana cerca de prueba de alcohol de 30 mil simultáneamente en todos los países, participaste en las 23 provincias y la Ciudad de Buenos Aires.

El funcionario que cumplió que gobiernos y municipios de distintos colores políticos se encolumnaran en una misma política pública fue Pablo Martínez Carignano, director ejecutivo de la ANSV. que discutir. Y me apoyo en datos»

Con respecto a los controles de manera simultánea y coordinada explica que «tener un mapa completo permite el estado de situación». Y detalla resultados: «In diciembre 2020, cuando hicimos la primera edición, la tasa promedio de conductores alcohólicos era del 9%, es decir que de cada 100 controles 9 dieron positivo. Hoy, dos años y medio después y con 450 mil prueba realizada , estamos entre el 4% y el 5%, alrededor de la mitad. Falta mucho para llegar a lo que Argentina necesita, pero este es el camino, el trabajo mancomunado”.




El director ejecutivo de la ANSV Pablo Martínez Carignano, en una prueba de alcohol en sangre.

Justamente uno de los objetivos de la alcoholemia federal es conforme a una base estadística nacional única. Así, los registros con los resultados de las operaciones se compilan en forma digital.

“Las autoridades de todo el país entenderán que la inseguridad vial es un tema de salud pública, ya que es la primera causa de muerte en menores de 35 años, jóvenes vecinos de sus localidades. Además, sufrirán en carne propia la saturación de los hospitales provinciales de todo el país y el gasto millonario en la atención de los heridos que se produce como consecuencia de los siniestros viales”, sostiene Martínez Carignano.

A la espera de la ley Alcohol Cero

El 24 de noviembre de 2022, la Cámara de Diputados le dio media sanción a la ley de Alcohol Cero. La norma planteó reducir los 0,5 gramos de alcohol por litro en sangre, que están permitidos en conductas particulares, a cero.

Si se espera que el proyecto pase a fin de año por el Senado para que obtenga una sanción definitiva y lo incluya en la lista de normas a tratar en sesiones extraordinarias, Alcohol Cero está enloquecido por la situación política que se vive. paralizado en el Congreso. “La oposición no quiere sesionar y eso obstruye su tratamiento”, enfatiza Martínez Carignano.

Cuando la ley finalmente entre en vigor cada una de las jurisdicciones tendrán que adherirse a legislaciones propias a la normativa nacional. Sin embargo, ya hay 13 provincias en las que rige el alcohol cero al volante con normativas propias. Y de acuerdo a la ANSV ya las ONG qu’acompañan la ley nacional, los resultados son ventajas que en los sitios en los que los conductores aun especulan con la cantidad que pueden tomar.

En la provincia de Buenos Aires, rige la tolerancia cero desde el primer día de este año. «El acatamiento fue muy alto en el primer mes, apenas el 5% de las conductas no dieron 0 en los controles. Además, se dio otro fenómeno que también aparece en el resto de las provincias con alcohol cero: between los positivos, o sea between los que tomaron alcohol, los dosajes bajan. La ley de Alcohol Cero genera beneficios inmediatos. Por eso necesitamos que el Senado, donde ya tuvo dictamen favorable, ahora la votación”, resalta Martínez Carignano.

El funcionario también detalla la situación en la Ciudad de Buenos Aires, una de las jurisdicciones que anticipó que no aherirá a la ley nacional y mantendrá el límite de 0,5 establecido para poder conducir.

«El Ministerio Público Fiscal porteño informó que la cantidad de casos de conductores alcoholizados no para crecer en los últimos años (se pasó de 3,159 causas contravencionales en 2015 a 5,991 en 2021). Con esto no quiero acusar al Gobierno de la Ciudad de nada, sólo pedirle que analice sus propios números y asuma que a los porteños también les vendría muy bien una ley que no se puede manejar después de tomar alcohol”, finaliza.

Mira también