Mié. Jun 12th, 2024
Alarma de base de datos que habría caído en manos de los talibanes
El funcionario toma datos biométricos de una mujer que procesa su pasaporte en Kabul. Foto de la hora: Rahmat Gul, Archivo / AP

Durante dos décadas, Estados Unidos y sus aliados han gastado cientos de millones de dólares en la construcción de una base de datos afgana. El objetivo, dijeron, era promover la ley y el orden, así como la responsabilidad del gobierno, mientras se moderniza un país devastado por la guerra.

Sin embargo, después de que los talibanes tomaron el poder, la mayor parte de ese dispositivo digital, incluidos los datos biométricos para verificar la identidad, aparentemente cayó en manos de los talibanes. El banco no tiene muchas protecciones de datos y podría convertirse en una herramienta de aplicación del estado. A medida que los talibanes toman las riendas del poder, crece el temor de que se utilice para ejercer el control social y castigar a los enemigos.

Para que esta información funcione de manera constructiva, promoviendo la educación, el papel de la mujer y la lucha contra la corrupción, se necesita una estabilidad democrática que hoy no existe. Y estos sistemas no fueron diseñados con protecciones en caso de que cayeran en las manos equivocadas.

Después de la caída de Kabul el 15 de agosto, surgieron indicios de que los talibanes podrían estar usando la información para identificar e intimidar a los afganos que colaboraron con las fuerzas de ocupación estadounidenses.

Muchos de ellos están recibiendo llamadas telefónicas y mensajes de texto amenazadores y vía WhatsApp, según Neesha Suárez, colaboradora del representante estadounidense Seth Moulton, un veterano de la guerra de Irak cuya oficina está tratando de ayudar a los afganos que colaboraron con Estados Unidos y que quieren hacerlo. salir del país.

Un contratista estadounidense de 27 años le dijo a Associated Press en Kabul que él y sus colegas con quienes construyó una base de datos financiada por Estados Unidos que se utiliza para administrar la nómina del ejército y que la policía recibió llamadas para informarlos. Ministerio de Defensa. Ahora está escondido y duerme todas las noches en un lugar diferente. Pidió no ser identificado por razones de seguridad.

Los talibanes dicen que no tienen la intención de tomar represalias. Una de sus prioridades es recuperar la ayuda internacional y recuperar activos que están congelados en el exterior. Hasta ahora, no han tomado medidas draconianas, especialmente contra las mujeres, como las que impusieron cuando gobernaron de 1996 a 2001. Tampoco hay indicios de que los afganos que colaboraron con Estados Unidos estén siendo acosados ​​sistemáticamente.

Pero Ali Karimi, profesor afgano de la Universidad de Pensilvania, no está seguro. Teme que la base de datos dé a los teócratas fundamentalistas acérrimos, acostumbrados a eliminar despiadadamente a quienes han colaborado con el enemigo, «las mismas capacidades típicas de una agencia del gobierno de Estados Unidos cuando se trata de vigilancia e interceptación».

Los talibanes saben que el mundo seguirá de cerca el uso de la información de la base de datos.

Por ahora, no está claro el destino de uno de los bancos más conflictivos, el que pagaba a soldados y policías, que lleva los nombres de más de 700.000 personas que han trabajado con las fuerzas de seguridad durante los últimos 40 años, según un alto funcionario. en el aparato de seguridad del gobierno derrocado. La base de datos incluye fechas de nacimiento, números de teléfono, nombres de padres y abuelos, huellas dactilares e imágenes de iris y rostros en alta definición, según dos contratistas que trabajaron en el proyecto, quienes pidieron no ser identificados por temor a represalias.

Solo el personal autorizado tiene acceso al sistema, por lo que si no pueden encontrar a alguien con acceso, los talibanes podrían intentar piratearlos, según el exfuncionario, quien habló con la condición de que no se lo pueda identificar porque tiene familiares en Kabul. . Se especula que los servicios de inteligencia de Pakistán, Rusia, China e Irán estarían dispuestos a ayudar en este esfuerzo.

La base de datos contiene información sobre 8,5 millones de personas, incluidos enemigos del gobierno y civiles.

Los funcionarios estadounidenses dicen que eliminaron gran parte de la información antes de irse. Pero no borraron, por ejemplo, el Sistema de Información de Gestiones Financieras, que tiene detalles de los contratistas extranjeros, y un banco de datos del Ministerio de Economía que contiene las fuentes de financiamiento de los organismos internacionales de ayuda, de acuerdo con el exfuncionario de seguridad.

También sobrevivió un banco con imágenes digitales y huellas dactilares de unos 9 millones de afganos, controlado por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información. En los últimos años, se requirió un escaneo biométrico para tramitar un pasaporte o licencia de conducir, así como para trabajar en el sector público y en los exámenes de ingreso a la universidad.

Las organizaciones de ayuda occidentales lideradas por el Banco Mundial elogiaron el sistema, especialmente en relación con la promoción de los derechos de las mujeres a través de cosas como registrar la propiedad de la tierra y obtener préstamos bancarios. La agencia estaba trabajando en el desarrollo de documentos de identidad electrónicos cuando cayó el gobierno.

Las bases de datos sobrevivientes son «un verdadero tesoro», dijo un occidental que colaboró ​​en el proceso electoral y pidió no ser identificado para no comprometer futuras misiones.

Añadió que no está claro si una base de datos de listas de votantes, con datos sobre más de 8 millones de afganos, está en manos de los talibanes.

El gobierno afgano se ha embarcado en un proceso de centralización de la información digital que ha alarmado a 37 grupos de libertades civiles en el ámbito digital que firmaron una carta el 25 de agosto pidiendo el desmantelamiento inmediato de la «herramienta de identidad digital» de los afganos. La carta dice que los gobiernos autoritarios tienden a usar esta información para «cazar personas vulnerables» y que las bases de datos digitalizadas aumentan los riesgos.