Sáb. May 18th, 2024

Tras ocho meses de pedido de ayuda a la autoridad aérea, Viva Air, aerolíneas colombiana, cerró hace más de un mes sus operaciones por no contar con liquidez financiera para seguir operando. A raíz de eso, los más de 5.000 empleados directos e indirectos han mostrado su lado más por una compañía para la que laboraron por más de 10 años.

Lea: Turbulencia en el mercado aéreo colombiano para Semana Santa

Un capitán se para a pesar de la torre de control

La próxima conversación será la última discusión que tendrá lugar entre el personal de Torre de control (que se citará como TC) y un Capitán (que se citará como C) antes de l’entrega de una de las aeronaves de Viva al arrendador.

CT: 575 Comandante, de parte de control y de milliones de colombianos que lograron volar con Viva Colombia y cumplieron un sueño con la empresa, agradecimiento total, y de parte de control, un saludo muy especial y recordándolo siempre. Muy buen dia.

VS: Hombre, me parte el corazon, soltar amarras ha sido muy dificil, el agradecimiento es de nosotros hacia ustedes por cuidarnos Durante tantos años, de verdad no tenemos cómo agradecer todo lo que han hecho por nosotros, los llevaremos siempre en el corazón, mil gracias de verdad por el apoyo.

Lea: Los ‘peros’ de Avianca sobre aprobación de integración con Viva Air

CT: Con mucho gusto comandante y Dios lo bendiga feliz dia.

VS: También para ustedes un abrazo, muchas gracias de verdad por el mensaje, me quebraste la voz. Gracias nuevamente, hasta luego.

Vale recordar que la aerolinea Viva recibido downstream para su regreso a los cielos de la mano de Avianca, sin embargo, la aerolinea roja revisó la posibilidad de su integración, solo se considera que Viva ya no tiene el mismo musculo financieroademás, sumado a los condicionamientos de la Aeronáutica Civil, ya no sería una opción tan atractiva para el mercado.

Lea: Avianca advierte que Viva Air no tiene la misma capacidad operativa

Ahora, el regreso de Viva al mercado aéreo, es una posibilidad nublada por la incertidumbre.

PAULA ANDREA GALEANO BALAGUERA
Periodista de Portafolio