Lun. Abr 22nd, 2024
EE.UU. condena el silencio de la masacre indígena y exige una investigación

Condenaron el silencio de la masacre de 13 indígenas llevada a cabo por el gobierno de Daniel Ortega, el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional.

En la foto, dos indígenas fueron asesinados el 23 de agosto.

La Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo de Estados Unidos exigió este viernes que los líderes indígenas nicaragüenses exijan una «investigación» ante la masacre que tuvo lugar el 23 de agosto en el territorio de Mayangna Sauni As.

“Los grupos indígenas mayagna y miskito en Nicaragua exigen una investigación y rendición de cuentas rigurosa y transparente”, declararon el 3 de septiembre en su cuenta oficial de Twitter.

Además, condenaron el silencio mantenido por el gobierno de Daniel Ortega, el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional en relación con la masacre de 13 indígenas que fueron violentamente asesinados por un grupo de colonos invasores.

«Empezaron a degollar, cortar piernas y brazos»: Testigos hablan sobre masacre de indígenas

“El silencio ante tal barbarie es simplemente inaceptable en una sociedad civilizada”, dijeron en el mismo mensaje.

el ejército es sordo y mudo

El 2 de septiembre, el General Julio César Avilés del Ejército de Nicaragua, proporcionó un informe sobre una cadena nacional destacando el plan de trabajo supuestamente exitoso, pero silencioso ante la masacre antes mencionada, donde la institución militar realiza precisamente tareas de “seguridad”.

Durante más de una década, las comunidades indígenas han denunciado la invasión de colonos que se apoderan de sus territorios para extraer oro y maderas preciosas. Durante todo este tiempo ha habido violaciones de mujeres indígenas y asesinatos como el mencionado anteriormente, pero el Ejército permanece sordo y sin palabras ante estas eventualidades.

Al menos 13 indígenas fueron cruelmente asesinados el 23 de agosto en el cerro Kiwakumbaih, en el territorio Mayangna Sauni As, en el norte del Caribe de Nicaragua. Foto | Cortesía

Los líderes comunitarios han denunciado hasta ahora que las personas que operan con armas de guerra en estas zonas remotas tienen vínculos con las autoridades municipales.

El gobierno podría «distorsionar» la masacre

Amaru Ruiz, director de Fundación del Río, indicó el 31 de agosto que las comunidades Mayangna habían denunciado el allanamiento de sus viviendas por parte de la Policía Nacional en busca de armas y de los Guardias Comunitarios, “en lugar de los colonos sospechosos de los asesinatos”.

Ruiz advirtió que el gobierno de Ortega podría estar “preparando” el motivo del caso, en el que culpa a un conflicto interétnico entre mayangnas y miskitos, con el fin de “distorsionar los intereses de los pobladores y los intereses económicos subyacentes de Minas Gerais. en estos territorios ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *