Mar. Ene 18th, 2022
El agotador día de una enfermera en la sala de UCI

Los médicos y enfermeras que aún trabajan en este hospital contabilizaron 6 muertes solo en la última semana.

Una enfermera del Hospital Monte España, que desertó recientemente, mantuvo una relación con Nicaragua investiga el trabajo “complejo” de los trabajadores de la salud frente a la crisis de salud, ya que muchas veces la falta de condiciones y el número limitado de trabajadores de salud aumentan el cansancio y la pérdida física de los trabajadores de salud, quienes realizan una ardua tarea frente al COVID -19.

Pero no solo el cansancio, ya que las salas de emergencia respiratoria y la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en ocasiones carecen de condiciones como la precariedad del aire acondicionado y un reducido número de enfermeras para atender a más de una decena de pacientes, el trabajo cambia a 24 horas. .

Y si bien muchas personas enfatizan la labor de los médicos, que es fundamental en tiempos de pandemia, tanto el personal de enfermería como el personal de limpieza también tienen su reconocimiento en la labor hospitalaria. Según el relato de esta enfermera, él y sus compañeros debían llevar un traje de protección especial, que les cubría de la cabeza a los pies, y que debían llevar hasta el final de la jornada de trabajo.

Más de 100 muertos presuntamente por COVID-19 en Sermesa en tan solo 15 días

Este atuendo especial para el cuidado de pacientes con COVID-19 hace que la persona sude incontrolablemente en interiores, ya que cuidar a los enfermos requiere pasar de una camilla a otra, bañar a los pacientes, alimentarlos, moverlos de su posición en la cama, administrar medicamentos y tomar los signos vitales de todos.

Incluso los pacientes que usan pañales desechables deben recibir más atención por parte del personal de enfermería de guardia, así como cambiar la ropa de cama, y ​​en el caso de aquellos con bajo contenido de oxígeno, no deben ser retirados de su lugar. «tu baño en la cama».

“En mi caso, pasé 24 horas sin dormir, escribiendo a todos los pacientes, tomando muestras, tomando medicamentos y todo lo demás”, dijo.

La enfermera debe esperar hasta 24 horas después de ingresar al turno para volver a comer, volver a beber agua e incluso ir al baño, ya que no está permitido manipular el disfraz con el que trata al paciente con coronavirus.

“Estuvimos 24 horas sin comer ni beber. Teníamos que entrar con un buen desayuno y pasar un rato allí (UCI) “si queríamos ir al baño teníamos que aguantarnos”, describe la enfermera.

«Con la bóveda casi tapada», Minsa reclama muerto de COVID-19 que entregó equivocadamente

Y aunque lo real para atender a 15 enfermos y en condiciones estables son dos enfermeras, en ocasiones una persona «atendió de 15 a 20 pacientes» durante 24 horas en este hospital de la capital.

Era común ver a un paciente estable y pronto se volvieron críticos, dice la enfermera.

“Fue muy triste ver morir a tanta gente, algunos tenían demasiado miedo de estar solos y, aunque si querías estar ahí hablando, no podías por la cantidad de pacientes que ver”, recuerda la enfermera.

En el caso del área respiratoria, era común ver pacientes que pasaban de un estado delicado a un estado estable, lo que generaba buenas expectativas en su proceso de recuperación, sin embargo, en poco tiempo el paciente entró en una condición crítica y debió estarlo. trasladado a la UCI.

“Lo más triste fue con un paciente al que animé y le dije que sus tres hijos lo esperaban en casa. Luego me enteré de que había ingresado a la UCI, uno de sus hijos le envió una carta. Lo leí y fue el más devastador. En ese momento no podía llorar, pero cuando llegué a casa lloré ”, dijo.

La dramática despedida a un trabajador del hospital de Estelí que murió por covid19

A pesar del esfuerzo de los profesionales de la salud, el sacrificio y las largas jornadas laborales, muchos de sus pacientes mueren y otros siguen intubados en la UCI. La enfermera lamenta que, al ingresar a las áreas del COVID-19, no se vuelva a ver a la familia hasta la recuperación, de lo contrario se entrega el cuerpo del paciente en una caja sellada, la cual debe ser enterrada de inmediato.

Los médicos y enfermeras que aún laboran en este hospital, registraron solo en la última semana 4 muertes en el «área privada» (donde se atiende a los que pagan y no tienen seguro), y otros dos en el «área INSS» ( clientes del Instituto de Seguridad Social de Nicaragua).

Renuncias constantes del personal sanitario

Ante un escenario tan triste, cansado y repetitivo, muchos trabajadores de la salud deciden renunciar a pesar de la crisis económica que atraviesa el país.

Solo en este centro de salud se conoce que el 30% del personal de enfermería del área de internación renunció recientemente, y 30 enfermeras especializadas para atender la UCI COVID-19, UCI quirúrgica, UCI pediátrica, UCI intermedia, entre otras, ahora solo quedan siete , lo que se traduce en más jornadas de trabajo para quienes siguen dando lo mejor de sí en estas salas.

Seis de ocho hermanos mueren por COVID-19: El relato de una familia caraceña

“Por el momento, el hospital no tiene personal de enfermería de la UCI (…) y lo que se está haciendo ahora es llevar enfermeras de otras áreas -que no tienen el conocimiento- las están enviando allí para hacer el trabajo, que Es muy difícil ”, dijo nuestra fuente.

Según la experiencia de la enfermera, «el trabajo es más difícil» en el área de UCI, ya que los pacientes deben ser alimentados por sonda, los pacientes traqueostomizados deben ser atendidos, algunos con máscara no invasiva, otros con reservorio, otros intubados (más pacientes complejos), y además, estad atentos a la sedación, bombas de infusión, entre otros.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *