Vie. Abr 19th, 2024
El regreso de los talibanes socava la garantía de los derechos de las mujeres afganas
Hasta ahora, las mujeres afganas y partes de la comunidad internacional se han preguntado si el ascenso de los talibanes volverá a la opresión de las mujeres. Foto: La Hora / AP

El 15 de agosto, la mirada del mundo logró pasar de la pandemia Covid-19 a un nuevo evento mundial, los talibanes recuperaron el poder en Afganistán. Lo que representa un cambio en la política del país; Sin embargo, para las mujeres afganas, significa la posibilidad de un retorno a la opresión sistemática entre 1996 y 2001, cuando los talibanes gobernaron por última vez el país.

Este grupo, entre otras cosas, fue reconocido por la aplicación “extremista” de la ley islámica “sharia” vigente en Afganistán. Durante el período anterior del gobierno talibán, la interpretación de esta ley se caracterizó por ser más rígida para las mujeres que para los hombres, privándolas de derechos y libertades universales. Aunque solo ha pasado una semana desde el regreso al poder, las mujeres afganas y partes de la comunidad internacional se preguntan si el ascenso de los talibanes reanudará la opresión de los ciudadanos.




LA FIGURA DE LA MUJER BAJO EL DERECHO ISLÁMICO

El 17 de agosto, el portavoz talibán Zabihullah Mujahid hizo la primera declaración pública del grupo islamista; aquí, afirmó que se pretendía mantener los derechos de la mujer, incluido el derecho a la educación y al trabajo. “Permitiremos que las mujeres trabajen y estudien dentro de nuestra estructura”, dijo Mujahid.

En ese momento, el portavoz de los talibanes informó que se respetarían los derechos de las mujeres afganas a la educación y el trabajo. Foto: La Hora / AP

La Sharia se basa en una combinación de fuentes: el Corán (el texto central del Islam), las enseñanzas y la conducta del Profeta Muhammad y los pronunciamientos legales de los eruditos islámicos. Esta es la regulación que gobierna todos los aspectos de la vida musulmana, con influencias que van desde las oraciones hasta las formas de ayunar o dar a los pobres.

Una lectura simple parecería ser una iniciativa consistente para respetar los derechos «bajo la ley islámica»; Sin embargo, la última vez que los talibanes controlaron Afganistán, este mismo marco legal se utilizó para privar a las mujeres de su educación, sometiéndolas a violencia física y matrimonios forzados.

En 1998, el grupo islámico promulgó oficialmente la sharia como ley que prohibía la educación de niñas mayores de 8 años y reprimía la educación en el hogar. En ese momento, Human Rights Watch dijo que la discriminación era tan acumulativa que representaba una amenaza para la vida de las mujeres, donde las niñas se veían obligadas a casarse con los talibanes para estudiar. Una de las preocupaciones expresadas por las mujeres en Afganistán fue el acceso a la educación y la libertad de elección.

LA EDUCACIÓN SE HA LIMITADO A LAS MUJERES AFGANAS

Las restricciones a la educación no dependerán de la sharia en sí, sino de la interpretación que tenga para los talibanes. Arab News informó que la primera escuela primaria para niñas, Masturat School, abrió en Kabul en 1921 bajo el patrocinio de la reina Soraya, quien en 1926 fue nombrada Ministra de Educación. El legado de la reina a favor de las mujeres «adelantado a su tiempo» se retrasó con el ascenso del poder de los talibanes entre 1996 y 2021.

El 14 de noviembre de 2001, las fuerzas anti-talibanes apoyadas por Estados Unidos y otros países occidentales lograron escapar de los talibanes del país; con esto, culminaron 5 años de dominio religioso extremo. Más tarde, dos presidentes fueron elegidos democráticamente: Hamid Karzai y Ashraf Ghani, pero los años de atraso de las mujeres todavía se reflejaban en las evaluaciones de Afganistán.

Según un estudio de las Naciones Unidas y el Banco Mundial, citado por la BBC, la tasa de matrícula femenina se mantuvo en el 1% el año pasado. En 2013, 12 años después de la caída de los talibanes, solo 4 de cada 10,000,000 de niñas en el país asistían a la escuela, informaron medios internacionales.




UNA DEFICIENCIA EN BAJA LIBERTAD DE DESARROLLO

A pesar de las bajas tasas para las mujeres afganas, esos 20 años fuera del Talibán fueron una oportunidad para integrar a las mujeres en instituciones como Farkhunda Zahra Naderi, ex legisladora afgana y ahora representante en las Naciones Unidas.

Estar fuera del poder de los talibanes permitió la incursión de mujeres afganas en diversas instituciones de ese país, trabajando en diferentes áreas. Foto: La Hora / AP

«Mi mayor temor es que ahora están marginando a las mujeres que han trabajado en estos puestos de liderazgo, que han sido una voz fuerte contra los abusadores más poderosos, pero que también están trabajando con ellos para cambiar la situación en el terreno», dijo. en una entrevista con la cadena Bloomberg. «¿Quién quedará para hablar por las mujeres y defender los logros alcanzados en los últimos 20 años?» Preguntó el exfuncionario, agregando que solo una cuarta parte de la legislación afgana son mujeres.

El medio de comunicación Deutsche Welle (DW) informó que las mujeres que quieran trabajar no podrán hacerlo fuera de casa y sin la supervisión de un hombre. Solo las doctoras podían irse, ya que los afganos no podían ser tratados por médicos varones. Los mismos medios informaron que las mujeres bajo el régimen talibán no podían practicar deportes ni unirse a clubes. Ni siquiera podían conducir una motocicleta o una bicicleta, tenían autobuses separados para ellos. O pueden ser movilizados en taxi acompañados por el mahram o un acompañante masculino autorizado.

CONSIDERACIÓN DE LA ROPA Y EL VALOR DE UNA MUJER

Al igual que la educación de una mujer afgana, la vestimenta y la «limpieza» se dejan a la interpretación de la sharia. Ignacio Gutiérrez de Terán, director del Departamento de Estudios Árabes e Islámicos y Estudios Orientales de la Universidad Autónoma de Madrid, explicó a BBC Mundo que la ley islámica tradicional contempla la “vergüenza” para hombres y mujeres. Sin embargo, dijo que se trata de «códigos tribales», propios de un pacto que beneficia al hombre.

“En la sharia que desarrollaron los talibanes también pesan los códigos tribales de los pastunes (grupo etnolingüístico), que son sobre todo patriarcales, y por eso las mujeres están tan relegadas allí”, dijo a la cadena de noticias.

Según el experto en algunos países musulmanes, las mujeres entienden que vestirse con modestia es cubrirse la cabeza o el rostro con un velo, pero en una interpretación literal y extrema significa la obligación de llevar el burka, una prenda que cubre a la mujer de la cabeza a los pies. con una pequeña hendidura a la altura de los ojos.




CASTIGO PARA LA MUJER QUE VIOLA

Durante el régimen talibán, la falta de burka se castigaba con latigazos o insultos públicos. Por otro lado, una mujer acusada de adulterio puede ser lapidada en una plaza pública. La Sharia divide los delitos en delitos hadd, delitos graves con penas establecidas; y delitos de tazir, donde el castigo queda a discreción del juez. Los delitos hadd incluyen el adulterio, que puede conllevar la pena de muerte por lapidación sin siquiera probar el hecho.

“La sharia, en sus formas más violentas, se aplicó en todas partes, con ejecuciones públicas, lapidación y azotes. Las mujeres solo se aventuraban a salir si tenían el permiso por escrito de los hombres y, por supuesto, tenían que usar el omnipresente burka ”, dijo John Simpson, corresponsal en Afganistán durante el régimen talibán.

¿CÓMO HA SIDO ESTA SEMANA DESDE EL DOMINIO DEL TALIBÁN?

Durante los primeros dos días después de que los talibanes asumieron el poder, el grupo islamista permaneció en silencio mientras los ciudadanos afganos intentaban huir del país por vía aérea, y los que permanecieron documentaron su preocupación y la publicaron en las redes sociales. Fue hasta el 17 de agosto que el portavoz talibán habló públicamente y reiteró el deseo del grupo de respetar los derechos de las mujeres.

Sin embargo, las mujeres afganas han observado comportamientos que parecen reafirmar la ideología talibán. Desde el primer día, los ciudadanos documentaron cómo los talibanes pintaban imágenes de modelos femeninas fuera de sus tiendas, mostrando sus rostros, sonrisas y ropa diferente al burka. El comunicador de Tolo News, Lotfullah Najafizada, compartió una de estas fotos.

Estados Unidos, junto con otros países, expresó su preocupación por la difícil situación que enfrentan las niñas y mujeres en Afganistán. Foto: La Hora / AP

Por otro lado, durante dos días las mujeres se abstuvieron de aparecer en los medios, hasta que el martes Tolo News reintegró a las mujeres en el canal. Miraqa Popal, directora del medio, tuiteó: «Hoy reanudamos nuestra transmisión con presentadores». En cualquier caso, la agenda de los principales medios de comunicación es cubrir el regreso de los talibanes con pocas preguntas al respecto y una ola «casual» de comentarios favorables al grupo islámico.

¿QUÉ DICEN LAS MUJERES?

La BBC informó sobre la historia de una joven afgana que decidió no ser identificada; describió la ciudad como silenciosa, donde «los talibanes gobiernan la ciudad y todos están en casa». “Tenía muchos planes para mi futuro, pero ahora no puedo ir a trabajar ni a la universidad. No sé cómo será nuestro futuro. Me hizo perder la esperanza. Estoy buscando una salida de Afganistán porque no hay esperanza para las mujeres ”, dijo a la cadena.

Otros temen por sus vidas, como Lailuma Salid, el único periodista afgano en Bruselas, Bélgica, que en una conferencia de prensa de la Unión Europea (UE) imploró entre lágrimas «no reconozcan a los talibanes». Lailuma destacó que como mujer veía el país y “sobre todo las mujeres, se encuentran en una situación terrible y difícil”.

“Han pasado 20 años desde que la Unión Europea y todos los países pusieron las cosas en su sitio y ahora nos devuelven al mismo rumbo de 1996. Condiciones. No queremos volver y queremos seguir adelante. ¡Por favor, por favor! ”, Dijo Josep Borrel, representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

Cientos de personas se reunieron frente al aeropuerto internacional de Kabul, Afganistán, el martes 17 de agosto de 2021. Foto: La Hora / AP.