Jue. Jun 20th, 2024
El SIB tiene más de 75 años y destaca los desafíos en tres pilares principales
La Superintendencia de Bancos celebra el próximo jueves 75 años de existencia. Foto: SIB

Establecida el 2 de septiembre de 1946 en el sistema bancario nacional, la Superintendencia de Bancos (SIB), cumplirá mañana 75 años de existencia. Ahora supervisa hasta 17 bancos, finanzas, depósitos, compañías de seguros, Banco de Guatemala, entre otras instituciones, y persisten desafíos, dijo la Superintendencia.

La SIB manifestó que su estructura organizativa estaba compuesta por la Superintendencia y cuatro secciones principales: Auditoría, Estadísticas, Legal y Secretaría General-Archivo.

En ese momento, su desempeño se limitó a la inspección de cinco instituciones bancarias: Crédito Hipotecario Nacional; ex Banco Central de Guatemala; Bank of the West, Bank of London y Bank Lippmann and Co.

Al principio, la plantilla de la institución estaba formada por 17 miembros.

Actualmente, la SIB supervisa 17 bancos, Banco de Guatemala, 11 compañías financieras, 14 compañías de almacenamiento, 28 compañías de seguros, 3 casas de cambio, 4 entidades fuera del mercado, 8 casas de bolsa, 4 emisoras de tarjetas de crédito. Crédito, entre otros, a un total de 94 entidades supervisadas.

“En el año 2000, gracias al liderazgo mostrado por la Superintendencia de Bancos en sacar al país de la lista de países no cooperantes en la lucha contra el lavado de activos, este organismo supervisor se vio obligado a asumir el rol de Unidad de Inteligencia Financiera, logrando promulgar la Ley contra el Blanqueo de Capitales u Otros Activos en 2001 ”, destacó en una publicación aludiendo a su 75 aniversario.

Al mismo tiempo, mencionan que casi simultáneamente, como resultado de la reforma de la legislación financiera nacional en 2002, la Ley Orgánica del Banco de Guatemala, la Ley de Bancos y Agrupaciones Financieras, la Ley Monetaria y la Ley de Finanzas Se pasó la supervisión.


“Además, era necesario promulgar otras leyes consideradas complementarias, como la Ley de Actividad Aseguradora, finalmente aprobada en 2010”, resaltaron.

La Ley de Supervisión Financiera define a la Superintendencia de Bancos como un órgano eminentemente técnico de la Banca Central, que actúa bajo la dirección general del Consejo Monetario y que ejerce la supervisión e fiscalización de las entidades establecidas por ley u otro reglamento según se disponga.

LOS DESAFÍOS DE SIB ENUMERADOS EN LOS TRES PILARES ESTRATÉGICOS

En este sentido, explican que los principales desafíos de la Superintendencia de Bancos se centran actualmente en tres pilares estratégicos:

La primera, una supervisión efectiva con un marco legal y regulatorio moderno, de acuerdo con las mejores prácticas y estándares internacionales, a fin de promover que las entidades sujetas a su supervisión e fiscalización implementen prácticas adecuadas de gobierno corporativo y gestión de riesgos.


“En este contexto, la Superintendencia de Bancos aplica un enfoque de Supervisión Basada en Riesgo (SBR), que ha sido un referente para otros órganos de supervisión de la región, lo que ayuda a mantener la solidez del sistema financiero supervisado”, agregaron.

Por otro lado, promueven la estabilidad, modernización e innovación del sistema financiero y, en este punto, enfatizan que el supervisor y el regulador deben adaptarse a la nueva dinámica del sector financiero; considerando el uso intensivo de tecnología y la emergencia de la omnicanalidad en el sector bancario.

Esto, a su vez, implica la incorporación de nuevos actores no tradicionales en el sector financiero como la industria Fintech, que en términos generales se refiere a empresas emergentes que ofrecen servicios financieros específicos y empresas BigTech, que son empresas de tecnología global que se suman a su oferta actual de productos y servicios financieros, así como la mayor relevancia de los riesgos cibernéticos y el cambio climático


Finalmente, con el tercer pilar, se pretende prevenir el blanqueo de capitales u otros activos, el financiamiento del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva, en este sentido y con el propósito de contribuir a este tema, además de promover la legalidad. cambio, incorpora la generación de información e inteligencia estratégica que, junto con una inspección de riesgos de las Personas Obligadas, contribuye a la prevención y combate de estos delitos en el país.

La Superintendencia de Bancos manifestó que, a lo largo de sus 75 años de experiencia, se ha caracterizado por desarrollar sus actividades en base a los altos valores éticos y morales de su personal técnico, reconocido nacional e internacionalmente, con un enfoque profesional de calidad. , para cumplir con su misión de “promover la estabilidad y confianza del sistema financiero supervisado”.