Lun. Abr 22nd, 2024
Ahora, este grupo está listo para disolver las protestas que piden la renuncia del presidente Alejandro Giammattei y la procuradora general María Consuelo Porras. Foto por hora

Todas las manifestaciones contra Consuelo Porras y Alejandro Giammattei fueron pacíficas e involucraron a hombres y mujeres de todas las edades. Muchos ancianos y niños en armas que acompañan a sus madres se ven en estos ejercicios de ciudadanía que buscan acabar con la impunidad y que proliferan en todo el país. Pero el gobierno, valiéndose de los contactos que les dejó Jimmy Morales, logró movilizar a los comerciantes del mercado, sobre todo de La Terminal, para convertirlos en un grupo antidisturbios ahora que armados con garrotes, como les dijo Álvaro Arzú Irigoyen que actuaran, ya se fueron en la calle. calles con la intención de golpear a quienes se manifiestan pacíficamente contra la corrupción.

En todas partes hay «líderes» que se venden al mejor postor y entre los inquilinos su influencia se ve desde el gobierno anterior, cuando eran los únicos que marchaban abiertamente por las calles defendiendo al régimen corrupto. Pero ahora las cosas van en otra dirección porque no solo se acordó el apoyo al gobierno de Giammattei, sino que se encargan de agredir violentamente a quienes cuestionan la situación que vivimos en el país y buscan la renuncia de los responsables. por excesos.

No les importa poner al país en el camino de una guerra civil, otro conflicto armado, porque, como hemos dicho, lo que está en juego es grande para ellos. Mucho más que encarcelamiento, lo que no pueden arriesgarse a perder es la cantidad de sobornos que les dieron los rusos y que, como ya hemos dicho, debe ser mucho mayor que el de los españoles a Pérez Molina porque lo que negocian es mucho más y la celeridad. con el que el Puerto de Santo Tomás está lidiando con el caso, además del sólido apoyo que reciben de los Ministros de Economía y Energía y Minas, confirma plenamente que estamos en medio de un mega acuerdo.

Por supuesto, la Fiscalía no va a averiguar quiénes son los instigadores de la violencia que ayer no se materializó por casualidad, porque los manifestantes ya se habían trasladado al Congreso cuando llegaron los que los iban a disolver. En las redes circula información sobre cómo altos funcionarios y jefes reales del Pacto contra la Corrupción negociaron a plena luz del día con los líderes de los vendedores de La Terminal para contratarlos como la fuerza de huelga que el gobierno necesita para defenderse de los manifestantes que actúan pacíficamente que piden los despidos de Porras y Giammattei.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *