Mié. Jun 12th, 2024

El año 2022 marcó un hecho sin precedentes en el territorio santiagueño. 22 integrantes de la comunidad LGBTIQ+ lograron terminar sus estudios secundarios gracias a la ayuda de un programa educativo. Las egresadas habían sido exclusidas del sistema por la discriminación que sufrieron en la adolescencia. Hoy, tienen entre 30 y 50 años.

El Plan de finalización de estudios (Plan FinEs) the abrió las puertas para transitar un nuevo camino e iniciar la etapa terciaria y universitaria. Asimismo, la posibilidad de acceder a la copa de las ofertas del mercado laboral.

Se trata de un programa, diseñado en 2006, impulsado por el gobierno de la provincia como una política educativa tendiente a crear oportunidades de egreso e ingreso en las trayectorias del nivel primario y secundario para jóvenes y adultos.

«Tras años de postgación, usted es el primero en encontrar en el Norte argentino que un número importante de integrantes de esta comunidad puede salir y tener su título secundario. Desde su implementación en Santiago del Estero, pueden sus posibilidades laborales o continuar con su formación académica en carreras terciarias o de grado”, define Carola Chaparro, referente jurisdiccional del plan FinEs, en diálogo con Clarín.




Santiago del Estero. Carola Chaparro, coordinadora Plan Multas

Y cuestiona: «Sin embargo, no es un dato menor el hecho de que parte de los integrantes de la comunidad trans necesitamos seguir ejerciendo la prostitución como medio de sustento. Sigue costando su inserción en un entorno laboral lo cual las obligaba a trabajar en la noche con las consecuencias que eso acarrea: maltratos, abusos e, incluso, disminución en la expectativa de vida”.

Tal como muestran las estadísticas en Argentina, la discriminación es una realidad que vulnera derechos y Santiago del Estero no escapa a este escenario. “Se ne trabajando de manera constante en la implementación de políticas de inclusión. ¿Cómo? Con la creación de una dirección de género mediante la que bajan lineamientos que redundantes en acciones que benefician al sector”, insiste Chaparro.

«Si bien Santiago del Estero es una provincia muy conservadora de a poco se va cambiando y nos estan dando mas lugar en la sociedad. Se debe a la lucha de todas para que esto vaya cambiando”, asumió a coro las 22 egresadas.

muy historico

Empeño, esfuerzo y dedicación son los ingredientes que resumen esta odisea. Si bien pierde uno ante diferentes instituciones educativas, compare el mismo acto de colación con la consigna de visibilizar el logro y fomentar a otras chicas.

melodía del valle (44) transitó una infancia tormentosa y en conflicto con su sexualidad. A los 5 años comprendió que no se definió como hombre porque se sentía cómoda jugando con las niñas, compartiendo pritas, juguetes y juegos femeninos.

No pudo terminar el secundario en tiempo y forma porque era víctima de bullying en el curso, en los recreo y, sobre todo, en el baño. Para evitar acosos y las burlas de sus compañeros, prefería ir al baño durante la clase. «El preceptor me dijo que eso me pasaba porque no me comportaba como hombre», recuerda.

Melody Del Valle (44) por abandonar y salir del secundario este año con ayuda del plan Fines


Melody Del Valle (44) por abandonar y salir del secundario este año con ayuda del plan Fines

“Ante tanto rechazo, sufrí mucho. Incluso, padecí hostigamiento social hasta para buscar un empleo. Entonces, con mucho temor, a los 17 años me dediqué al trabajo sexual”, cuenta, en diálogo con Clarín.

«Me asumí como una chica trans ante mi madre a mis 18. Lloré mucho porque la estaba desilusionado como hijo, pero ya lo sabía. Solo le enojaba que no haya confiado en ella y andara en la calle haciendo cosas que no debía. Thought me iba a echar de la casa, pero no fue así. Siempre me defendió ante quienes no estaban de acuerdo con mi autopercepción«, resumen.

15 de julio de 2022 en la historia. Logró complete sus estudios secundarios en el colegio secundario nocturno Primera Junta con el Plan FinEs. Su desempeño académico lo convirtió en portadora de la bandera argentina durante el acto de colación.

”Aproveché la oportunidad y puse todo de mí para superarme. Hoy, me siento empoderada con una Ley de Identidad de Género que se tragó mi autopercepción. Estoy en una práctica como acompañante terapéutica y seguiré en el sector de la salud”, se complace.

Golpes y burlas

Mía Leguizamón (29) Empezó a descubrir su identidad a los 4 años. “En el jardín me gustaron mis compañeros. Aún no tenía una definición, sólo sabía que me gustaban los niños”, para definir.

«En casa nadie sabía nada. Recién pude contarlo a los 16, cuando commencé con mi transición como mujer trans. El único apoyo que tuve desde siempre fue el de mi hermana. Al tiempo, pude hablarlo con mi madre. Costó porque es muy conservadora , pero logré ganarme su respeto”, la cuenta a Clarín.

Mía Leguizamón (29) se retiró de la secundaria este año con ayuda del plan Fines


Mía Leguizamón (29) se retiró de la secundaria este año con ayuda del plan Fines

Padeció y naturalizó las burlas de sus pares en la secundaria porque todas sus amistades eran mujeres. “Nunca me junté con varones”, dice. The habían prohibido asistir a la institución con pelo largo y uñas pintadas. “No podía ser quien yo deseaba. Todo lo reprimido lo descargaba con violencia”describir.

Luego, la cambiaron a una escuela exclusiva para varones donde sufrieron golpes y más burlas. “Todos se alejaban de mí como si tuvieran una fermedad contagiosa. Antes de salir del colegio secundario, un compañero del mismo curso me amenazó con un arma de fuego. fue el limite. Abandonado el colegio para dedicarme al trabajo sexual con tal solo 17 años”, recuerda.

Rubí Gómez, coordinadora de la Asociación de travestis, transgénero y transexuales de la Argentina (ATTTA), fue una de las primeras personas que me inspiró y animó a terminar la segunda. Gracias a la ley de identidad de género resetéame en el sistema educativo con mi identidad autopercibida”, enfatiza.

¿Qué tiene la Mía de hoy? “Creo que lo único que me hizo falta era valentía porque siendo la misma persona de mini niñez, solo que más fuerte. Mi meta es seguir estudiando y ser una profesional”, confiesa. Desde entonces, repite un mantra: Nunca volveré a permitir que me corten las alas.

Natalia Castaño (43) asumió su identidad a temprana edad, pero todo fue cuesta arriba. «Te voy a matar a tiros porque sos una vergüenza», el gritó un chico en moto cuando caminaba por la calle. «Si miro hacia atrás, veo a una mujer atrapada en un cuerpo de hombrea una persona sumisa que callaba por miedo”, lamentó.

Pero hoy se autopercibe en femenino y empoderada. El glamour y los bailes en los corsos de su provincia fueron sus salvatajes. «Me capacity en todo lo que estaba a mi alcance para salir adelante ante una comunidad tan discriminatoria. Hoy, puedo demostrarle a esta sociedad que no solo somos chicas de la noche sino que podemos tener una profesión y un trabajo honrado”, afirma, en diálogo con Clarín.

Natalia Castaño (43) se retiró de la secundaria este año con ayuda del plan Fines


Natalia Castaño (43) se retiró de la secundaria este año con ayuda del plan Fines

Hace poco termino un curso de industria del hogar y este año, con mucho esfuerzo y sacrificio, cumplió su mayor anhelo: finalizar el secundario en la escuela bachillerato Perito Moreno Número 1. Una etapa que había postergado colgante de años por las sistemáticas burlas y el hostigamiento que recibió.

“Fue el día más feliz de mi vida. Me dieron una medalla por mejor promedio, porte la bandera de mi provincia y también me entregaron una medalla del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología”, recordó. Además, ganó una beca de estudio en el área de acompañante terapéutica.

Todas integran una pieza valiosa de la historia que ayuda a traccionar nuevos cambios. Romper barreras para abrazar la igualdad de oportunidades.

MEDIO