Mar. Jul 16th, 2024
'Escribes influenciado por las cosas que lees y las adaptas a tu propia experiencia'

El escritor mexicano, que presentó la novela La puerta del círculo polar ártico en la reciente Feria Internacional del Libro de Panamá, nos cuenta su experiencia como escritor latino en Estados Unidos.

Su amor por las letras comienza a los 13 años, ya que quería ser poeta; actualmente, si. Sin embargo, el destino había diseñado otro género literario, la novela. Juvenal Acosta (México, 1961) autor de cinco novelas, tres de ellas publicadas por la editorial Tusquets que integran la trilogía negra: O cazador de tatuajes (1998), Violent Velvet (2003) y A hora ciega (2003); Además de Tenebroso, el Ultimo inmortal (2016) y La Puerta del Círculo Polar Arctic (2021), ambos de la editorial Planeta, asegura que su mayor satisfacción es escribir libros con dramas terribles y emociones profundas, como el dolor y la tragedia. “Escribes influenciado por las cosas que lees, bebes la sangre de los escritores que lees y luego las adaptas a tu propia experiencia”, detalla. Acosta, que vive en Estados Unidos desde 1986, es profesor de literatura en el California College of the Arts en Oakland. En entrevista con La Estrella de Panamá, el autor mexicano nos cuenta sobre el lanzamiento de la novela La Puerta del Círculo Ártico en la reciente Feria Internacional del Libro de Panamá y sobre su experiencia como escritor latino en Estados Unidos.

¿Por qué son necesarias las ferias de literatura en América Latina?

Ayudan a promover la lectura. De esta forma, el lector puede acercarse a autores que ya conoce y descubrir nuevos autores. En todos los países donde se realizan ferias de literatura, el impacto ha sido positivo en las personas, ya que esto las anima a leer para adquirir nuevos conocimientos en su vida personal.

¿Desde cuándo participa en la Feria Internacional del Libro de Panamá?

Fui a Panamá por primera vez como invitada del Festival Panamá Negro 2017. Para mí fue una experiencia muy gratificante, conocí personalmente a varios poetas, entre ellos Mónica Miguel, con quien he mantenido una gran amistad desde entonces. Lamento mucho no poder asistir en persona este año y agradezco la invitación y oportunidad de estar en contacto con el público de Panamá.

¿Cómo te iniciaste en la literatura? ¿Qué te inspiró a aventurarte en el romance?

Fue poesía. Siempre quise ser poeta, aunque escribí poesía, el destino me preparó otro género. No fue hasta los 35 que comencé a escribir novelas. En algún momento tuve la necesidad de contar una historia que se prolongó hasta que descubrí que lo que había escrito después de un mes era una novela El cazador de tatuajes, que llegó de manera muy espontánea, casi involuntaria, pero fue un momento muy importante en mi vida. lo que también me sedujo y me causó un gran placer y me hizo adicto a la experiencia de la escritura duradera. Ahora, con mi quinta novela, descubro que lo que sucedió hace 25 años fue realmente un regalo del destino.

‘La puerta al círculo polar ártico’ es tu quinta novela, ¿qué la hace diferente de tus otras obras?

En primer lugar, las demás son una trilogía negra, es decir, una serie de novelas filosóficas con ideas y temas muy oscuros, novelas muy sexuales y pesimistas. En el caso de la cuarta novela, Dark, the Last Immortal es una sátira sobre el género literario de una novela de vampiros, con humor negro, pero también funciona como una metáfora importante para nuestro tiempo. La temática de esta novela no se refiere al sexo como las demás, sino que incursiona en aspectos muy contemporáneos que nos preocupan mucho, como el cambio climático, la violencia contra las mujeres en nuestras regiones.

‘La puerta del círculo polar ártico’, ¿qué tan cerca de nuestra realidad?

Se sitúa en un momento muy presente, aunque la historia se remonta a los años 60. Es una novela que aparece en el año 2015-16 y se desarrolla principalmente en México, Estados Unidos y Escandinavia.

Si pudieras hacer que cualquiera de tus libros trascienda el tiempo, ¿cuál sería?

Todos los escritores, los artistas en general, aspiran a la trascendencia y permanencia en el tiempo. Escribir es una forma de comunicar cosas importantes a nuestros seres queridos y lectores para que nuestras ideas trasciendan y permanezcan a través de ellos. Si quería que alguno de mis libros trascendiera y permaneciera en el tiempo es una cuestión muy difícil, porque me gustan todos mis libros.

Actualmente vives en los Estados Unidos, ¿qué te ha dado este país que no obtuviste en México?

Acceso a muchas cosas. Acceso a una obra relacionada con la literatura. Actualmente trabajo en una Universidad de California enseñando literatura e incluso pude hacer un doctorado, algo que posiblemente no hubiera hecho en México. Me las arreglé para que se publicara en las principales editoriales como City Lights Books en San Francisco. También pude viajar y conocer a personas muy importantes en mi vida, incluida mi esposa, con quien tengo un hijo nacido en Estados Unidos. No sé cómo hubiera sido mi vida en México y no quiero especular. Creo que gracias a mi experiencia pude ser novelista. Si fue novelista o no mientras estuvo en México es una pregunta para mí, una pregunta para la que no tengo respuesta.

¿Por qué eligió el autor escribir novelas policiales con temas muy oscuros y trilogías relacionadas con monstruos?

Digamos que es el modo de escritura con el que más me identifico. Es el tono de mi voz, el tono de mi mirada, la tinta de mi pluma, estas son las cosas que me llaman y me interesan más urgentemente como lectora y como escritora. Para mí, los libros que más me satisfacen como lector son libros en los que hay dramas terribles como crímenes, emociones profundas como dolor, sufrimiento, tragedia. No creo que haya ningún libro feliz que sea bueno, siento que la gran mayoría de los libros que quedan en la literatura son dramas donde el ser humano experimenta un dolor profundo y de alguna manera lucha contra algo adverso y rara vez sale triunfante de estos desafíos. . Pero escribes influenciado por las cosas que lees, bebes la sangre (como describí en algún momento) de los escritores que lees, bebes la sangre de esas novelas y las adaptas a tu propia experiencia.

Para los que se adentran en el mundo de la literatura, ¿qué les diría?

Me parece que si alguien quiere escribir es un riesgo muy grande tener que calcularlo con cuidado, porque lamentablemente en América Latina no hay soporte para la literatura. No hay forma de ganarse la vida escribiendo. En Estados Unidos existe al menos el recurso didáctico porque hay muchos programas de creación literaria llenos de poetas y novelistas que se ganan la vida enseñando estos cursos. Pero si alguien quiere, adelante, sabiendo que será un proceso difícil e ingrato, y que también tendrás que afrontar todos los retos editoriales porque muy pocas personas son capaces de publicar lo que escriben.