Lun. Abr 22nd, 2024
Joaquín Barnoya analiza de forma exhaustiva el COVID-19, las variantes, la ivermectina ...
El epidemiólogo Joaquín Barnoya aborda varios temas relacionados con el COVID-19 y también la «mala gestión de la pandemia». Foto: La Hora.

En las últimas semanas, el país ha enfrentado un aumento de casos de Covid-19, debido a la presencia de otras variantes del coronavirus en el país. En este contexto, el epidemiólogo Joaquín Barnoya destacó la importancia de acelerar la inmunización general, facilitar el acceso a hisopos asequibles y de buena calidad y reforzar la atención individual, ante la ausencia de restricciones claras por parte de las autoridades y un Sistema de Salud colapsado.

Barnoya está actualmente en el comité Covid-19 del Hospital Herrera Llerandi. También centró sus esfuerzos en investigar el consumo de tabaco y la falta de legislación sobre el tema; así como sobre la calidad de la alimentación de los adolescentes de zonas rurales y urbanas, entre otros.

Sin embargo, en entrevista con La Hora, el profesional aborda el «mal manejo de la pandemia» y la urgente necesidad de restringir las medidas, en un contexto de «burnout» social donde muchas personas han perdido el miedo al virus y han dejado atrás el uso. de la máscara. Además, enfatizó que lo importante es que, con o sin la variante Delta, las vacunas son efectivas para prevenir la muerte y enfermedades graves.

LH: ¿Qué sabemos sobre la nueva variante Lambda y la velocidad de transmisión del Covid-19?

Joaquín Barnoya: Hay variantes de preocupación y variantes de interés. La variedad Lambda es una variante de interés; es decir, aún se está evaluando su transmisibilidad y mortalidad. Apareció en Perú a fines del año pasado y se ha encontrado en varios países, incluidos Estados Unidos y Guatemala. Por el contrario, la variante Delta es motivo de preocupación, ya que se considera que es hasta dos veces más contagiosa que la cepa SarsCov2 original.

Lo importante es que el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPAS) tuvo el interés y los recursos económicos para mapear estas variantes. El Dr. Eduardo Arathoon detectó estos casos en el laboratorio con pacientes de hospitales privados.

Es parte de la incapacidad del MSPAS para controlar la pandemia. Pero la Lambda no es nueva, ni la variante Delta, que lleva varios meses presente en Guatemala.

Una mujer recibe el resultado de una prueba de Covid-19. Foto La Hora / AP



LH: Dado el aumento de casos actuales, ¿qué nos puede decir sobre la situación en el ámbito privado?

JB: Esta es una pandemia variante de Delta, con poca capacidad para identificarla. El Dr. Arathoon ha publicado datos, pero si miras hacia atrás, desde mediados de julio, cuando los casos se dispararon debido a la transmisibilidad, esta ya era una variante de Delta. Es bastante obvio porque es dos veces más transferible que el original. En principio, por cada infectado, teníamos 2 infectados. Ahora, sube de 5 a 9 infectados.

Esto se refleja en los hospitales públicos y privados, con una carga sobre la ocupación hospitalaria. En general, vemos que al paciente vacunado le va mucho mejor.

LH: ¿Cómo responde el paciente vacunado con la variante Delta en el hospital?

Hasta ahora, los datos indican que la vacuna es muy buena para prevenir enfermedades graves y la mortalidad. Siempre habrá algunos casos, como mínimo, de personas vacunadas que acaben en el hospital. El resultado final es: con o sin la variante Delta, las vacunas son eficaces para prevenir la muerte y enfermedades graves.

LH: Las antivacunas han penetrado en la población rural y urbana. ¿Cómo convencer a estos grupos?

JB: El problema comienza con la mala estrategia de comunicación sobre; cómo funcionan, su eficacia y el beneficio social de la vacunación. Quiero decir: me protejo porque no quiero enfermarme, pero tampoco quiero enfermar a otros. Por tanto, la vacunación no debe verse como un acto individual, sino como una protección social.

La vacunación contra Covid-19 es una de las claves contra la variante Delta. Foto La Hora / AP

LH: ¿Cuánto nos protegen las vacunas (según las marcas) contra estas variantes?

JB: La evidencia es que todos trabajan contra estas variantes para prevenir la muerte y enfermedades graves. Gradualmente, la evidencia llega y usted aprende cómo funciona la combinación de tipos de vacunas. Lo importante es que todos comiencen con un calendario de vacunación, sin importar el tipo.

LH: A medida que llegan las vacunas y otros países sugieren una tercera dosis, ¿qué medidas sugiere o qué cambiaría para prevenir la marea alta de infecciones?

JB: Identifico cuatro problemas: Primero, una población con cobertura insuficiente de esquemas de vacunación completos (por debajo del 10%). En segundo lugar, carecemos de restricciones claras y precisas sobre la movilidad y la distancia social. En tercer lugar, tenemos agotamiento social. Las personas perdieron el miedo al virus, dejaron de usar una máscara, estuvieran vacunadas o no. Por tanto, es necesario reforzar el mensaje de la importancia de llevar una máscara.

Cuarto: Debe garantizarse la disponibilidad, calidad y asequibilidad de las baciloscopias. Aquí incluyo laboratorios privados, con reglas claras. Se supone que las pruebas no se pueden realizar en casa. Hay muchos casos de falsos positivos y falsos negativos. Esto debe ser monitoreado por MSPAS.

Se han autorizado varios puestos de vacunación para promover la inmunización contra COVID-19, pero algunos centros han enfrentado dificultades como falta de dosis o fallas en el sistema de registro. Foto La Hora / José Orozco



LH: Con los niños, ¿cuál sería la recomendación para las infecciones y el regreso a la escuela?

JB: Debemos asegurarnos de que la mayoría de la población en riesgo esté completamente vacunada. Incluye a todo el equipo con estrategias de distanciamiento, límites de capacidad, mascarillas y uso de gel. Es cierto que esto suena muy bien en los colegios privados, pero en los establecimientos públicos es más complicado. La falta de agua es una limitación terrible.

Con los niños se destaca la escuela, pero se nos olvida que se siguen organizando las primeras comuniones y cumpleaños, fuente de contagio. Por supuesto que no es solo la escuela, es la academia, etc. Debe abordarse como una estrategia integral.

LH: En el mapa de grupos de edad positivos, el aumento de infecciones en los jóvenes se ha disparado. ¿Cuáles son tus proyecciones?

JB: Es por la variante Delta, las reuniones y también el grupo de edad que aún no ha sido vacunado. Por tanto, la pandemia y sus comorbilidades están disminuyendo en los grupos de edad más jóvenes. Los que tienen mayor riesgo están cubiertos, pero aún no hemos alcanzado los límites necesarios para lograr la inmunidad y que la curva comience a descender.

Pero no se trata solo de vacunar. El esquema de cada persona tarda de 1 a 3 meses en completarse. Incluso hay un período de 5 a 12 semanas para estar completamente protegido.

Esto solo refuerza la necesidad de medidas de distancia social, límites de capacidad y si existe la necesidad de ampliar el toque de queda. Por el número de casos, debe ser evaluado. Estoy de acuerdo en que esto afecta las condiciones económicas de muchas personas, pero es necesario actuar. El sistema de salud ya colapsó.

El epidemiólogo Joaquín Barnoya conversó extensamente con La Hora sobre el tema de la pandemia. Foto por hora

LH: La FDA ha emitido una advertencia sobre el uso excesivo de ivermectina, un fármaco que se aplica a caballos y ganado, en casos de pacientes que se automedican. Sin embargo, el MSPAS lo incluye en el botiquín de primeros auxilios, al igual que otros médicos privados. ¿Qué te parece?

JB: En primer lugar, enfatizo que la declaración de la FDA tiene que ver con la alta concentración de ivermectina de efectos adversos que se usa para tratar a los caballos con infecciones.

Lo importante es que la ivermectina está aprobada para que los humanos traten parásitos. Continúa la discusión sobre su eficacia. La evidencia no es suficiente para recomendar su uso, pero tampoco para dejar de usarlo. Los estudios son pequeños, lo importante es no automedicarse. Una vez más, volvemos a la importancia de las pruebas, el diagnóstico precoz y el tratamiento médico.

LH: ¿Por qué se usa entonces?

JB: La evidencia no es convincente. El hecho es que hay muy pocos medicamentos aprobados para tratar Covid-19. Todo avanza tan rápido que no hay tiempo para hacer muchos estudios. La ivermectina en dosis humana se usa para tratar la ceguera de los ríos y otros parásitos. Desde salud pública, lo que dijo el presidente sobre este medicamento es una irresponsabilidad porque no hay datos.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *