Jue. Abr 18th, 2024
La impactante historia de un sobreviviente de COVID19

Fabián Barrera fue infectado con Covid19 por un empleado de su tienda. El impacto del virus fue tan severo que no podía caminar e incluso se comunicaba con una libreta.

Fabián Barrera, De 38 años, viajó con su familia a varias ciudades de Estados Unidos durante quince días. Podrían ser los últimos. Al regresar a Nicaragua, se enteró de que dos los trabajadores de una tienda que tenía en Managua estaban infectados con Covid19, uno murió por causas asociadas con el virus.

Barrera pasó 15 días en Estados Unidos. Las vacaciones fueron un éxito y su salud estaba bien. El hombre reanudó su rutina de trabajo, pero de repente el trabajador de su empresa le informó que estaba infectado con Covid19 y necesitaba su ayuda.

Recuerda que el 14 de agosto recibió una llamada de emergencia de su empleada que le dijo: “Me siento mal, toso mucho, me duele el pecho. Voy a una clínica ”. Esta persona era hipertensa, padecía una enfermedad cardíaca y tenía problemas de circulación; alguien muy vulnerable a Covid19.

Fabián llega a Estados Unidos. Cortesía
Asperguillus pulmonar, la nueva complicación de los pacientes con COVID-19

El dueño de la tienda llegó a la clínica privada alrededor de las 2 am para pagar parte de la factura del trabajador. Sin embargo, ese mismo día, comenzó a experimentar una sensación similar a una opresión en la parte inferior de su cuello y una tos leve e incómoda.

El trabajador, sabiendo que tenía Covid19 debido a los exámenes clínicos, sugirió al jefe por los primeros síntomas que presentó: «¿Por qué no te traen la placa y los exámenes?» El dueño del negocio siguió el consejo de su amigo, pero confió en sí mismo porque no se sintió tan mal y solo se hizo la radiografía, por eso la valoran en la clínica privada.

«Tengo bronquitis» pero no Covid19

“Los médicos me dicen que tengo bronquitis y me envían tratamiento para la bronquitis. Cuatro días después tengo más síntomas. Sudoración, más tos y me baja la presión ”, dice Barrera, quien pensó que mejoraría la prescripción para el diagnóstico que le dieron.

En la segunda cita en la clínica, se vuelve a tomar la radiografía de tórax porque su estado de salud se vio más afectado. Sin embargo, no se realizó ningún examen y los médicos no lo requirieron. Los médicos evalúan la placa y «me dicen que la bronquitis está mejorando», pero sus pulmones parecían más afectados.

Coraza de Fabián Barrera. Foto | Cortesía

Barrera empezó a sudar en exceso y en todo momento le preguntaba al médico por qué, a lo que él respondió sin más explicaciones «que es el virus el que ya está depurando tu cuerpo». Le recetan el mismo tratamiento que usó con otras pastillas para la tos, la fatiga y algunas vitaminas.

Se fue a casa y continuó el tratamiento. “Tres días después ya estoy peor y ahí es cuando reacciono ante la insistencia de mi hermano”, dice preocupado y decide someterse al PCR (Reacción en cadena de la polimerasa) en un hospital privado.

¿Cuál es la efectividad de los equipos de protección frente al COVID-19?

Perdió el andar y se comunicó con un cuaderno a través de Covi19.

Barrera se sometió a varios exámenes más en profundidad y PCR, lo que resultó en un valor alterado de 135. «Tengo infiltración de grado 5 en el pulmón», dice y comenta que su «calvario» comenzó porque el médico le dijo que se había «inflamado». pulmón».

“Cuando hago los exámenes y el chequeo médico, ya estoy cansado, la saturación de oxígeno era de 93, la tos es más fuerte, la sudoración es más fuerte y tengo dificultad para caminar”, dice y recuerda que el médico me aconsejó. para mantener oxígeno y antibióticos intravenosos con antiinflamatorios.

De igual forma expresa que la trabajadora de la salud le manifestó a su esposa, quien destaca que lo acompañó en todo momento, que debido al cuadro clínico que se veía debido a la información en un pulmón, se debía preparar para los días más duros de la enfermedad.

“Seré honesto contigo, tengo oxígeno a mano, salgo corriendo a averiguar cómo desinflar ese pulmón y luego descansar por completo. Si la saturación baja a 90, hay que hospitalizarlo, en ese momento llamó al 92-93 ”, dice.

“Es una odisea conseguir oxígeno para pacientes con COVID-19” en Nicaragua

“El día 13 me descompensé, porque (mi cuerpo) ya estaba en guerra con el virus, mi sistema inmunológico y el antibiótico. Mi saturación bajó a 84, estuve tres días con oxígeno ”, dice y confiesa que sintió que estaba a punto de perder la vida, pero afortunadamente se recuperó y no usó más oxígeno.

Explica que la afectación era tan fuerte que estaba cansado con solo caminar de la habitación al baño y debido al cansancio no podía hablar porque tenía ataques de tos. «Tenía que comunicarme con un cuaderno». Agrega que con el almuerzo se comió los tres platos y simplemente probó la comida, pero su esposa lo animó a comer.

En ese momento, Fabián Barrera Ya no escuchó las sugerencias de su amigo y comerciante, a quien identifica como Freddy Trejos Baldelomar porque tenía problemas de salud y estaba intubado en el Hospital Alemán de Nicaragua. Días después, no pudo continuar luchando contra el virus cuando un El paro cardíaco fue la causa de la muerte del hombre. 45 años.

Su familia se negó a darle la noticia para no afectarlo emocionalmente por el cariño que le tenían.

“Era una persona incondicional y honesta”, dice Fabián de su trabajador, a quien recuerda con mucho cariño.

Freddy Trejos Baldelomar, trabajador incondicional de Fabián, falleció por causas asociadas al nuevo coronavirus. Cortesía

«No priorizamos la vacunación«, Él dice.

Fabián Barrera reconoce ahora la importancia de priorizar la salud, en primer lugar, ya que estaba en Estados Unidos antes de infectarse con el virus y no quería aplicar la vacuna en una sola dosis llamada Johnson y Johnson. «No priorizamos la vacunación«, Él dice.

El hombre advierte que los médicos deben exigir que los pacientes, durante el tratamiento, se realicen una radiografía de tórax junto con todas las pruebas. “Que no se evalúen solo con película o examen, porque el tratamiento es incompleto y el paciente no recibe el tratamiento adecuado”, sugiere.

Asimismo, atribuye a “un milagro de Dios”, más el cuidado de su esposa, el hecho de que logró sobrevivir.