Lun. Abr 22nd, 2024
La tristeza de agosto y septiembre de 1954

Plaza publica

Buenas tardes amigos … Juan del Istmo no hablará hoy de política, ni de asuntos legales o económicos, mucho menos de temas superficiales o sonrientes, esos que surgen por sí mismos cuando hay alegría en el alma, y ​​la alegría está saliendo. de los labios. Porque se acerca la muerte. Y poco es cuando la muerte, al acecho, pone su voluntad inexorable sobre seres que nada dan a la familia, la comunidad o la República. Pero en este viaje, que ha durado varias semanas, lidera lo mejor y siembra un gran dolor de espinas. Y cuando hay mucho dolor, una conversación ruidosa en una plaza pública no es apropiada …

Primero fue Octavio Méndez Pereira, quien cayó un sábado por la mañana (14 de agosto de 1954), con el corazón cansado, ya cansado de cargar con tantos ideales.

Y esa muerte inesperada cuando el profesor estaba en medio de la batalla, nos hizo olvidar pequeños resentimientos. Porque desaparecen rápidamente cuando se impone la pena a los espíritus como reparación tácita, como arrepentimiento silencioso. ¡Qué golpe, y qué vacío, y qué grito de lágrimas sinceras! La Universidad, como a la vez, se quedó sin su decano y sin su número, y sin su guía constante y precisa para los grandes días. De repente, el país se quedó sin uno de sus hijos más ilustres. La cultura panameña se perdió en un solo segundo, en esas primeras horas de ese sábado siniestro, su campeona más valiente, su exponente más ilustre. Y los jóvenes, que siempre tienen grandes gestos, se echaron el cadáver al hombro y lo condujeron por un camino lleno de sol y tristeza, como diciendo a todos con orgullo: “La muerte nos lleva para siempre. Pero aquí estamos planteando más que su despojo físico, su grandeza, su idealismo, su afán de superación, su amor por la Universidad y por la patria del Istmo… ”.

Nota del editor: Este escrito fue publicado en el diario «El País» dirigido por Samuel Lewis Arango, el 8 de septiembre de 1954; en la columna titulada “Plaza Pública” que escribió el Dr. José Issac Fábrega bajo el seudónimo de Juan del Istmo. Fábrega, quien fue director de La Estrella de Panamá en la década de 1930. Durante su vida, fue un ejemplo de virtudes cívicas, un hombre público de integridad impecable, un educador dedicado, un promotor de la historia, las letras y la cultura nacional. Hizo relevantes aportes a la vida nacional como diputado de la Asamblea Nacional, ministro de Relaciones Exteriores y Educación, miembro de la Asamblea Constituyente que aprobó la Carta Constitucional de 1946, y profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá. . Además, fue miembro de la Academia de Idiomas de Panamá y de la Academia de Historia de Panamá, miembro correspondiente de la Real Academia Española y, con sus destacadas cualidades intelectuales, hizo importantes contribuciones al desarrollo del sentimiento de identidad nacional. Naciones Unidas lo nombró miembro del Comité por la Libertad de Prensa Mundial y, en 1948, fue candidato a la presidencia de la República. En esta nota captura la tristeza que oprimía a la sociedad panameña en la década de 1950, ante la repentina muerte de dos queridas figuras. El eterno rector magnífico de la Universidad de Panamá y protagonista de uno de los boleros más reconocidos en la historia de la música universal, “Historia de un Amor”.

Luego, con semanas de media (6 de septiembre de 1954), fue Mercedes Casanovas de Eleta. Y aunque Juan del Istmo no la conoció personalmente, conoce muchos detalles: veintisiete años de vida y virtudes y más virtudes en el alma. Una belleza de aspecto suave, contornos suaves, luz suave, como un amanecer que comienza. Una dulzura infinita. El sentimiento profundo y sagrado de ser mujer, ser esposa y ser madre. Una de esas formas inconscientes de ser femeninas que hacían que la gente dijera en los viejos tiempos: «¡Qué gran dama!» Y junto a todas esas virtudes, la fortuna, que tuvo y aceptó sin estridencias, con una clara sencillez cristiana. Y aún más, mucho más que la fortuna, el amor de un esposo, siempre lleno del sano orgullo de ser dueño de un ángel, y de unos pocos niños pequeños, y de un par de viejos nobles que tuvieron toda su vida absorbida y concentrado en él, es una fruta extraordinariamente hermosa.

Y un día, es decir, anteayer, cuando el tercer hijo acababa de salir del útero rumbo a la supuesta casa que ya comenzaba a tomar las formas de un robusto tronco panameño, la muerte al acecho llegó en un aspecto insólito de poliomielitis fulminante. , y tomó a la mujer excepcional, pues tuvo el placer de poner, en esa escena del súbito y cruel secuestro, toda una estela de trágicos rasgos negros.

Pero la muerte -es necesario aclarar- no quitó las virtudes, ni la memoria. Porque el recuerdo permanece para el marido como inspiración envolvente perpetua, y para los ancianos, que crearon y cultivaron este milagro de la mujer, como consuelo permanente. Y las virtudes quedarán para los niños. Que es mucho que decir. Porque Juan del Istmo ha escuchado tanto exclamar estos días: «¡Qué clase de niños ilustres deben ser los hijos de Merceditas Casanovas de Eleta …!»

La muerte existe desde hace varias semanas, no llega suavemente, sino en un golpe de tragedia. La muerte está esparciendo un gran dolor, porque en estos días está dispuesta a sacar lo mejor de ellos. Y cuando hay muerte y hay dolor, una conversación ruidosa en una plaza pública no es apropiada. Quédese quieto…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *