Lun. Abr 22nd, 2024
Las crisis se multiplican en Haití tras el asesinato del presidente
En esta foto de archivo, funcionarios del funeral del presidente Jovenel Moïse en Puerto Príncipe, Haití. Foto La Hora / AP / Joseph Odelyn.

En los casi dos meses transcurridos desde el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse, un devastador terremoto y una devastadora tormenta tropical han desviado la atención del público del crimen.

Agregando a esto la creciente inseguridad debido a la violencia de las pandillas, es comprensible que la investigación sobre la muerte de Moise esté desapareciendo rápidamente de la atención pública.

Incluso para quienes permanecen en el tema, está quedando claro que llevar al culpable ante la justicia será imposible en un país donde reina la impunidad. El hecho de que Moise no sea del agrado de una gran parte de la población tampoco ayuda.

El asesinato parece destinado a sumarse a una larga lista de crímenes sin resolver en Haití, como el del periodista Jean Dominique en 2000 o el del destacado abogado Monferrier Dorval el año pasado.

“La posibilidad de justicia para Jovenel es nula”, dijo Pierre Esperance, director ejecutivo de la Red Nacional para la Defensa de los Derechos Humanos, uno de los grupos de derechos humanos más destacados de Haití y miembro de la Federación Internacional de Derechos Humanos.

A pesar del pesimismo de Esperance, su grupo publicó un informe detallado sobre el asesinato del 7 de julio, según el cual un equipo de mercenarios colombianos irrumpió en la residencia privada del presidente en una colina sobre Puerto Príncipe, matando a Moise e hiriendo a su esposa.

El informe documenta el arresto de sospechosos hasta el momento, incluidos los responsables de la seguridad de Moïse. “Los autores intelectuales y materiales del asesinato contaron con el apoyo de al menos dos jefes de seguridad presidencial”, dice el informe.

Pero también sugiere que el primer ministro Ariel Henry, el fiscal general Rockefeller Vincent e incluso Martine Moise, la viuda del presidente, saben mucho más sobre el asesinato de lo que revelaron.

El grupo afirma que su informe se basó en notas tomadas por los magistrados de paz que llevaron a cabo la etapa inicial de la investigación y en conversaciones con los detenidos. Cuando se le preguntó sobre otras fuentes, Esperance no respondió.

El informe alega que el primer ministro tuvo varias conversaciones telefónicas, incluso en la mañana del asesinato, con Joseph Badio, un ex agente de la ley que ahora es el principal sospechoso del crimen. Cuando se le preguntó a Henry sobre Badio en una entrevista de radio reciente, dijo que lo conocía y lo defendía.

«La idea de defender públicamente al tipo es peculiar, y descartar totalmente la posibilidad de que estuviera involucrado es una obvia interferencia en la investigación», dijo Robert Fatton Jr., experto en Haití y profesor de ciencias políticas y relaciones exteriores. en la Universidad de Virginia. «Cuando el primer ministro dice que no tiene nada que ver con eso, es una señal para que otros no hablen de eso».

Henry ha dedicado gran parte de sus comentarios públicos recientemente a las operaciones de rescate tras el terremoto, pero el lunes aparentemente aludió a la crisis política.

«Todos los sectores deben unirse para llegar a un consenso», tuiteó Henry. «Por eso los invito a hablar para sacar al país del feo estancamiento en el que se encuentra, a hablar de las raíces de los problemas hasta llegar a un acuerdo que nos permita salir de esta crisis».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *