Lun. Abr 22nd, 2024
Lenguaje en el imaginario colectivo

El lenguaje feminista aspira a cambiar el paradigma patriarcal, porque las reglas del lenguaje son decisiones humanas. Para cambiar un paradigma, para ir en contra de los patriarcas de la Royal Academy, hay que ser irreverente



El lenguaje es un instrumento social que puede transformar la sociedad. Las diferentes sociedades visualizan la realidad de diferentes formas y la expresan a través del lenguaje. El lenguaje no solo nos permite hablar de cosas, también las hace suceder … crea realidades, nuevos imaginarios y discursos comunes. Podemos utilizarlo para cambiar paradigmas existentes que perjudican a las mujeres, como la superioridad de los hombres y su derecho a la vida o la muerte sobre las mujeres, que son mitos que terminan pareciendo una verdad siempre que se expresen de manera simbólica o explícita.

El imaginario colectivo es un concepto de las ciencias sociales acuñado en 1960 por Edgar Morin, que designa el conjunto de mitos y símbolos que funcionan como una “mente” social colectiva. Lo importante es que se manifiesta a través del lenguaje. Es como si un invento se convirtiera en un hábito. Es la percepción que tiene la sociedad de un grupo, respondiendo a estereotipos. Por ejemplo: que todos los islamistas son terroristas, o que todas las mujeres son débiles y todos los hombres son fuertes, percepciones que no siempre coinciden con la realidad.

Las imaginaciones colectivas utilizan estereotipos o ideas generalizadas de la realidad. Sin embargo, son temporales y se pueden cambiar. Corresponde al feminismo rescatar la palabra y enfrentar el poder patriarcal que domina a través de estos estereotipos. Es necesario deconstruir el imaginario colectivo existente y establecer un vocabulario común, reinterpretando ciertas palabras usurpadas por el poder patriarcal. El lenguaje debe servir a los intereses de todos los afectados, no a los dueños de los medios, ni a los poderosos, sino también a las mujeres, que son víctimas del paradigma actual y sufren múltiples formas de violencia; de personas con diferentes orientaciones sexuales; víctimas del racismo; y, finalmente, de todas las personas que pertenecen a grupos vulnerables por una u otra razón.

Implícita en el uso de la palabra está una experiencia sin palabras, pero que entra y se encuentra en el pensamiento. Una palabra empuja así hacia una nueva forma de pensar. El lenguaje es como un molde, no podemos imaginar nada fuera de la forma de pensar en la que estamos, nos dejamos guiar por el lenguaje y nos entretejimos en él.

El lenguaje feminista aspira a cambiar el paradigma patriarcal, porque las reglas del lenguaje son decisiones humanas. Para cambiar un paradigma, para ir en contra de los patriarcas de la Royal Academy, hay que ser irreverente, y las feministas lo somos. Como paradigma no se puede cambiar sin ir a contracorriente, el pensamiento feminista (el loco, amargo y resentido que algunos dicen que somos) propone un cambio de paradigma para recuperar la palabra y enfrentar el poder patriarcal. Creemos que tenemos este derecho porque somos la mitad de la población y la madre de la otra mitad.

La Real Academia considera que con el uso genérico de la gramatical masculina se consigue la máxima comunicación con el menor esfuerzo posible y que el masculino designa a todos los individuos de la especie. Bueno, si se trata de economía del lenguaje, se podría lograr el mismo resultado con el uso del femenino para designar a todos los individuos de la especie. Si se usa “femenino genérico”, los hombres protestan porque los están excluyendo. Algunos entienden la importancia de utilizar un lenguaje inclusivo; Otros argumentan que las mujeres no deben sentirse excluidas, ya que no se trata de prejuicios de género, sino del correcto uso del idioma que determina la Real Academia Española. Pero ignoran que la Real Academia Española fue creada en 1713 y solo después de 265 años tuvo como dueña a la primera mujer, cuando ya se habían establecido las reglas básicas de la lengua. Por tanto, reflejó en su normativa los usos dominantes de la sociedad patriarcal y sexista en el momento de su creación. En otras palabras, ellos mismos inventaron las reglas y quieren seguir aplicándolas porque se llaman a sí mismos «La Autoridad».

El uso de un lenguaje inclusivo por sí solo no acabará con las terribles desigualdades entre hombres y mujeres, pero contribuye a visibilizar nuestra existencia, nuestros aportes a todos los ámbitos de la acción humana, nuestra especificidad como ser humano y permite la formulación de políticas públicas, estadísticas, estrategias y planes de desarrollo con perspectiva de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *