Jue. Abr 18th, 2024
Los residentes de Luisiana dan la bienvenida a pequeños milagros después de Ida
Nathan Fabre, izquierda, y Shannon Lation registran su casa el domingo 5 de septiembre de 2021 en Lafitte, Louisiana, luego del huracán Ida. Foto: La Hora / AP

MARRERO, Luisiana, EE. UU. / AP

En medio de la terrible devastación causada por el huracán Ida, hubo al menos un rayo de luz el domingo en las afueras de Nueva Orleans: los feligreses vieron la luz regresar a su iglesia, lo que representa una pequeña mejora mientras los residentes de Luisiana intentaban regresar a la vida normal.

En el condado de Jefferson, el reverendo G. Amaldoss esperaba celebrar la misa en la iglesia católica de San Joaquín en el estacionamiento, que tenía ramas esparcidas. Pero cuando abrió las puertas de la iglesia el domingo, el santuario tenía las luces encendidas y decidió celebrar misa en el interior.

«Intervención divina», comentó Amaldoss, juntando las manos y mirando al cielo.

Después de que comenzó la misa, Amaldoss caminó por el pasillo de la iglesia con su túnica verde, con solo unas ocho personas esparcidas entre los bancos. Los asientos se llenaron con cajas donadas de pasta de dientes, champú y verduras enlatadas.

«Oramos por todas las personas cuyas vidas se han salvado y por todas las personas cuyas vidas se han perdido», dijo. «Debemos recordar a los hermanos y hermanas afectados por el viento y el agua».

A través de las ventanas de detrás del altar, más allá del pantano que contenía la iglesia, se veían las compuertas que salvan el edificio. El evangelio que se leyó fue la historia de Jesús devolviéndole la vista a un ciego, y las historias de milagros se repitieron en toda la pequeña iglesia.

Wynonia Lazaro estaba agradecida de que se hubiera restablecido la electricidad en su casa, donde las únicas víctimas de Ida eran árboles talados y tejas sueltas.

«Estamos muy bendecidos», comentó.

Se han atribuido al menos 16 muertes al huracán Ida en Louisiana, Mississippi y Alabama. En el noreste de Estados Unidos, los rastros de Ida provocaron lluvias récord y la muerte de al menos 50 personas desde Virginia hasta Connecticut.