Jue. Abr 18th, 2024
Margarita Martínez, la gacela colonial que brilló en los 70

Margarita se sintió feliz, eufórica. Fue la última vez que representó a su país y, una vez más, como en los viejos tiempos, volvió al podio.

Nunca podrás olvidar esto. Era 1974 en la capital Santo Domingo, y el cuarteto ístmico había colgado la medalla de plata en el poste 4×100.

“Fue maravilloso representar a mi país, fue lo más valioso que pude hacer como deportista”, nos dijo.

Margarita Martínez, la frágil velocista de Colón que brilló en las pistas nacionales e internacionales a principios de los 70, nos cuenta su historia.

¿Brillar? Sí, de hecho, y a su propia luz, pero es una historia que hay que contar porque se sabe muy poco sobre ella. Es solo la crónica de un deportista que pocos recuerdan y al que mucho le debe la historia del deporte panameño.

Aquí forma parte de la vida de Margarita Martínez, la gacela que un día del 2000 viajó a Estados Unidos para trabajar y que, a sus 67 años, sigue haciéndolo en la actualidad.

Nació para ser deportista

Margarita está convencida de que nació para ser deportista. Desde muy pequeño corría, saltaba y jugaba, aunque no recuerda si había algún deportista destacado en la familia.

“Empecé muy joven, cuando estaba en el colegio Pablo Arosemena, donde corría. Recuerdo que iba descalza porque no me gustaba correr con zapatos ”, dijo por teléfono desde su casa de Maryland. Sin embargo, su verdadera formación comenzó cuando ingresó al Colegio Rufo A. Garay, entonces ubicado en la Avenida del Frente en la ciudad. . de Colón, donde también practicó voleibol y baloncesto.

De allí pasó a la escuela profesional José Guardia Vega, donde fue observada por uno de los más grandes entrenadores que Panamá ha tenido, el profesor Henry Jones.

“No recuerdo la fecha exacta, pero el profesor Jones me reclutó después de verme ganar. Allí me gradué en 1971, pero en ese momento representé a la escuela en varios eventos ”, dijo. Sin embargo, las cosas no fueron tan fáciles, porque una cosa era formar parte de un equipo universitario y otra ser parte de una provincia.

Primero, fue necesario participar en varias competencias para representar a Colón en los campeonatos, que casi siempre se realizaban en el estadio Juan Demostenes Arosemena, de la capital.

“Entrenamos en Mariano Bula. En la parte de atrás había un sector donde teníamos que trabajar casi media hora con pesas, para fortalecer brazos y piernas, pero primero teníamos que correr por la ciudad y llegar al cementerio (Monte Esperança, Arco Iris) y regresar al estadio. «, recordó.

“Después de regresar, tuvimos que trabajar en los pesos y luego comenzamos a correr 25, 50, 75 y 100 metros, y para terminar tuvimos que correr otros 400 metros, pero relajados”, agregó.

los rieles afuera

La primera competición internacional en la que participó fue el ‘Encuentro Internacional de Atletismo’, celebrado en México en 1969 y en el que participaron delegaciones de Estados Unidos, Cuba, Panamá y México.

Fue una competencia previa a las carreras centroamericanas y caribeñas realizadas en Panamá, y en la que nuestro país encabezó una delegación de jóvenes competidores.

Margarita se llevó la medalla de bronce en los 100 metros, detrás de dos cubanos (L. Young y R. Martínez), y un tercer lugar en el relevo 4×100, además del quinto lugar en los 200 metros.

El ex corredor no recuerda este pasaje, pero Samuel Mowatt, entonces líder y delegado de atletismo panameño, publicó su reportaje en un diario local.

“En el sprint femenino de 100 metros, nuestra representación Margarita Martínez y Nivia Trejos le dieron a Panamá, con mucho esfuerzo, su primera medalla (tercer lugar de Martínez)”, escribió.

“Mi mayor satisfacción fue ver mi bandera en el podio, porque Panamá es una gota de agua en el mapa …”.

Señaló que en los 200 metros completados, con Martínez y Trejos, nuevamente, se pudo llegar a la final, pero ambos se vieron afectados por la altura de México.

Estuvo en el Memorial Barrientos de La Habana, donde compitió a los 14 o 15 años y conoció a los campeones cubanos Miguelina Cobián, Pablo Montes y Silvio Leonard.

“Recuerdo que mi madre les decía a los entrenadores ‘cuiden a mi hija, cuiden a mi hija’, dijo en tono burlón.

“También recuerdo enfrentarme a Cobián, yo era una niña comparada con ella, y le dije a mi entrenador: ‘Eso no es justo, mira lo grande que es, pero él me dijo:’ no dejes que esto te impresione, corre ‘y yo hizo ”, dijo.

Consiguió el bronce, pero no consiguió revancha con la reina cubana en los 200 metros, por una distensión muscular.

A nivel regional, Margarita ganó dos medallas de plata en los relevos 4×100 de Centroamérica y el Caribe en Panamá (1970) y los de Santo Domingo (1974).

El post de 1970 estuvo compuesto por Patricia Morgan, Dolores Cox, Nivia Trejos y Martínez; y Santo Domingo de Diva Bispo, Maritza Escalona, ​​Beatriz Aparicio y Martínez.

También en los Bolivarianos de Maracaibo (1970) y Panamá (1973) subió al podio. En Maracaibo, ganó el oro en relevos 4×100 con Trejos, Bishop y Morgan; y en Panamá, con Morales, Abadía y Bishop.

Además, en Panamá logró el bronce en los 100 y 200 metros.

En los centroamericanos guatemaltecos de 1973, ganó una plata en el siglo clásico y un oro en los relevos 4×100 con el obispo, Aparicio y Morales.

Hoy, casi 50 años después de estos concursos, solo quedan recuerdos, fotografías y recortes de periódicos.

Margarita, con tres hijos adultos, no espera mayor reconocimiento, pero hay un espacio, uno privado, para tantos hombres y mujeres que, como ella, lo han dado todo por su país en el ámbito deportivo.

de camino a los nacionales

la gacela colonense

Margarita Martínez precisó que en Colón las capacitaciones eran diarias y regulares, pero cuando se acercaba un evento nacional, las prácticas se intensificaban y las capacitaciones eran mixtas.

“Nos hizo correr entre nosotros, de forma mixta, para ayudarnos a arrancar y mover brazos y piernas. A partir de entonces no se dejaba hasta que se alcanzaba la meta ”, dijo.

“El profesor Jones no solo nos entrenó, sino también a nuestros compañeros de salto y lanzamiento, hizo muchas cosas (…), creo que su esfuerzo nunca fue reconocido”, contraatacó.

El objetivo de Jones era ganar tantas pruebas como fuera posible y superar a su colega y amigo, el profesor Eugenio Knight.

Jones contó con Maritza Escalona, ​​Ruby Callist y Margarita Martínez, entre otras; y Knight estuvo representada por la Diva Bishop, Rosalía Abadía, Yolanda Knight y Nivia Trejos.

“Allí había que correr y vencer a los atletas del profesor Knight, que era uno de los mejores. La competencia era fuerte, por lo que había que estar bien entrenado ”, resaltó.