Lun. Abr 22nd, 2024
Organizaciones: el juicio de Lucas y Callejas restituye parte de los derechos de las víctimas
Tras conocer los argumentos del MP y la defensa de los imputados, el juez Miguel Ángel Gálvez decidió que Benedicto Lucas y Manuel Callejas resolvieran su situación jurídica en un debate oral y público. Foto: La Hora.

La Asociación Justicia para la Reconciliación y la Oficina de Derechos Humanos de la Arquidiócesis de Guatemala (ODHAG) se pronunciaron a favor de la decisión del Juez de Mayor Riesgo “B”, Miguel Ángel Gálvez, de enviar a los militares retirados Benedicto Lucas y Manuel a juicio Antonio. por su supuesta responsabilidad en el caso del Genocidio Ixil, señalando que con ello restauró una primera parte del derecho a la verdad y la justicia de las víctimas.

Ambos apuntan a masacres ocurridas durante el período 1978-1982 y para las organizaciones, la resolución de Gálvez da valor probatorio a la prueba presentada por la Fiscalía de Derechos Humanos (MP) del Ministerio Público.

“Con esto, el distinguido juez restituyó una primera parte del derecho a la verdad y la justicia de las víctimas, dando valor probatorio a cerca de 200 testimonios, 148 peritajes en Antropología Forense, 12 peritajes científicos y más de 70 informes militares, históricos y hemerográficos, que representan alrededor de 1.731 víctimas de masacres, actos individuales, desplazamiento forzado, violaciones, torturas y desapariciones forzadas ”, enfatizan.

LA RESOLUCIÓN DEL TRIBUNAL DE MAYOR RIESGO «B»

Esta tarde, el Juez Mayor de Regantes “B”, Miguel Ángel Gálvez, dictó orden de apertura del juicio por delitos contra los deberes de humanidad, desaparición forzada y genocidio contra la población maya ixil contra Benedicto Lucas y Manuel Callejas.

Según la investigación presentada por el Ministerio Público, los delitos ocurrieron entre 1978 y 1982 durante el gobierno de Romeo Lucas García, donde 23 poblados del pueblo ixil fueron masacrados por el Ejército de Guatemala.

DECISIÓN DE LA MANO DEL TRIBUNAL

Las organizaciones agregaron que ahora le corresponderá a un tribunal “responder de acuerdo con la ley y actuar bajo los más altos estándares de honestidad, imparcialidad y justicia, rechazar los proyectos de ley de impunidad que buscan imponer amnistías, curar las heridas del pasado, para dignificar la memoria de las víctimas y hacer que NUNCA vuelvan a ocurrir crímenes atroces ”.



PROCESO DE JUSTICIA QUE TOMÓ DÉCADAS DE FAMILIARES

En el comunicado, las dos entidades indicaron que ha sido un largo camino para los familiares de las víctimas, quienes buscan justicia.

“Décadas después, los familiares de estas víctimas iniciaron un largo y difícil camino para obtener justicia. Con tenacidad superaron los obstáculos políticos y materiales levantados por diferentes gobiernos, procuradores generales y el ejército guatemalteco, que en reiteradas ocasiones negaron el acceso a los archivos militares y estatales, retrasaron los procesos y manipularon las leyes ”, agregaron.

“Hoy celebramos la justicia, tarde, pero acercándonos al horizonte de la memoria y luchando por la dignidad de las víctimas y supervivientes del genocidio. Cumplimos con éxito la primera etapa para demostrar que siempre decimos la verdad y actuamos en pos de la justicia ”, resaltaron.

En su testimonio recordaron que en la región habitada por la etnia maya ixil, según datos del Proyecto Interdiocesano de Recuperación de la Memoria Histórica (REMHI), entre 1978 y 1982, los operativos militares realizados por el alto mando militar en los municipios de Santa María Nebaj, San Gaspar Chajul y San Juan Cotzal dejó un saldo aproximado de 12.400 víctimas, entre hombres, mujeres, niñas y niños.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *