Jue. Jun 20th, 2024
Panamá en el sitio 29 de 110, en el ranking de lucha contra el lavado de dinero

El informe sobre el riesgo de lavado de activos y financiamiento del terrorismo en el mundo, publicado por el Instituto de Basilea, ubica a Panamá como un país de riesgo medio. Haití encabeza la lista como el peor y Andorra el mejor

El informe titulado “Ranking Mundial de Riesgo de Lavado de Activos y Terrorismo”, elaborado por el Instituto de Basilea y publicado cada año, coloca a Panamá en el puesto 29 de 110 jurisdicciones con un puntaje de 6, con riesgo medio.

No es tan buena noticia para Panamá como intentar deshacerse de las listas de países que no cooperan mucho en la lucha contra el lavado de dinero o el financiamiento del terrorismo. En esfuerzos recientes, se ha aprobado una ley que obliga a los beneficiarios finales de las sociedades anónimas a constituirse por su nombre, y su implementación es necesaria. Además, para dejar atrás la lista del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), se necesitan 15 puntos en los que Dani Kuznieky, secretario técnico de la Comisión Nacional contra el Lavado de Activos, Financiamiento del Terrorismo y Financiamiento de la Proliferación de Armas, trabaja las obras de Destrucción Masiva. .

La publicación de Basilea salió el lunes. El informe está diseñado para proporcionar una instantánea de las tendencias de lavado de dinero en todo el mundo.

La calificación de riesgo más alta la obtuvo Haití con 8,49 puntos, mientras que Andorra representó la jurisdicción de menor riesgo con 2,73.

Andorra, en general, ha realizado progresos encomiables en la solución de las deficiencias de la cooperación técnica y ha sido reevaluada en varias ocasiones. Este pequeño país pirenaico, que ha sido citado en varias investigaciones sobre el comportamiento de los bancos en operaciones de blanqueo de capitales o corrupción, en 2018 dejó de ser considerado un paraíso fiscal por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Sin embargo, se encuentra en otros listados de la misma naturaleza debido a su baja carga tributaria.

Dentro de las vulnerabilidades del sector financiero detalladas en el informe, se presta cada vez más atención a los sectores no financieros que están expuestos al riesgo de lavado de dinero.

La mirada está en abogados, inmobiliarios y profesiones que deben realizar tareas de cumplimiento. Por ejemplo, el informe cita que los blanqueadores de dinero compran propiedades o metales preciosos como uno de los vínculos necesarios para perder el control del dinero ilegal. Existe una creciente preocupación de que algunos abogados certificados y contadores públicos «estén ayudando a las organizaciones criminales a ocultar el dinero o que el contador sea utilizado como intermediario para evitar el escrutinio de la institución financiera», cita Basel.

Esto se debe principalmente a tres factores, una comprensión limitada de los riesgos y las obligaciones de cumplimiento; implementación deficiente y monitoreo de actividad muy flexible.

En este sentido, insisten en la importancia de la debida diligencia para los clientes y potenciales beneficiarios, el propósito o naturaleza del negocio y el escrutinio utilizado en las transacciones.

Según el análisis de los datos contenidos en el informe, 12 de las 112 jurisdicciones fueron clasificadas como incumplidas. En el otro lado de la escala, solo 8 jurisdicciones fueron calificadas como completamente satisfactorias.

Una indicación de que los abogados, contables, casinos, metales preciosos, propiedades y otros sectores no financieros corren un mayor riesgo de ser empleados en el lavado de dinero.

Lejos de ser una cuestión puramente técnica, el beneficiario final se coloca bajo la lupa con más énfasis. “Escándalos como los Papeles de Panamá y las Bahamas han revelado el uso de corporaciones mal empleadas, en muchos casos creadas intencionalmente para ese propósito, para ayudar a criminales y lavadores de dinero profesionales a esconder dinero resultante de la corrupción y otros delitos”, agrega el escrito.

Los países con mayor riesgo, después de Haití, son la República del Congo; Mauritania; Myanmar; Mozambique; Islas Caimán; Madagascar. En la banda de riesgo medio, también colocan a Pakistán (6,0); Zambia (6,03); Mongolia (6,09); Cuba (5,75); Honduras (5,52); Rusia (5,49), por ejemplo.

En Europa, a pesar de presentar un riesgo generalmente menor que el promedio mundial, la región continúa decepcionando la calidad general de los sistemas de financiamiento del terrorismo y contra el lavado de dinero. Existen amplias variaciones en ambas líneas con respecto al cumplimiento de los estándares del GAFI y la efectividad de su implementación.

En la región de América Latina y el Caribe, el puntaje de riesgo general superior al promedio se debe en parte a los altos riesgos relacionados con el secreto financiero en las Bahamas, Panamá y las Islas Caimán. Este porcentaje de riesgo también se aplica a la transparencia y los estándares financieros, que también son altos. En esta región del mundo, existe una variación significativa debido a la inestabilidad política y legal en Cuba y Haití, lo que puede socavar los esfuerzos para fortalecer las medidas de control de los delitos antes mencionados. El 90% de las jurisdicciones evaluadas están calificadas por Estados Unidos como lugares importantes para el lavado de dinero, con la excepción de Turquía, Caicos y Uruguay. Por otro lado, desde 2020, Antigua y Barbuda, Barbados, República Dominicana, Jamaica y México han superado su calificación.

América del Norte, por ejemplo, una región importante en el sector financiero, obtiene mejores puntajes que el promedio mundial en todas las categorías. Sin embargo, Canadá y Estados Unidos podrían dedicar muchos más recursos humanos y tecnológicos para abordar los riesgos, ya que han visto un aumento reciente en los informes de transacciones sospechosas.

El Instituto de Gobernanza de Basilea es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja en todo el mundo para fortalecer la gobernabilidad y luchar contra la corrupción y otros delitos.