Mar. Jul 23rd, 2024
un colombiano quiere «dignificar» a las personas sin hogar

Este hombre de 40 años pasó 16 años recorriendo las principales ciudades de Colombia, dando a conocer la dignidad que merecen las personas que viven en las calles de su país.

Orlando Beltrán no le tiene miedo a nada: a no viajar por una ciudad fría de noche, por lugares solitarios, inseguros, invisibles … ni a pisar u oler heces humanas bajo puentes, ni a atender a quienes se le acercan, ni siquiera en en medio de una calle. ‘viaje’ generado por las drogas.

Su único propósito es dignificar a las personas que viven en las calles, contra todo … contra el frío, la indiferencia y la incertidumbre. En una entrevista con el voz de America, explicó que durante la pandemia su trabajo se intensificó, ya que estos habitantes fueron aún más que olvidados y aumentó el número de desalojados.

“No podemos estar dentro de una sociedad, dentro de algunas ciudades donde no buscamos a quienes realmente nos necesitan. Así que hace poco fueron estas personas que nos atendieron en nuestra web, donde compramos hamburguesas o era nuestro abogado, algo así … Y ahora, están en la calle, así que hay que dignificar al ser humano, no seguir ignorando esto. problema que se presenta. en todo el mundo ”, dijo Beltrán.

Se reportan más de 90 muertos presuntamente por Covid19 en una semana

“Estamos haciendo esto en Colombia y muy pronto en América Latina”, dijo.

Para este colombiano de 40 años, si no se presta atención «a la calidad de vida en las calles, no estamos haciendo ningún tipo de prevención para que no sigan saliendo más personas a las calles».

Un trabajo que no se detiene

Hace 16 años, este colombiano inició este trabajo -gracias a la vena solidaria y fraternal que heredó de su madre- y creó la fundación. Banquete del Bronx.

¿Por qué el Bronx? Alude a uno de los condados de la ciudad de Nueva York que lleva ese nombre y se ha mostrado al cine en innumerables ocasiones, muchas de ellas para abordar temas relacionados con la violencia, que ha vagado por las calles de algunas de sus áreas durante décadas.

“Es peligroso… en todas las ciudades hay un Bronx”, dice Beltrán. Y fiesta porque es “en la calle, todo vale una fiesta porque el hambre siempre está presente”.

Aunque Beltrán vive fuera de la ciudad, dos veces por semana, una de noche y otra de día, sale a visitar los lugares de Bogotá donde su fundación ha logrado llegar.

Su primer punto es una pequeña bodega donde mantiene kits baño, mantas para el frio, plasticos, mantas y todo lo que provenga de donaciones de voluntarios o personas que se crucen en tu camino.

Se equipa como esos soldados que van a la guerra. Pero en lugar de rifles y balas, lleva una mochila con jugos, bizcochos, bocadillos – guayaba – plástico grande y grueso para quitarles algo del resfriado, mantas, un botiquín con medicinas para aliviar el dolor y una tarjeta que les da a sus hijos. beneficiarios, lo que les permite identificarlos y luego entregarles alimentos.

Ahora no tiene pareja y, aunque no tiene hijos biológicos, cuando sale a pasear por la calle, son miles los que se aferran a él como un imán, para saciar el resfriado y el hambre o cuando necesitan algún medicamento para calmar el dolor. dolor.

Orlando saluda desde su modesto automóvil, que en la parte de atrás está repleto de suministros.

Constructores de nuevo hospital en León amenazan con parar labores por irregularidades de pagos

«¡Don Orlando, ya te extrañé!», Le grita un feliz vagabundo, mientras sonríe y muestra que apenas tiene dientes. Él, sencillo, sonriente, agita la mano para llamar la atención de su ‘parche’, mientras le dice al grupo de personas a las que ayuda y a quienes considera sus amigos.

En la calle, todos lo identifican por su chaqueta neón, por su silbato privado -que sirve para llamarlos- y por su corazón.

“Es el del banquete”, dice un ex productor de cine y televisión, al ver que su auto se acerca a una esquina, donde tiembla. Se abrazan con los codos y él le agradece cuando le dan unas galletas.

“Era un muy buen profesional, pero la droga le ganó”, dice Beltrán.

¿Héroe o ángel?

Parada en otro punto de la ciudad. Se pone los guantes negros y deja caer la mochila y el botiquín. “Parece que no se puede ver nada por aquí, pero ellos verán lo que hay en la ciudad subterránea”, dice.

Después de descender a un canal de agua subterráneo, advierte: «¡Cuidado con las heces!» Y de hecho … están por todas partes, porque en este lugar viven, duermen, atienden sus necesidades y se alimentan de algunas de sus ‘camas’.

«¡Buen día!» Beltrán grita mientras mira por un agujero en medio de una pared. En un minuto, se pueden ver dos pies saliendo de este pequeño espacio, y luego un cuerpo entero. Se trata de Carlos Júlio, uno de los beneficiarios de la fundación, que se rasca los ojos cuando ve la luz.

Cesar Julio le dijo al MOSCA que, durante la pandemia, la fundación le regaló mascarillas y productos básicos. Pero lo más inolvidable fue cuando celebraron su cumpleaños, cuando se dieron una ducha, cambiaron de mirar y fue invitado a dar un paseo por un centro comercial.

Sobre Bletrán, César dice que “es una de esas personas que son únicas en la vida … tiene ese corazón para colaborar con los de la calle. Demuestra ese deseo de seguir adelante, no como los demás que se vienen estrellando por tu vida ”, añade.

A unos pasos está ‘La Negra’, una anciana que se cubre con plástico, se acurruca y duerme bajo un puente. Y esta escena se repite continuamente por toda la ciudad. Un poco más adelante, una anciana que se camufla, entre basura y plásticos, con su única compañera: su gata ‘Panchita’.

El sentimiento es agridulce

Beltrán entrega estos suministros cerca del servicio de transporte público, debajo de un puente vehicular, cerca de una gasolinera … en lo alto de unos cerros. También en un sector vulnerable de la ciudad, donde se pueden ver ‘chozas’ y carros de reciclaje a los lados.

Durante la pandemia, proporcionó ollas y parrillas para que cientos de beneficiarios pudieran cocinar y comer alimentos calientes.

Roberto, un barranquillero que se benefició de los mercados incluso antes de la pandemia, dice que “no recibe ayuda de absolutamente nadie. Solo la gente de El Banquete de Bronx, que siempre nos conoció, ayudándonos en esos días difíciles que fueron muy complicados en cuarentena. Nos han dado todo este tiempo y lo siguen haciendo ”, dijo Roberto. MOSCA.

“(Beltrán) es una persona que las personas sin hogar que lo conocen aprecian mucho por la gran colaboración que ha tenido con nosotros”, agrega.

Gobierno anuncia extensas vacaciones patrias para trabajadores estatales

Después de visitar varios puntos de la ciudad, la sensación es agridulce. A pesar de alegrar a cientos de corazones, hay deudas pendientes, como la de Yulieth, una joven que nació en la calle y se convirtió en madre a los 27 años.

Para Beltrán, su rehabilitación y salvar el futuro de su hijo sería un sueño, pero hacia el final del viaje del día se encuentra ‘perdida’ por las drogas y aunque lo mira con la esperanza de volver a ver a su hijo, sigue adelante. mano y frotar sin dolor ni gloria una pipa de bazuco, utilizada para fumar cigarrillos a base de marihuana, cocaína y otras sustancias.

Cuando se describe a este colombiano como un héroe o un ángel, dice que no cree y que estos adjetivos califican a las personas a las que ayuda.

“No lo creo, creo que antes Dios puso servicio en mi corazón y así lo tendré siempre. Los héroes son esas personas a las que avanzamos…. Unos verdaderos héroes porque la calle no es fácil … son los que nos cuentan las grandes historias, nuestros verdaderos héroes ”, dice.

Otra ayuda

La fundación no solo ayuda a las personas sin hogar colombianas. Orlando dice que durante la pandemia, la cantidad de personas que se quedaron sin hogar aumentó, incluidos los inmigrantes venezolanos.

“En Bogotá tenemos un promedio de 17.000 personas sin hogar, de las cuales 3.000 son venezolanos y entre 1.000 y 1.200 consumen drogas en la calle”, dice. Según datos oficiales del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), la cantidad de personas que pernoctan en las calles es de 10.000.

“Nadie está presente en las calles donde están. Por eso, tratamos de ayudarles de alguna forma para que puedan empezar de nuevo y hacer realidad sus sueños ”.

Yeny Salazar llegó a Bogotá hace nueve meses, porque “la situación en Venezuela es muy grande … los niños se mueren de hambre”. Junto a su esposo, recicla en las calles de Bogotá.

Dice que la Fundación Beltrán los beneficia: “ayudó mucho porque la comida es difícil de comprar porque a veces pagamos una parte (habitación), y es la parte o la comida … y también sale poco reciclaje. «

«El Bronx Banquet es una bendición para nosotros», agrega.

La fundación funciona gracias al trabajo y donaciones de voluntarios, pero Beltrán carece de más: empresas privadas.

Además de ayudarlos con los artículos de limpieza o con sus vidas, les da a algunos de ellos el dinero para pagar uno o dos meses de alquiler. “Déles un pequeño empujón para que puedan seguir adelante y seguir con sus vidas como antes”, dice.

También identifica a los jóvenes para darles la oportunidad de rehabilitarse en otro país -como Guatemala, México, Uruguay, Brasil- gracias a la figura del apadrinamiento.

A cambio, los jóvenes deben regresar a sus ciudades y «ayudar a sus otros hermanos de la calle y enseñarles lo que han aprendido, pues tuvieron la gran bendición de salir del país», explica este filántropo colombiano que sueña con expandir la solidaridad y ser un referente. por ayuda en las principales ciudades de América Latina.