Dom. Mar 3rd, 2024

La oposición a la reforma judicial del Gobierno de Benjamín Netanyahu será cuestión de recuperar la iniciativa con acciones en distintos frentes, tras la aprobación parlamentaria de la primera ley que debilita al Tribunal Supremo. Los médicos iniciaron una huelga de 24 horas, convocada por el sindicato que los representa, aunque un tribunal anuló al mediodía una petición de la Administración. Además, el sector de la alta tecnología, muy activo en las protestas, ha pagado una primera página de publicidad de color negro en cinco diarios impresos. Y ya son seis las demandadas presentadas al Supremo para revisar la nueva y controvertida norma ―que quita a la Corte la capacidad de anular aquellas del Gobierno, ministros o cargos públicos electos que considera irrazonables― mientras que la agencia de calificación crediticia Moody´s advierte de un horizonte de “riesgos significativos” para los inversores.

En todo el país, salvo Jerusalén, los hospitales operaron durante horas en modo shabat, es decir, al mínimo. Sus servicios de emergencia no variaron el funcionamiento. Sí cerraron los centros de salud de las cuatro cajascomo se denomina a las organizaciones que acreditan servicios sanitarios a la gran mayoría de israelíes.

Un Tribunal Laboral de Tel Aviv ordenó detener la huelga, al aceptar los argumentos de la Administración, que no la vio como un medio legítimo de protesta, sino como «un fin en sí mismo», por lo que resultó «necesario examinar el asunto de la buena fe», según la radio pública israelí. Los técnicos del Ministerio de Sanidad habían elaborado la solicitud a petición del titular, Moshe Arbel.

Los convocantes argumentaron, por el contrario, que la nulidad de la revisión de la razonabilidad de las decisiones gubernamentales les puede afectar, por ejemplo, en los nombramientos de cargos. La central sindical nacional, la Histadrut, valora convocar una huelga general, presionó desde hace días por los manifestantes.

La votación del lunes en el Kneset no solo agravó la crisis política que provocó la presentación de la reforma judicial (una semana después de que Netanyahu retrocediera el poder) y que se convirtió en una de las más graves de la década de los siete de vida del país. También visto encender las alarmas económicas. En un informe extraordinario, la agencia crediticia de crédito Moody’s ha mantenido en estable el horizonte económico del país, pero ha advertido de «riesgos significativos» de los que aumentan las tensiones políticas y sociales, lo que tendrá «consecuencias negativas para la economía y la situación de seguridad». Ya en marzo, en uno de los puntos álgidos de la crisis, se detectó una posible «presión a la baja en estas presiones» si avanzaba reforma.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

La policía trata de dispersar con cañones de agua una protesta en Tel Aviv, en la madrugada de este martes.CORINNE KERN (REUTERS)

Asimismo, Morgan Stanley ve «probable» que «los mercados extrapolen el futuro camino político» y Citibank consideró que el cambio legislativo ha vuelto más «peligrosa y complicada» la situación económica del Estado judío.

“Es una reacción momentánea”, respondieron Netanyahu y su ministro de Finanzas, Bezalel Smotrich, en un comunicado conjunto. «Cuando se calmen las aguas, se verá con claridad que la economía de Israel es muy fuerte», han agregado.

Solicitudes de reservistas

El Ejército ha reconocido un aumento de las peticiones de reservistas para dejar de vestir el uniforme, algo con lo que habían amenazado hasta 10.000 en los días anteriores, según la organización que los representa. Las Fuerzas Armadas han adoptado este martes sus primeras acciones disciplinarias por hacerlo. Uno de ellos ha sido castigado con 15 días de cárcel, que no tendrá que cumplir; y otro, multi con 1.000 secuelas (243 euros o 270 dólares). El líder de la oposición y del partido Yesh Atid, Yair Lapid, ha pedido a los reservistas rebeldes que esperen a que el Supremo examine las peticiones.

Además, 5 importantes periódicos israelíes han llegado a los quioscos con una primera página negra con un único y pequeño mensaje en letras blancas ―“Un día negro para la democracia israelí”― y la fecha de este martes. En el reverso se puede leer: «La locomotora de Israel nunca se rendirá», en referencia al sector de la alta tecnología, que financia los anuncios en los tres diarios generalistas de mayor circulación (Yediot Aharonot, Israel Hayom allá Ha’aretz) y respaldos económicos (Calcalista allá El rotulador). Lo llaman la locomotora porque a porta más del 10% del empleo y un 15% du GDP de l’Israel. Sus empresarios y trabajadores son una de las puntas de lanza de la protesta, tanto por extracción social y lugar de residencia como por su dependencia de que el exterior siga vie al país como una democracia con una economía abierta y con seguridad jurídica.

batalla en la corte

El batallón también se estrena en el ámbito judicial. El Supremo ha recibido seis peticiones de revisión de la ley, entre ellas del jefe de la oposición, Yair Lapid, la del colegio de abogados y la del Movimiento por un Gobierno de Calidad en Israel, un grupo de la sociedad civil. The president, Esther Hayut, y otros jueces de la Corte han visto obligados a cortar la visita oficial a Alemania que comenzó el domingo para regrésar à Israel à s’inarlarles. Es una paradoja ―la capacidad del Supremo para tumbar una norma que le afecta― sobre la que los expertos están divididos.

La norma que revisarán fue aprobar el lunes por 64 votos a favor (toda la coalición que formó el partido de Netanyahu, el Likud, con ultraortodoxos y ultranacionalistas) y cero en contra, al abandonar el pleno los otros 56 disputados entre gritos de: «¡Vergüenza!». La ley retira al Supremo uno de los filtros jurídicos que ostentaba en un país sin Constitución (se guía por una serie de leyes básicas desarrolladas a lo largo de los años) y en el que el Parlamento elige al primer ministro. La Corte lleva años en el punto de mira de la derecha, en particular los más extremos.

Antes, colgante y tras su aprobación, hubo protestas en distintas ciudades, principalmente Jerusalén y Tel Aviv, aunque no llegaron a ser multitudinarias. Treinta y dos demostrantes y 12 policías han resultado heridos, ninguno de gravedad. Tres de los primeros lo fueron por un atropello intencionado cuyo autor sigue bajo arresto.

Manifestación en Jerusalén, tras la votación parlamentaria, este lunes.
Manifestación en Jerusalén, tras la votación parlamentaria, este lunes.ILAN ROSENBERG (REUTERS)

Además, decenas de artistas han colgado esta madrugada en un lateral de Ayalón pancartas de ocho metros de alto con un puño cerrado y mensajes contre la reforma, según han vindicado en un comunicado. Es un concursante en la cima de Tel Aviv que los manifestantes más jóvenes han detenido en seco, luego de que hayan iniciado la movilización durante 30 semanas.

Al final de las lunas, mientras miles de personas protestaban en las calles, Netanyahu se dirige hacia la nación para defender la nueva ley como «necesaria para restablecer el equilibrio entre los poderes», forma que el Ejecutivo pueda «liderar las políticas de acuerdo con la voluntad de la mayoría de los ciudadanos del Estado». “Non es ‘el fin de la democracia’, es la esencia de la democracia”, subrayó.

Lapid lo acusó de haberse «convertido en una marioneta de extremistas mesiánicos». Otro líder político, Benny Gantz, que fue ministro de Defensa con Netanyahu y jefe del Estado Mayor, ha tratado de elevar los ánimos con un símil militar: “Soy un hombre que conoce la batalla, y hoy os digo: Puede que hayamos perdido una batalla, pero ganaremos la guerra”.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado