Jue. Abr 18th, 2024
La mujer llorando del 27 de agosto de 2021

“Después del incendio de la Mansión Danté, se planeó un ataque a la cervecería. Fuentes muy confiables nos informaron que el ataque era inminente «

Mi interés siempre ha sido mantener a la empresa alejada de cualquier actividad política. Los directores, ejecutivos y empleados tenían opiniones y participaciones diversas en los partidos políticos. Siempre respeté su forma de pensar.

El ejército nació con el pecado original, después de haber derrocado a un presidente elegido constitucionalmente. Poco a poco y con el paso de los años, los abusos del régimen militar aumentaron. Esto llevó a la ciudadanía a crear el movimiento de la «Cruzada Civilista» y su símbolo, el «pañuelo blanco».

La Cervejaria Nacional, con sus sucursales en todo el país, establecidas para la distribución de sus productos, permitió darnos cuenta de que el rechazo a las acciones militaristas era una actitud generalizada de los panameños en todo el país.

La Cervejaria Nacional, como primera empresa de la República, no se apartó de la lucha que todos los panameños libraban bajo la égida de la «Cruzada Civilista» y su símbolo del «pañuelo blanco». Según una encuesta que hicimos, todos los ejecutivos y empleados, con excepción de un miembro del directorio, que era del PRD, lucharon contra los militares.

Con nuestros líderes logramos unir a toda la empresa privada y con ellos organizamos una huelga general, que fue muy exitosa, entre otras cosas.

Un nutrido grupo de empleados de CN, a la hora del almuerzo, se encontraba fuera de las instalaciones de la empresa, lanzando consignas y portando pancartas contra el militarismo. Esto, por supuesto, molestó a los militares con sus acciones y describieron a la Cervecera como una empresa sediciosa ya los que estaban “dirigidos” por mí.

El PRD se constituyó como arma política de los militares. En este partido había algunos extremistas, que fueron utilizados por el alto mando del ejército para atacar a los civiles que se les oponían.

Después del incendio en la Mansión Danté, se planeó un ataque a la cervecería. Fuentes muy confiables nos informaron que el ataque era inminente. Nosotros en el frente, con los ejecutivos y los trabajadores, estábamos decididos a defendernos y para ello colocamos bolsas llenas de malta en lugares estratégicos dentro de la fábrica y en estas barricadas colocamos tubos cortados que parecían rifles, en vista del hecho que las autoridades no le dieron ningún tipo de protección. Un coronel nos envió un mensaje que decía: «No estamos en Vietnam». A nossa resposta ao coronel que falava em nome do Estado-Maior foi: “A culpa foi sua, pela falta de proteção que toda empresa que se sente ameaçada deve se defender ao perceber o perigo, devido a ataques de grupos de bandidos endossados ​​por tí. Inmediatamente, varias patrullas de la Fuerza de Defensa circularon cerca de la Cervecera Nacional. Querían dar la falsa impresión de que estaban protegiendo empresas.

Unos días después, el coronel Guillermo Wong me informó que tenía 24 horas para salir del país, acusado de “entregar armas a enemigos del régimen”.

No quería salir del país, contrariamente a los deseos de muchos de mis familiares, que sentían que mi vida corría peligro. Por sugerencia de mi cuñado, el Dr. Benjamín Boyd, acudí al Nuncio Apostólico, Monseñor José Sebastián Laboa, a quien denuncié mi caso e inmediatamente llamó al Coronel Wong para informarle del grave error que estaba cometiendo. . estaba cometiendo. Le dijo que «yo era una persona muy respetada en todo el país». Posteriormente, Monseñor Laboa me dijo: «Vaya a su oficina, tenga la seguridad de que revisarán su caso, ya que saben que yo estoy al tanto de su seguridad». Unos minutos después, el coronel Wong me llamó a mi oficina y me dijo que el Estado Mayor había revisado mi caso y había anulado su orden de deportación. Afortunadamente, ya no me cuidaron.

Unos días después, el régimen colapsó, debido a la invasión de Estados Unidos y al deseo expresado de todos los panameños. El resto es historia muy reciente.

Hombre de negocios