Sáb. May 18th, 2024
La mujer llorando del 27 de agosto de 2021

«[…] Antes de pensar en terceras dosis o refuerzos, debemos centrarnos en vacunar al 85-90% de la población con un régimen dual, mientras observamos la posible reducción de la protección contra enfermedades graves en adultos vacunados durante los primeros meses de 2021. […]»

Como en todas las pandemias anteriores, a excepción del VIH por ahora, el mundo superará la devastación sanitaria, social, educativa y económica provocada por el COVID-19, una crisis caracterizada por una morbilidad significativa, una mortalidad no despreciable y frecuentes secuelas a largo plazo. . Es probable que el SARS-CoV-2 permanezca dentro del repertorio endémico de agentes etiológicos de las infecciones respiratorias que ocurren anualmente. Con la vacunación masiva superando el umbral deseado de inmunidad de grupo y el inminente advenimiento de tratamientos efectivos durante la etapa temprana de la enfermedad, la humanidad coexistirá con esta infección como lo hace normalmente con otros patógenos microbianos. Mientras se logran los objetivos preventivos y terapéuticos, es importante mantener la práctica rutinaria de la correa de la barbilla, la distancia física, el lavado de manos y el trabajo en espacios bien ventilados. Después de todo, continuar con algunas de estas estrategias a lo largo del tiempo también ofrece protección contra otras enfermedades contagiosas.

La pregunta más urgente en este momento se refiere a la posible necesidad de terceras dosis y refuerzos para volver a la normalidad. Antes de dar una opinión, es recomendable definir ambos términos. El esquema de inmunización primaria con cualquier vacuna utiliza 2-3 dosis administradas a intervalos semanales, con el objetivo de inducir una respuesta inmune óptima en el mayor número de personas. La mayoría de los vacunados COVID-19 generan una inmunidad adecuada con dos inyecciones, mientras que otros (inmunosuprimidos, receptores de trasplantes, veteranos, receptores de vacunas de baja potencia) pueden necesitar una adicional. Por razones de urgencia pandémica, los intervalos elegidos entre la primera y la segunda inyección para los ensayos clínicos fueron excesivamente cortos (2-4 semanas). La gran diversidad de vacunas contra otros procesos infecciosos utiliza intervalos de 6 a 12 semanas entre sus dosis. Este largo período favorece una madurez superior, robustez y durabilidad de la respuesta inmune. Las vacunas contra la difteria, tos ferina, tétanos, Haemophilus influenzae tipo b, Streptococcus pneumoniae, hepatitis B, polio y dengue (Dengvaxia) se administran en 3 dosis durante el primer año de aplicación, mientras que las que previenen el sarampión, la rubéola, las paperas, la hepatitis A, El VPH, el rotavirus (Rotarix) y la varicela solo tienen un programa de 2 dosis.

El refuerzo es un concepto diferente y no todas las vacunas lo merecen, ya que depende del tipo de inmunidad necesaria, la variabilidad cambiante del microbio y su relevancia epidemiológica. Esta dosis se suele aplicar muchos meses o años después del programa de inmunización inicial para despertar las células de memoria y provocar un aumento en la cantidad de anticuerpos circulantes que han ido disminuyendo progresivamente de forma normal, ya que al reducir la circulación del patógeno en el ambiente, la la gente ya no está expuesta al agresor como antes. Cuando hay contacto recurrente con la infección natural (casos cercanos), la propia exposición actuaría como refuerzo. Si el agente etiológico deja de circular, sin embargo, debido a un buen control de las medidas de salud pública, la dosis de refuerzo se administraría cuando la cantidad de anticuerpos desciende significativamente, con el fin de mantener el sistema inmunológico activado para protegernos de eventos de riesgo, como brotes estacionales, viajar a países endémicos o importar microbios al país. Este refuerzo se puede administrar con la vacuna original o, dependiendo de si el producto mejora en eficacia y seguridad o si el microorganismo está ostensiblemente mutado, con vacunas de segunda generación, reformuladas para adaptarse a la situación cambiante.

Tradicionalmente, la inmunidad mejor estudiada es la humoral (títulos de anticuerpos IgG presentes en la sangre circulante). Aunque todavía se carece de validación y estandarización metodológicas, la cantidad requerida de anticuerpos neutralizantes (actualmente no medidos por las pruebas comerciales disponibles) dirigidos a la proteína S del virus y la protección contra la infección, también llamado correlato de protección inmunológica, se ha estimado preliminarmente alrededor de 50 U / ml. , mientras que la necesaria para evitar el COVID grave es de aproximadamente 7 U / ml. En todas las infecciones bacterianas o virales conocidas, los anticuerpos disminuyen invariablemente en unos pocos meses hasta un nadir estacionario indefinido. Si encontramos el microbio más tarde (o recibimos una vacuna de refuerzo), los anticuerpos experimentarán un fuerte aumento en estos valores de referencia porque las células T y B de memoria temprana que los producen persisten de forma latente dentro de los santuarios de tejidos (médula ósea)., Linfático regiones) durante décadas. Aunque la inmunidad de tipo celular ha sido mal evaluada por su capacidad preventiva, muchos expertos en inmunología coinciden en que habrá una protección duradera contra el SARS-CoV-2, incluso contra las variantes más temidas, porque el brazo inmune de la célula neutraliza muchas más áreas antigénicas de la estructura. de la proteína S que el brazo humoral y, por lo tanto, se ve menos afectado por mutaciones.

Dado que los coronavirus mutan con mucha menos frecuencia, diversidad y significativamente menos que los virus de la influenza, es muy poco probable que tengamos que recurrir a refuerzos periódicos. Cada año, sin embargo, nacerá una cohorte de niños susceptibles al SARS-CoV-2 que pueden necesitar inmunización pediátrica, tan pronto como se demuestre la seguridad, inmunogenicidad y eficacia de las vacunas en este grupo de edad, para mantener el virus en niveles de enfermedades endémicas que tienen poco impacto en la salud pública. Teniendo en cuenta lo anterior, considero que antes de pensar en terceras dosis o refuerzos, debemos centrarnos en vacunar al 85-90% de la población con un régimen dual, analizando el potencial de protección reducida frente a enfermedades graves en adultos vacunados durante los primeros meses de 2021. y la presencia de variantes preocupantes se monitorea localmente. Aunque hemos aprendido mucho sobre el COVID-19 en los 18 meses de la pandemia, todavía existen numerosas incertidumbres que se disiparán a medida que se generen pruebas científicas sólidas que nos apunten de manera confiable a la normalidad. Confiemos en la ciencia; es la forma más racional de afrontar el futuro.

Médico e investigador.