Lun. Abr 22nd, 2024
'Hay una inversión de no menos de $ 30 o $ 35 millones en Panamá'

Javier Gutiérrez, líder de Celsia para Centroamérica, conversa con Espacio Gente sobre la visión de esta multinacional de monitorear y ejecutar una visión “más verde” de sus prácticas y los productos que trae al mercado de las energías renovables. Con respecto a Panamá, señala que los esfuerzos se enfocaron en minimizar la presencia de carbón y en la intervención ambiental. “En este plan de descarbonización, estamos tratando de cerrarlo, haciendo todo lo posible porque en el menor tiempo podemos tener una matriz más limpia y equilibrada”, explica. También habla con preocupación de tareas pendientes como la promoción de la movilidad eléctrica, donde afirma que hay un «retraso» en relación a otras latitudes, «hay mucho que trabajar aquí y que también tendría un impacto enorme en sociedad ”, pronostica Celsia es la empresa energética del Grupo Argos, con operaciones en Colombia, Panamá, Costa Rica y Honduras.

La Tierra exige acciones concretas para frenar el cambio climático. Así lo muestra el último informe de la ONU. En este sentido, el sector energético es un actor clave. ¿Cuál es el papel de las energías renovables?

En definitiva, las energías renovables -y especialmente las no convencionales- son las que nos permitirán cumplir con todos los compromisos fundamentales con nuestros hijos, nietos y con este mundo que nos vamos. Lo cierto es que no hay otra forma que cambiar la forma en que estamos generando energía, cómo la estamos distribuyendo, cómo la estamos transmitiendo para poder tener menos impacto en este cambio climático y tener en cuenta que esto es lo que ralentizará este proceso que tanto impacto tiene para nosotros como sociedad y para las generaciones futuras.

¿Cuánto planea invertir Celsia en Panamá en todos los proyectos de generación eléctrica para el 2022?

Cuando entramos a Panamá a fines de 2014, a Centroamérica, con Panamá y Costa Rica y dimos un paso hacia Honduras, crecimos en una matriz en términos de portafolio de generación térmica, en el complejo de generación de Colón, donde teníamos carbón, búnker y diesel; plantas hidroeléctricas en la provincia de Chiriquí, en la frontera con Costa Rica, y un parque eólico en la provincia de Guanacaste; era básicamente lo que había en ese momento. A partir de ahí, comenzamos a reconstruir cómo íbamos a modificar nuestra matriz tanto en generación y ese tipo de generación sería, es decir, una generación centralizada con unas plantas que se entregan al sistema; Por ejemplo, aquí en Panamá es a través de los tres distribuidores que son Naturgy, Edemet y Ensa. A través de esto, se centraliza una generación. Comenzamos, como dije antes, a cambiar la matriz y mirar el tema solar y fotovoltaico; La generación se convirtió no solo en termohidráulica en Panamá, sino también en solar. Otra cosa que afecta la distribución es dónde entregamos energía. En lo que recibimos por generación centralizada, también tenemos generación distribuida, lo que estamos haciendo a través de fotovoltaica y solar, que es una energía renovable no convencional y tiene un impacto adicional, no solo cómo se genera, sino dónde se genera. están entregando, que se hace donde el cliente genera, por lo que se distribuye la generación. Para hablar más parroquial o más aterrizado, es tener un panel solar en casa, en un centro comercial o en una instalación fotovoltaica en una industria, comercio o en un almacén de distribución. Tenemos dos ganancias importantes: la primera es que estamos generando energía renovable a través del sol, estamos dejando de quemar fósiles o estamos dejando de intervenir con otro tipo de efectos sobre el medio ambiente. La segunda es que estamos evitando la distribución y la transmisión, pero ese electrón está de una manera muy simple y sencilla llegando al lugar donde se está consumiendo; Esto evita una serie de pérdidas en el sistema, nos impide tener más circuitos de distribución y transmisión, hay doble eficiencia, hay un doble impacto positivo tanto para el cambio climático como para todo lo que significa tener mucha más distribución y redes de transmisión asociadas. Hoy tenemos generación distribuida en Panamá. ¿A dónde vamos? En generación centralizada, estamos haciendo un cambio en nuestra matriz, estamos cerrando el carbón; Comprometidos con el cambio climático, en la forma de contribuir a la nación con una nueva generación, estamos en el proceso de descarbonizar nuestro proceso de generación. En este plan de descarbonización, estamos tratando de cerrarlo, haciendo todo lo posible para que en el menor espacio de tiempo podamos tener una matriz más limpia y equilibrada; no necesariamente fuera del tema térmico, porque hoy en día sigue siendo una necesidad en términos de balance energético y la necesidad de contar con activos térmicos. En Panamá estamos cerrando la parte de carbón, todavía tendríamos parte del parque termal asociado al búnker, pero el carbón que tuvo el efecto más contaminante y el mayor impacto está saliendo de la matriz. En segundo lugar, estamos recurriendo a la generación distribuida y la eficiencia energética. En generación distribuida, estamos ampliando el abanico de paneles y sistemas fotovoltaicos en tiendas, industrias, hogares y, además, estamos interviniendo con eficiencia energética, lo que significa tener mejor iluminación, refrigeración, inversión en proyectos. Lo que tenemos por delante para lo que queda de 2021-2022 es una inversión de al menos 30-35 millones de dólares en estos temas de eficiencia energética y generación distribuida en Panamá.

En su portafolio, apuestan por la energía solar. ¿Cuánto les cuesta a las empresas acceder a estas soluciones energéticas? ¿Y cuánto le cuesta a Celsia el proyecto, la inversión de capital y la instalación de sistemas solares de autogeneración?

Los costos de los sistemas fotovoltaicos han disminuido exponencialmente; Sin embargo, no es posible comprarlos hoy para que se recuperen en un año. Lo que hacemos en Celsia es reducir el tiempo de retorno de la inversión mediante modelos de servicio con los que puedan tener acceso a esta energía fotovoltaica. Lo que ofrecemos es que hacemos la inversión completa en todo el sistema fotovoltaico; Veamos un ejemplo: un cliente, como un centro comercial, nos dice que quiere acceder a la energía fotovoltaica y tener mis paneles solares y todo el sistema fotovoltaico en su techo. Hacemos toda la inversión; diseñamos, construimos, montamos y seguimos operando el sistema, que es energéticamente eficiente. Se propone al cliente que durante este tiempo reciba eficiencia energética en la que tendrá ahorros en relación a lo que está pagando en energía hoy, y al tener esta diferencia de lo que sería el costo mensual, le pedimos una tarifa asociada. con esa eficiencia energética que se te entrega, que será menor a lo que pagaste por energía cada mes, durante un contrato de x años. Los costos varían dependiendo de cada proyecto, del consumo que tendrá y esto es muy variable, lo que hacemos es tener un modelo, por proyecto, no hay costo ni valor específico, pero cada proyecto tiene su particularidad; No es un problema masivo, sino uno B2B.

Según la CEPAL, para que la región pueda cumplir con los ODS 2030, se necesita una infraestructura eléctrica robusta que garantice el despliegue de energías renovables; ¿Están nuestros gobiernos alineados con las empresas privadas hoy para avanzar hacia esa visión?

Digo con mucha calma y confianza que, en el caso de Panamá, este es el caso. El Ministerio de Energía está realizando un trabajo muy importante en términos de política de largo plazo; su modelo de transición energética es claro; las regulaciones existentes en Panamá proporcionan una conexión privada; Hay una armonía entre lo que quiere el sector privado en estos casos, en generación distribuida y generación limpia, y lo que es la regulación existente. De hecho, puedo mencionar que Panamá tiene una excelente regulación en el tema de generación solar distribuida; aquí la cuestión del kilovatio por kilovatio funciona a la perfección, es una de las más poderosas de la región en cuanto a regulación. Si la regulación, que tiene un resultado positivo, donde podemos acceder al sector privado para tener modelos de negocios sostenibles, y la secretaria define políticas en línea con este compromiso con el cambio climático y tiene una matriz de transición energética, vemos que hay una conversación entre los dos partidos, el gobierno como tal y los privados. Además, quiero mencionar algo en lo que Celsia participa y el gobierno también fue muy activo, como el Consejo Mundial de Energía. Hay mucho por hacer, pero hay una dirección y estamos en el camino correcto como sociedad.

Celsia puso recientemente en funcionamiento dos nuevos proyectos solares en dos empresas de Panamá. Los 450 paneles con los que cuenta una de las fábricas supondrán un aporte a la preservación del medio ambiente, al no emitir 54 toneladas de CO2 al año, lo que equivale a la plantación de 3.023 árboles al año. ¿Cómo es el mercado local receptivo a Costa Rica, Colombia y Honduras?

Cada país tiene una velocidad y madurez diferente; incluso uno tiene diferencias sustanciales en la forma en que crece en las industrias y el comercio. Honduras es un país con maquilas e industrias de transformación, para lo cual se requiere de grandes áreas de depósitos para llevar a cabo esta transformación, maquilas en el norte, que se encuentra en la zona de San Pedro, Valle de Sula, Choloma, esto requiere de amplios depósitos donde hay poca transformación. Cuando vas a Panamá, hay un tema más asociado al comercio, es muy comercial; Las realidades de la infraestructura son diferentes, la velocidad de aceleración de los sistemas fotovoltaicos en Honduras ha sido mucho más rápida en temas fotovoltaicos asociados a la generación distribuida que en Panamá. Pero al final del día, creo que tenemos el mismo norte; un poco más rápido en Honduras, haciendo la comparación. Colombia también está entrando y está un poco por detrás de Honduras, pero digamos que ya está entrando a la velocidad que hoy puede tener Honduras en el tema de generación distribuida. En Panamá estamos dando los primeros pasos; Creo que lo último en cuanto a receptividad e industria que necesita tener esta generación distribuida en sí es Panamá, pero tenemos unos clientes muy receptivos, somos pioneros, líderes y seguimos impulsando este cambio en el progreso de los clientes. para seguir transformándote en otra forma de tener energía, vamos a ayudarte con eso.

Hace unas semanas hablamos en Espacio Gente sobre la cultura del reciclaje en nuestro país. ¿Hemos avanzado? ¿Qué otros esfuerzos son prudentes para promover la sostenibilidad ambiental?

Tenemos que seguir trabajando en educación y formación en las escuelas. Hoy tenemos muchos problemas por resolver, no solo el tema de la generación, sino, por ejemplo, la movilidad eléctrica y de masas. Panamá tiene un desafío o una gran oportunidad para mejorar en términos de movilidad. El tema del metro debe seguir profundizándose; la movilidad masiva es una forma eficaz de contribuir a la desaceleración del cambio climático; no hay consumo de combustible, la movilidad es mucho más eficiente cuando se utiliza el transporte colectivo que el individual. Es un primer paso, pero más allá de eso, si seguimos hablando de transporte y coches, tendremos que dar un paso muy rápido hacia la movilidad eléctrica. Hay países como Noruega, donde el 50% de los coches que circulan son eléctricos. Hemos invertido en cargadores públicos en Panamá, en algunos malls, que hoy no tienen ningún modelo de negocio, básicamente es una forma de decir: «Aquí estamos, cuando tengas tu vehículo, tendrás un lugar para cargarlo». ; seguramente esto debe acelerarse. Como sociedad allá tenemos un déficit y un retroceso respecto a otras latitudes y tenemos que agilizar el tema de la movilidad eléctrica por ruido, combustión, salud pública … todo esto es muy contaminante para quien respira. Hay mucho que trabajar aquí y eso también tendría un gran impacto en la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *