Lun. Abr 22nd, 2024
Las organizaciones presentaron una orden judicial rechazando la Política para la Protección de la Vida y la Institucionalidad de la Familia. Foto: La Hora / José Orozco

Esta mañana, a las 9:00 am, organizaciones de la sociedad civil se reunieron en el Tribunal Constitucional (CC) para interponer un recurso de apelación contra la Política para la Protección de la Vida y la Institucionalidad de la Familia, aprobada en el acuerdo de gobierno 149-2021. Los representantes argumentaron que las normas “a favor de la vida y la familia” excluyen perfiles de la sociedad guatemalteca.

Esta acción fue presentada por mujeres del Grupo Multidisciplinario, Agenda de Políticas Mujeres en la Diversidad (APMD), Grupo Intersectorial de Guatemala y Mujeres Transformando el Mundo. Rechazaron el consejo del profesional Edie Josué Cux García, de Acción Ciudadana.

DERECHOS DE RESTRICCIÓN DE LA POLÍTICA

El llamamiento se centra en el hecho de que la Ley para la Protección de la Vida y la Institucionalidad de la Familia restringe los derechos de los ciudadanos y hombres en Guatemala. “Esta ley presupone serias restricciones a los derechos del interés superior de la familia, violación del principio de superación del interés superior del niño, educación integral en sexualidad, libre acceso a la información y dignidad humana”, señala el documento.

“Creemos que es deber de los magistrados analizar lo que establece la Constitución, porque lo que está en riesgo es el no reconocimiento de la realidad guatemalteca; hay familias de madres solteras, padres solteros, niños huérfanos que no son considerados en esta política ”, dijo Edie Cux.

Asimismo, se indicó que otros derechos vulnerados en la política de protección de la vida y la familia son:
– Libertad de acción
– educación integral
– Derecho a una vida digna
– Derecho a una vida libre de violencia

También destacaron que los hechos denunciados en la protección provocan resentimiento «a nuestros derechos como ciudadanos consagrados en la Constitución, como los derechos a la seguridad, la seguridad jurídica, la igualdad, la legalidad, la primacía de nuestros derechos humanos y de la niñez y adolescencia». .


LIMITADO A UN MODELO FAMILIAR

En un extracto del llamamiento, destaca que la política reduce el concepto de familia, dejando fuera a “las familias monoparentales, extensas o reemplazadas, violando así el derecho a la familia consagrado en el artículo 47 de la Constitución Política de la República”. . .

Argumentaron que «incluso el propio Tribunal Constitucional se manifestó y reconoció las diferentes formas de familia que no se limitan al matrimonio».

DEJA LA EDUCACIÓN SEXUAL

El desafío también describe que la intención de la política “carece de criterios para definir lineamientos para la educación sexual de niños, niñas y adolescentes, especialmente teniendo en cuenta la integridad de esta educación”.

“Esta política hace un uso sesgado, ignorando a todas las personas que existen en su diversidad”, dijo el representante del Grupo Multidisciplinario; “Tiene un lenguaje que lo hace invisible”, agregó.

Asimismo, destacó que el reglamento “no prioriza la educación sexual integral”, así como “no se propone resolver aspectos más complejos de problemáticas como la violencia sexual, el embarazo entre niñas y adolescentes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *