Lun. Abr 22nd, 2024
Al enterarse de que el Congreso no ratificó, modificó ni desaprobó el Estado de Calamidad, los analistas dieron su opinión sobre la vigencia de la medida. Foto: La Hora.

El 15 de agosto de este año entró en vigencia el Estado de Calamidad decretado por el presidente de la República Alejandro Giammattei en el Consejo de Ministros, con un solo voto en contra del vicepresidente Guillermo Castillo. Más de 3 días después del decreto, el Congreso de la República aún no ha aprobado el reglamento, por lo que existen dudas sobre si la medida continuará o no.

EL CONGRESO DICE NO, LA PRESIDENCIA SI

El miércoles pasado el Decreto de Gobierno 6-2021 fue para el primer debate en el Congreso, sin embargo, la sesión fue suspendida por no tener el quórum necesario, ayer no pasó la segunda lectura. Según el presidente de la Junta Directiva del Congreso, hoy (viernes 20 de agosto) era la última oportunidad para aprobar el reglamento o perdería su vigencia. “Solo que mañana debe aprobarse con 107 votos; es lo que corresponde a lo que establece la ley ”, indicó. Una vez más, lo comprometido por la legislatura no se cumplió este viernes.

Una vez más, el Congreso no aprobó, desaprobó ni modificó el decreto, por lo que Rodríguez dijo: “se entendería que a la medianoche la vigencia del Estado de Calamidad en todo el país es inválida”.

Por el contrario, la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia de la República (SCSP) argumentó que constitucionalmente no hay razón para que el decreto no sea válido. «En ninguna parte de la Constitución Política de la República de Guatemala o, en su defecto, la Ley de Orden Público establece que el Estado de Calamidad pierde su vigencia si el Congreso no lo resuelve, ya que se necesitan 107 votos para rechazarlo», precisaron. .

Este 20 de agosto fue el último día para que el Congreso aprobara el Estado de Calamidad decretado por el presidente Giammattei en el Consejo de Ministros. Foto: La Hora / Presidencia


Asimismo, indicó que “no existe norma legal que establezca que a los tres días el Decreto de Gobierno no será válido (principio de legalidad); la norma fue editada y publicada en el Boletín Oficial de la Unión, por lo que seguirá vigente. Le corresponde al Pleno del Congreso de la República decidir al respecto ”, por ello, subrayaron que continúa el conteo de los 30 días del Estado de Calamidad.

JUAN PABLO GRAMAJO EXPLICA LA RAZÓN DEL PLAZO DE 3 DÍAS

Por otro lado, Juan Pablo Gramajo argumentó que el plazo de tres días para ratificar, modificar o rechazar el Estado de Excepción venía con la Constitución de 1945: “esto se debe a que, anteriormente, el Ejecutivo las promulgaba y en ocasiones el Congreso las aprobaba. meses después, a veces incluso junto con su propia revocación. Para evitar estos abusos, se introdujo el término perentorio «

Por ello, el abogado afirmó que el origen histórico permite entender que la aprobación de los estados de excepción fue concebida como “un acto en el que convergen el Ejecutivo y el Legislativo, como una forma de control y legitimidad democrática”. “Recordemos que los estados de excepción son un rasgo típico del hiperpresidencialismo latinoamericano, y eso es lo que buscamos corregir”, dijo, “la misma noción de“ ratificación ”implica que un acto no produce plenos efectos sin pero debe coincidir con una voluntad adicional o posterior para darle plena vigencia ”, enfatizó.

Cuadro ilustrativo. El ejecutivo decretó estado de calamidad en presencia de la variante Delta y aumento de casos. Foto La Hora / José Orozco

Así, para el profesional «no parece correcto decir que el Estado de Calamidad sigue vigente sólo porque ningún reglamento dice expresamente que perderá vigencia si el Congreso no lo imprime». Reiteró que “hay una norma que regula el procedimiento, y es precisamente la que impone un plazo perentorio de tres días para oír y decidir. Si el Congreso no lo ha hecho, ha violado su deber constitucional, pero la negligencia del poder público no puede operar en detrimento de las personas. Mucho menos en algo tan extremo y delicado como la restricción de derechos fundamentales ”.

El abogado concluyó el análisis expresando su disconformidad con el cargo de la presidencia. “Discrepo respetuosamente de la posición oficial, pues me parece un criterio excesivamente formalista que contradice tanto las razones históricas de la reglamentación del acto, como el sentido de garantía propio de toda Constitución, y en especial de la Constitución de Guatemala de Guatemala. 1985 «, declaró.




GABRIEL ORELLANA: DECRETO DEJADO EN VIGOR A PARTIR DEL MARTES

El constitucionalista Gabriel Orellana argumentó en términos sencillos que el Estado de Calamidad no se mantiene vigente “por la simple razón de que el Congreso ya excedió el plazo establecido por la Constitución para aprobar, rechazar, modificar el decreto; tan sencillo».

Analizó que la medida ha perdido vigencia desde el martes, ya que han transcurrido tres días para que el Congreso se manifieste. “El martes expiraron 3 días; el Boletín Oficial salió el sábado, cuenta sábado, domingo y lunes ”, dijo.

Asimismo, todas las disposiciones del acuerdo 6-2021 habrían quedado anuladas y sin efecto, incluido el toque de queda. “Quien fue capturado desde el martes hasta hoy está detenido, en mi opinión, ilegalmente y puede presentar un hábeas corpus. El director de la policía y los agentes que llevaron a cabo la detención están incurriendo en esta irresponsabilidad ”, agregó.

El 18 de agosto, el Decreto de Gobierno 6-2021 solo avanzó en primera lectura. Foto: La Hora / Congreso

NINGUNA APROBACIÓN DEL CONGRESO ES UNA LEY DE TRONCO

El profesional agregó que el Estado de Calamidad, al limitar ciertos Derechos Humanos, es una medida que tenía que ser analizada obligatoriamente por el Congreso. “Todo lo que se haga dentro de esta limitación de derechos debe ser aprobado por el Congreso, si no hay aprobación es un acto truncado. Así de simple, no se ha perfeccionado ”, dijo.

Finalmente, señaló que el Congreso no cumplió con el proceso constitucional: “desde el punto de vista de nuestro acuerdo constitucional, todos los días y horas son negocios y si el Congreso puede tomar todo el tiempo del mundo para aprobar, desaprobar o modificar este acuerdo, lo que estaríamos sufriendo es un fraude a la Constitución ”.

Pese a lo anterior, considera poco probable que se imponga una sanción. “El problema es que el Congreso de la República no cumplió con un deber constitucional; Por supuesto que puede haber sanciones, pero el Ministerio Público no cuenta. Mejor dejarlo para que lo importante sea la protección de los derechos humanos para todos ”, dijo.




F. QUEZADA DEL CIEN: SIGUE EL ESTADO DE CALAMIDAD

Para Francisco Quezada, del Centro Nacional de Investigaciones Económicas (CIEN), en pocas palabras, “según se concibió la ley de orden público, sigue vigente; si el Congreso no habla es una pérdida de tiempo, no está, de todas formas sigue vigente ”.

Lo anterior se argumentó con los fundamentos históricos de la Ley de Orden Público, cuyos orígenes, indicó, se remontan a la Constitución Política de la República de 1965. Quezada explicó que la ley fue creada “para que en caso de tragedia el presidente, cumpliendo el requisito de un decreto del consejo de ministros, hacerlo efectivo ”.

El experto dijo que en su opinión el Estado de Calamidad sigue vigente. Uno de los aspectos que llamó la atención del reglamento fue la implementación del toque de queda. Foto: PNC

Agregó que «en la Constitución el único momento en que un presidente puede emitir un decreto es cuando pone en vigencia la ley de orden público y puede hacerlo por 30 días».

“Esto fue diseñado para que el presidente lo promulgue y entre en vigencia de inmediato; en ningún momento dice que debe ser publicado en el Diario Oficial y lo remite al Congreso para que cumpla con su misión de aprobar, desaprobar o ratificar en 3 días ”, dijo. Por ello, explicó que «está vigente hasta que el Congreso lo interrumpa y si no, está vigente el 30».

«UNA BUENA LEY QUE HA PERDIDO SU FINALIDAD»

Luego Quezada indicó que, con el tiempo, esta medida perdió su propósito esencial, el de dar respuesta a emergencias y catástrofes. Refirió que los gobiernos de Patriota y UNE «hicieron lo mismo, decretaron Estados de Excepción para saquear al Estado» y agregó que «hay un limbo legal, porque una buena ley en la ambición de dos gobiernos corruptos la convirtió en ley para ser utilizada». por el mal «

“Todavía está vigente, pero espero que la ley recupere su espíritu porque fue hecha para grandes catástrofes. Las buenas leyes a veces en las manos equivocadas se vuelven absurdas, por eso tengo esta opinión de defender la ley tal como se concibió originalmente ”, concluyó.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *